ManoBook > Romances > Padre Por Sorpresa

   Capítulo 24 Papi, no mires

Padre Por Sorpresa Por LUCINDA JOAQUIN Palabras: 6696

Actualizado: 2020-03-23 00:26


"Bobby, tu mami no está enojada. Solo estaba bromeando con ella. Hum, mira, compré ropa nueva para tu mami". "Pruébatela", dijo él suavemente mientras abría el paquete y sacaba la ropa del interior;

después de decir eso, vio el rostro enrojecido de Nancy.

Entonces, una corriente de calor fluyó a través de los ojos de la chica y dijo con voz rígida: "Gracias".

Encogiéndose de hombros, el hombre sonrió.

"Papi, déjame ayudarte a cubrirte los ojos y deja que mami se cambie". Bobby temía que su papá pudiera pelear con su mamá, y como ella estaba a punto de cambiarse, ¡pensó que no debía dejar que él la viera!

Papá era un hombre, no un bebé;

el lindo bebé era él.

"Bobby, no te molestes. Ambos podemos cerrar los ojos: a la una, a las dos, y a las tres...", dijo Charles.

"Es una buena idea. No mires, papi". A final de cuentas era solo un niño, y el padre lo engañó nuevamente.

"Bobby, tú tampoco puedes mirar, así que cubriré tus ojos, y tú puedes cubrir los míos", comentó Charles con voz alegre mientras bajaba la cabeza.

"Está bien, papi", Bobby extendió su manito para cubrir los ojos de su papá, y los suyos quedaron cubiertos con fuerza por un par de grandes manos.

Al verlos, Nancy se quedó sin palabras y entró al aseo con la ropa.

Aunque el baño estaba hecho de vidrio esmerilado, su figura quedaba a la vista, por lo que una sonrisa apareció en el rostro de Charles. ¡Qué mujer tan tonta! Él ya había visto todo lo que podía verse.

Si realmente quería verla, ¿cómo podría escapar de sus ojos?

'Nancy, algo podría pasar entre nosotros', pensaba en su interior.

Después del desayuno, Charles llevó a Bobby a la guardería y luego a la joven al hospital.

Para evitar sospechas, ella hizo que estacionara su auto a un kilómetro de distancia, y cuando salió del mismo, lo escuchó decir perezosamente: "Nancy, te recogeré después del trabajo".

"No, gracias, señor Charles", dijo ella en un tono cortés y distante.

"Bobby te necesita, te pagaré el tiempo que estés con él. Sé que ganas mucho en el hospital, pero a nadie le cae mal un ingreso extra, ¿cierto?".

Nancy suspiró y asintió, "Sí, déjame pensarlo".

Por un lado, sinceramente, necesitaba dinero para los gastos médicos y de enfermería de su madre cada mes, y por el otro, realmente quería acompañar a Bobby.

Sin decir nada, él giró el auto y se fue.

No importaba cuál fuera la razón, él no quería que ella se fuera.

Al llegar a su empresa, pensó que sería un día como cualquiera, pero los empleados lo miraron de manera extraña.

"¿Qué pasa, hay algo mal en mí?". Cuando entró en su oficina, se sentó en la silla giratoria y miró a su secretaria, quien le trajo café.

Viola había estado trabajando como su secretaria durante dos años, pero nunca se había atrevido a mirarlo a los ojos, ya que temía que estos, tan profundos como el mar, fueran como un enorme remolino, capaz de absorber fácilmente a la gente.

Sin embargo, esta vez no tenía salida, cuando miró a Charles a los ojos, los latidos de su corazón comenzaron a acelerar, por lo que no pudo evitar sonrojarse. "Señor Charles, creo que hoy se ve más guapo que otras veces. Bueno, ellos... ¡Dicen que hoy está sonriente!". "¿Qué?".

Al escucharlo, él se frotó la cara y comprendió por qué todos lo miraban de manera extraña. ¿Era solo por su sonr

isa?

Viola respiró hondo y se armó de valor para decir: "Señor Charles, no tiene idea de cuán frío e inaccesible solía ser. Todos le tememos, pero hoy luce guapo y cálido. Ellos... Dicen que su sonrisa es muy hermosa, como si las flores de todo el mundo estuvieran floreciendo".

Apoyado contra el respaldo de la silla, él entrecerró los ojos y dijo: "¿Me estás tomando el pelo?".

La secretaria estaba tan obsesionada con él que casi se había vuelto loca, entonces sacudió la cabeza y dijo: "Señor Charles, no es ninguna exageración, se ve muy lindo cuando sonríe", decía eso mientras lo miraba fijamente, casi babeando.

"Está bien, lo comprendo. Puedes irte", dijo el hombre con una sonrisa.

"¡De acuerdo, señor Charles!". Entonces la mujer se inclinó profundamente y se fue, sintiéndose feliz.

El hombre se frotó el rostro con una expresión rígida, anteriormente, rara vez había sonreído. ¿Así que era lindo cuando lo hacía?

Ante esa duda, sacó su teléfono, encendió la cámara y comenzó a intentar sonreír para sí mismo, pero al final llegó a la conclusión de que la forma en que se reía lo hacía parecer extraño.

Abatido, apagó la cámara y se recostó en su silla, fijando sus ojos en el techo y forzando una sonrisa.

"Disculpe, ¿tiene una cita?".

"No, no la tengo".

"Nuestro CEO no recibe a nadie sin una cita. Por favor salga".

"Déjame entrar. ¡Su CEO me recibirá! ¿Acaso no sabe quién soy? Soy la hermana de Nancy. Sabe quién es ella, ¿cierto? ¡Ahora es la novia de su jefe!".

En ese momento, se escucharon ruidos provenientes del exterior, y en un instante, la sonrisa en su rostro desapareció y fue reemplazada por un rostro frío.

Pronto, la puerta de su oficina se abrió, y entró una mujer algo hermosa.

Viola siguió a esa mujer hasta el interior y dijo con cautela: "Señor Charles, lo siento. No pude detenerla...".

Él levantó la mano y pidió a su secretaria que saliera, luego, ella lo obedeció.

"¿Quién es usted?", dijo Charles con indiferencia mientras la observaba.

"Señor Charles, encantada de conocerlo. He oído mucho sobre usted, así que hace tiempo que quería visitarlo. Nancy es mi hermana. Por desgracia, ella es muy distraída, después de conocer a una persona como usted, no se lo ha mencionado a nuestra familia. Si no hubiera visto la relación entre usted y mi hermana a través del teléfono móvil, aún estaríamos sin saberlo", dijo Fannie como si hubiera sido perjudicada de algún modo.

"Pues ahora ya lo sabe, ¿qué es lo que quiere entonces?". Él había escuchado algo sobre la familia Ning anteriormente, pero como Nancy no se la mencionó, él no le preguntó nada sobre ese tema.

No obstante, la actitud de su hermana parecía ser un poco diferente.

"Señor Charles, nuestra familia está por debajo de la familia Fu. Por el bien de mi hermana nos tiene que cuidar", pronunciaba esas palabras mientras se acercaba al hombre y le ponía la mano en su hombro.

Al verla acercarse demasiado, él se hizo a un lado para evitarla, y entonces Fannie se sentó sobre él de inmediato.

"Señor Charles, ¡no deje que mi hermana nos vea así!", dijo ella con voz dulce.

Él había visto a todo tipo de mujeres, pues llevaba bastante tiempo dedicándose a los negocios, así que tuvo la sensación que ella se le estaba ofreciendo.

Jaja, ¿quién pensaba esa mujer que era él?

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir