ManoBook > Romances > Padre Por Sorpresa

   Capítulo 25 Una mujer vulgar

Padre Por Sorpresa Por LUCINDA JOAQUIN Palabras: 7089

Actualizado: 2020-03-23 12:58


Aunque no le agradaba esa mujer, él no estaba ansioso por demostrarlo, por lo tanto, se rio entre dientes y dijo: "Sus palabras me recuerdan que debo dejar que Nancy vea cómo su hermana se me ofreció a sus espaldas", y después sacó su teléfono.

Pero Fannie se lo arrebató, lo besó con calma y dijo: "Señor Charles, por favor no haga eso. Mi hermana se toma las cosas demasiado en serio, y si deja que nos vea juntos, se enojará y discutirá conmigo. Tengo mucho miedo".

"Sí, me gusta la forma como Nancy se enoja", dijo él encogiéndose de hombros.

"Señor Charles, yo soy más... Soy más atractiva que mi hermana". Ella lo miró con ojos seductores, rascando suavemente su cuello con el dedo.

"Nada que ver. Hay un mundo de diferencia", entonces él alejó sus manos.

"¿Hay alguna diferencia entre mi hermana y yo?". La mayor debilidad de esa mujer era su confianza en sí misma y su arrogancia, de modo que incluso había ignorado la mirada de desdén de los ojos del hombre.

Sin ánimo de seguirle el juego a esa mujer vulgar, Charles la empujó abruptamente, y todo sucedió tan rápidamente que ella fue a dar al suelo.

"Fannie, Nancy es tan pura como una nube blanca, ¡y tú estás tan sucia como el excremento!". Con expresión adusta, él sacó un pañuelo, se limpió suavemente los dedos con las que había tocado al cuerpo de la mujer, y luego se lo arrojó a ella con fuerza.

Cualquier mujer con una mente clara se hubiera retirado avergonzada, pero Fannie realmente no tenía ningún sentido de autoconciencia. Tal vez, ella verdaderamente creía ser mucho más hermosa y superior a Nancy, por lo que los hombres deberían preferirla sobre ella.

"Señor Charles, ¿acaso está bromeando? Creo que mi hermana es tan sucia como el excremento, ya que es una mujer muy ordinaria. ¿Cómo puede compararse conmigo?", continuó ella.

"¿La hermana de Nancy?", resopló él y continuó: "¿Fannie? Que yo sepa, llevas cuatro años casada con Caspar, y además tienes un hijo. ¿Sabe él que saliste a buscarme?".

"Por supuesto. Mi esposo está muy contento de saber que le busco". Esa estúpida mujer todavía esperaba que Charles le hiciera algo, lo que le recordó cómo había alejado a Caspar de su hermana. En ese momento, estaba usando el mismo truco, tratando de alejar a un hombre de ella nuevamente;

si bien Charles solo estaba jugando con una mujer, esa mujer debía ser ella, no Nancy, quien era una persona común y corriente que no merecía a un hombre tan extraordinario como él.

¡Miren! Esa era la principal diferencia entre ellas dos, la lógica de Fannie era indescifrable, quizá sea a causa de los celos.

"¡Muy bien!", asintió él.

"Sabía que se enamoraría de mí".

"Así es. Ve a la habitación y aséate, después espérame allí", dijo él mientras se quitaba la corbata.

Fannie estaba sorprendida, luego sonrió y dijo: "Señor Charles, por favor no tarde".

"De acuerdo", asintió él.

La mujer entró al salón con sus tacones altos, en tanto que Charles salió de la oficina con una sonrisa despectiva.

"Hiram", gritó.

Hiram era su guardaespaldas, y lo había estado esperando en la oficina de al lado. Al escuchar el llamado de su jefe, él salió corriendo y lo saludó: "¡Señor Charles!".

"Lleva a algunos guardias a mi salón, hay una mujer dentro. Quiero que se deshagan de su ropa, que la envuelvan con una manta y que la tiren a la calle".

"Sí", respondió Hiram con respeto mientras pensaba:

'¡Qué mujer tan paranoica! ¿Cómo se atreve a venir a la oficina de mi jefe y hacerle algo así?'.

Cuando entró al s

alón, encontró a Fannie con los ojos cerrados, perdida en alguna imaginación salvaje.

Ella pensaba que después de ese día podría ganárselo a través de lisonjas y pedirle que hiciera cualquier cosa.

Primeramente, tenía que mantenerlo alejado de Nancy, y después, por supuesto, tenía que hacer que invirtiera en la compañía de la familia Ning, y por último, tenía que hacer que le diera dinero.

Pero, ¿qué cantidad debía pedirle?

Era un hombre muy rico. ¡Debía pedirle bastante!

¿Cien millones?

Era demasiado poco, ¿tal vez mil millones?

"Corten su ropa en pedazos y tírenla a la basura, después sáquenla de aquí". La cruel voz de Hiram interrumpió su torrente de pensamientos, y al abrir los ojos, ella vio a unos hombres de aspecto feroz, por lo que se asustó.

"¿Qué están haciendo? Estoy esperando al señor Charles, su CEO. Si se atreven a hacerme algo, ¡él no se los perdonará!". La mujer se aferró a la colcha con fuerza con ambas manos.

"Bah, perra, ¿cómo se atreve a mencionar el nombre de nuestro CEO?", escupió el hombre en la cara de Fannie.

"¿Qué quiere decir? ¿Acaso usted...?", finalmente se dio cuenta de que había sido engañada por Charles.

"Lo que quiero decir es que saldrá de aquí ahora mismo". Entonces Hiram agitó la mano y dijo: "Dense prisa. No dejen que esta mujer ensucie la cama de Charles".

"Sí". Entonces varios hombres de negro se apresuraron y la envolvieron con una colcha.

"¡Suéltenme! ¡No tiren mi ropa! ¡Me iré! ¡Me iré ahora mismo!", gritó Fannie.

"Sí, se irá, pero no tiene que hacerlo por su cuenta. Nosotros la ayudaremos". Entonces les hizo un gesto a sus hombres para que la levantaran.

No importa cuán capaz fuera, no era más que una mujer, así que no era rival para la fuerza de unos cuantos hombres, quienes la levantaron como si fuera un cerdo listo para ser sacrificado.

"Charles, déjame decirte algo. Esa mujer astuta te ha hechizado, y por ello no puedes ver la verdad. Ella dio a luz a un bebé. Jaja... Ya no es una mujer inmaculada y has sido engañado por ella, pero aun así la proteges. Jajaja...", espetó Fannie apretando los dientes y riendo salvajemente.

¿Cómo podría no estar enojada? Jill y Clark la habían mimado desde que era una niña, pero Charles la estaba tratando brutalmente en ese momento, por lo que incluso quería matar a Nancy inmediatamente para aliviar su odio.

"Abofetéenla en la cara. Abofetéenla cada vez que abra la boca. ¡No paren hasta que se calle!", ordenó Charles con frialdad.

"Sí, señor Charles", respondió Hiram, quien no dejó de abofetearla, y el sonido de esos golpes era lo único que podía escucharse.

Al principio, Fannie se mostró terca y no dejó de hablar, pero cuando sintió más y más dolor en la boca, y esta se hinchó tanto que ya no pudo sentir nada, aulló.

Con un rostro sombrío, Charles entró en la oficina con las palabras de la mujer aún resonando en sus oídos.

"Nancy tiene un hijo...".

Con un rostro aún más sombrío, ya no quiso leer los documentos, sino que sacó su teléfono varias veces y quiso llamar a Nancy, sin embargo, no se atrevió a marcar.

Fue así como todas las personas del grupo vieron a su jefe sonreír por la mañana, y por la tarde con expresión seria, como si quisiera a matar a alguien.

"La cara de nuestro CEO se ha transformado muy rápidamente".

"Oh, lo de esta mañana fue solo un accidente. La frialdad es su expresión normal".

"Tienes razón. Extraño bastante al señor Charles de la mañana, ya que en ese momento era sumamente cálido y agradable".

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir