ManoBook > Romances > Quererte Una Vez Más

   Capítulo 2 ¡Deja de hacer la ridícula!

Quererte Una Vez Más Por LUCÍA DE AVILA Palabras: 6588

Actualizado: 2020-04-01 00:24


"¡Deja de hacer la ridícula!", exclamó Terrence sobresaltado, mirando a Julia, quien aún estaba perdida en sus pensamientos.

En ese instante, justo cuando esta iba a hablar, Jean dijo: "Julia, por favor, es un malentendido. Terrence y yo no hemos hecho nada. Verás, acabo de llegar a Ciudad H, y como estaba tan cansada por el viaje, le pedí que me recogiera en el aeropuerto".

Julia quería creerle con todo su corazón, sin embargo, con solo mirar la forma en que Jean estaba vestida, no pudo evitar perder la cabeza.

'¡Puede que sea mi hermana, pero mis ojos no me engañan!', pensó, después de lo cual gritó:

"¡Basta! Deja de hacerte la inocente. ¿De verdad crees que vas a engañarme tan fácilmente? Terrence es mi marido, Jean, así que mantente alejada de él".

"No, yo no...", respondió Jean en un tartamudeo, al mismo tiempo que bajaba la cabeza. Ver a su hermana reaccionar de esa manera hizo que Julia sintiera un poco de lástima por ella; sin embargo, al darse cuenta de que Terrence la miraba con pena, su ira volvió tan fuerte como antes, por lo que explotó:

"¡Mira lo que llevas puesto! "¡Mira con quién estás! ¿Acaso no tienes vergüenza?". Julia continuó hablando de la misma manera, y a medida que sus palabras se volvían cada vez más ofensivas, Terrence agarró su rostro desde la barbilla, obligándola a mirarlo directamente a los ojos, y con una expresión de ira naciente, le dijo: "¿Qué crees que estás haciendo?".

Julia, al sentir el fuerte agarre de su marido, farfulló:

"¡Suéltame, Terrence! ¡Me estás haciendo daño!". Julia luchó con todas sus fuerzas para liberarse, pero le era imposible. De hecho, los ojos del hombre parecían iluminarse de satisfacción. "¿Dices daño? ¿Sabes siquiera lo que es el verdadero daño?", dijo con ironía.

"¿Entonces todavía me culpas de lo que sucedió?", preguntó Julia con una sonrisa forzada. Comparado con el dolor que le estaba infligiendo con su agarre, lo que sentía en su corazón era mucho más devastador.

Hace tres años, Terrence estaba comprometido con su hermana, Jean. Pero por cosas del destino, una noche Julia se emborrachó y terminó en la cama con quien se suponía que iba a ser su cuñado.

Naturalmente, todo el asunto terminó en desastre, y Terrence se casó con Julia, mientras que Jean se fue al extranjero. Ahora, por razones que Julia ignoraba, su hermana había regresado, casualmente en el momento en que su matrimonio se encontraba en un estado deplorable.

"¿Culpa?", dijo Terrence con una risa irónica, y continuó: "¡Es mucho más que eso! No sabes cuánto me arrepiento de lo que pasó hace tres años... En momentos como estos, me pregunto cómo pude arruinar mi vida contigo, ¿y sabes qué es lo peor? Que...", pero antes de que pudiera empeorar las cosas, Jean lo tomó del brazo y dijo: "Ya déjala, Terrence. ¿No ves que ya no puede soportar el dolor?".

Al ver su cara enrojecida por el atragantamiento, Terrence finalmente la soltó. La mujer se tambaleó hacia atrás unos centímetros.

Terrence, por su lado, tomó una toallita húmeda y se secó los dedos con disgusto, como si acabara de tocar a un leproso.

Entre lágrimas, Jean suplicó: "Por favor, no sigan más discutiendo. Es mi culpa que esté sucediendo esto, si lo hubiera sabido, no habría vuelto".

Al escuchar esto, Julia

simplemente se limitó a sonreír, por el contrario, Terrence se acercó a ella rápidamente para consolarla. "No, no es así Jean. Desde el principio solo ha habido dos culpables: Julia y yo. Pero ya no más. Y es hora de que arreglemos los errores que cometimos en el pasado".

"¿Sabes lo que estás diciendo?", preguntó Julia, apretando los puños.

"Sí, lo sé muy bien", dijo Terrence frunciendo el ceño, y continuó: "Ya que estás aquí, dejemos las cosas en claro: se acabó, y mañana a las ocho en punto le pondremos punto y final a esto".

"Estás deseándolo, ¿verdad?", dijo Julia, escupiendo cada palabra como si fuese veneno. "¿Cuántas veces quieres que te lo diga? Yo tampoco sé lo que sucedió realmente esa noche".

"¿Piensas que voy a creerte? No importa lo que digas, me divorciaré de ti", afirmó Terrence, quien no quería perder más tiempo con Julia; de hecho, cada vez que la veía, sentía como si la sangre se le calentara al punto de ebullición. En ese instante, miró a Jean con ternura, y le dijo en voz baja: "Descansa, te veré mañana".

"¡Explícate, descarado!", exigió Julia, intentando tomar a su esposo de la chaqueta, pero este no le hizo caso y se fue.

A decir verdad, su matrimonio siempre fue así, un completo desastre.

Ahora bien, como era usual, Julia quiso perseguir a su marido, pero Jean la detuvo. "Ya se ha ido, Julia. Detente".

Al volverse, Julia solo pudo ver el rostro hipócrita de su hermana. Como si nada hubiese sucedido, Jean se dejó caer en la cama y preguntó: "Julia, ¿cómo estás?".

Jean siempre había sido sumamente hermosa, pero en este momento, Julia notó que estaba diferente, que su piel estaba más bronceada y que sus mejillas tenían un brillo hermosamente especial. En definitiva, ir al extranjero jugó a su favor.

"Lo admito", comenzó Julia, y prosiguió a explicar: "Es mi culpa lo que sucedió hace tres años, pero eso, ¡fue hace tres años! Ahora estamos casados, ¿por qué no puedes aceptarlo?".

Jean, sin embargo, escuchó sus palabras como si fuera la broma más tonta jamás dicha.

"¿Aceptarlo?", respondió con el ceño fruncido, y continuó: "A pesar de todo, sigues siendo tan ingenua como recordaba". Aunque habló con absoluta tranquilidad, como si no fuese nada malo, pero el odio que transmitía en sus palabras no se podía ocultar. De hecho, odiaba la forma como se comportaba su hermana, como si el mundo fuese tan inofensivo como ella.

"¿Pero qué es lo que intentas decir?", preguntó.

"Julia, eres la señora Chen, sin embargo, ¿Terrence siquiera te ama?", dijo Jean, que se detuvo por unos segundos para observar la reacción de su hermana, después de lo cual continuó: "En realidad, no hice nada más que decirle que iba a regresar, y míralo ahora, total y completamente entregado a mí. ¿Acaso no crees que me extraña? ¿Especialmente después de todo este tiempo?".

"Ve al grano", espetó Julia.

Ante esto, Jean cruzó los brazos, y dijo: "Ríndete, mi querida hermana. Te di tres años para que lo conquistaras, pero fallaste, así que no me culpes si lo hago mejor que tú".

"O sea, ¿que estás confesando que vas a quitármelo?", preguntó Julia, estupefacta. No podía reconocer a esta mujer con la que estaba hablando, lucía como su hermana, pero actuaba totalmente diferente a ella. ¿Era la misma persona?

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir