ManoBook > Romances > Quererte Una Vez Más

   Capítulo 3 Te amo tanto

Quererte Una Vez Más Por LUCÍA DE AVILA Palabras: 6700

Actualizado: 2020-04-01 00:34


"¿Quitártelo? Cariño, no es quitártelo, si él fue mío primero", dijo Jean, riéndose entre dientes. "Hace tres años, la empresa de Terence estaba al borde de la quiebra, y no podía casarme con un hombre en esas condiciones, así que puse algo en tu copa de vino. Seguramente en los últimos tres años, ni siquiera te ha tocado después de eso. Entonces, querida Julia, tan solo me has ayudado a cuidar de mi hombre".

En ese momento los ojos de Jean brillaron, y repentinamente, los recuerdos de Julia regresaron. Era como si finalmente encajaran todas las piezas del rompecabezas.

Julia comenzó a recordar lo 'fuera de sí' que estaba esa noche, y sería al día siguiente cuando Jean aprovechase la oportunidad para atraparlos a los dos en la cama.

Ella había pensado que había bebido demasiado y terminado durmiendo con el prometido de su hermana, pero resultaba que todo había sido una trampa.

Incluso logró recordar cuando Jean abrió la puerta, cómo una irónica sonrisa se esbozó en su rostro. Finalmente sabía la razón, por tanto, toda la culpa que había estado cargando había sido en vano.

"Por fin te has dado cuenta, ¿eh?", respondió Jean, sonriendo vengativamente. "No te preocupes Julia, Terence no es una persona tacaña, con que estés de acuerdo con el divorcio, obtendrás una gran indemnización. Así tu vida será mucho más sencilla, y ya no serás más una desconocida actriz del mundo del espectáculo".

"En comparación con la indemnización, creo que ser la Sra. Chen es mucho más provechoso". En ese instante, Julia apretó tan fuerte su puño, que terminó por enterrarse las uñas en la palma de su mano.

"Mientras yo no me divorcie de él, tú solamente serás una amante clandestina", replicó, mientras se reía con altivez. "Y no te preocupes, querida, jamás me divorciaré de él".

"¿De verdad vale la pena estar con un hombre que no te ama?", le preguntó Jean con un tono burlón.

"Oh créeme, estoy segura de que vale la pena", Julia sonrió junto con su respuesta. "Mientras seas tan solo una amante desvergonzada que no puede salir a la luz, siempre valdrá la pena".

Jean se burló. "Te vas a arrepentir de esto, querida hermana".

"¿Arrepentirme?", Julia interrogó con desdén. "Lo único de lo que me arrepiento es de no haberte estrangulado cuando nuestra madre te dio a luz", y sin decir más, Julia simplemente se volvió para marcharse.

En realidad, ella había llegado hasta ese lugar con la idea de atrapar a Terence en su acto de infidelidad, pero tan solo recibió groserías. Se sentía como si la hubieran engañado durante años, y todo delante de sus narices.

Pero justo cuando Julia salía del hotel, recibió una llamada de Vanessa, "¿Dónde estás?", le preguntó y continuó, "La fiesta está a punto de comenzar".

"Llegaré pronto", respondió Julia. En menos de una hora había perdido a su amado y a su hermana, por lo que no podía permitirse perder su trabajo también. Caminaba por los pasillos con esta idea en la mente.

Y en cuanto a Terence, ella lidiaría con él más tarde.

Esa noche, había recibido el premio más importante en sus tres años de carrera, el premio a la Mejor Actriz Revelación, por lo que Abby, su asistente, había insistido en que debían celebrar la victoria, pero Vanessa la detuvo.

"Julia ya debe estar cansada, mejor volvamos todos a casa y lo celebremos otro día". Entonces,

Vanessa ayudó a Julia a subir al auto. Aunque la chica no estaba llorando, su agente aún podía sentir la tristeza que irradiaba de su mirada.

"Te advertí que rompieras con él, pero no me escuchaste", le reprochó, sentándose a su lado. "Ahora lo ves, ¿no? Es momento de terminar con esto", prosiguió Vanessa mientras la abrazaba, pero sus palabras provocaron que la chica finalmente se quebrara.

Julia sollozaba sin parar en brazos de su agente, sin embargo, cuando finalmente llegaron a su casa, la mujer de inmediato inclinó la cabeza, secándose las lágrimas del rostro. Pues no iba a dejar que la vieran en ese estado.

En ese momento Vanessa se mordió el labio y le preguntó, "¿Qué tal si me quedo contigo esta noche?".

"No, estoy bien", le respondió Julia. Ciertamente, pensaba que tenía que lidiar sola con eso. Entonces caminó silenciosamente de regreso a su casa y abrió una botella de vino tinto.

Se suponía que esa villa sería su residencia de bodas. Sin embargo, a medida que pasaban los días y las semanas, se dio cuenta de que aquello era más bien un cementerio, pues todo el tiempo estaba vacía.

Estaba pensando que pasaría otra noche sola, cuando alrededor de la media noche Terence volvió.

La chica solamente parpadeó sorprendida.

"¿Tienes hambre?", le preguntó Julia y dejando de lado la botella de vino, se levantó rápidamente del sofá.

"Podría pedir para que traigan comida o algo…".

Sin embargo, Terence no estaba de ánimo, entonces caminó con fuerza hacía ella y la empujó hacia el suelo. "¿Cómo pudiste?", le gruñó. "¿Qué te hizo Jean? ¿Por qué le hiciste daño a ella?".

"¿De qué estás hablando?", le preguntó Julia de vuelta, frunciendo el ceño. Pues la mujer estaba completamente bien cuando se marchó.

"¡Dejar de fingir!", le insistió con un grito que resonó por toda la villa. "Te subestimé, realmente eres una mujerzuela, me das asco", se burló el hombre mientras le arrojaba el acuerdo de divorcio. "Fírmalo, y ya no quiero verte más".

Aunque en muchas ocasiones Terence la había amenazado con divorciarse, esta era la primera vez que le pedía que firmara los papeles, así que aquello se sintió como una puñalada en el corazón.

"Quieres... ¿De verdad deseas tanto estar con ella?", tartamudeó la chica.

Julia estaba esperando, esperando a que la última gota derramara el vaso.

"Así es", le respondió, afirmando contundentemente con la cabeza. "Ella es una persona hermosa y noble, no una mujerzuela como tú, que ni siquiera pudiste dejarla en paz".

"Bien, muy bien, fui yo. ¿Estás contento?", respondió Julia, sin saber qué se había apoderado de ella cuando empezó a hablar, así que simplemente levantó la cabeza y prosiguió, "Sí, también fui yo quien puso algo en tu copa de vino aquella noche, y sí, te atrapé, Terence. ¿Pero acaso te importa, que a pesar de que has sido tan intolerante conmigo, aun así te amo tanto?".

Los ojos de Terence se abrieron de par en par, nunca la había visto actuar de esa manera.

Los ojos de Julia ya brillaban con desesperación.

Entonces se secó las lágrimas, y rodeándole el cuello con los brazos. "Me aseguraste que no me amabas, pero esa noche tu cuerpo me decía lo contrario", le dijo riendo aquella mujer. "Si te sientes solo en el futuro, ya sabes dónde encontrarme", agregó Julia, guiñándole un ojo entre las lágrimas.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir