ManoBook > Urban romance > Mi Querido General

   Capítulo 231 ¿De qué hijo me hablas (Primera parte)

Mi Querido General Por Xing Chen Palabras: 5583

Actualizado: 2020-02-14 05:59


Esa noche, Marina yacía en la cama junto a Fede, mirando al techo y sopesando si debía o no contarle lo que había sucedido en el aparcamiento.

Este se giró hacia ella y, mirándola preocupado, le preguntó: "Cariño, ¿qué pasa? ¿En qué piensas?".

El corazón de Marina dio un vuelco. "En nada serio", respondió apresuradamente.

"Venga, ¿en qué estás pensando?", insistió él. Le frustraba cada vez que la veía preocupada por algo y no le decía de qué se trataba. No quería verla con el ceño fruncido o que se sintiera infeliz.

Ella decidió guardarse sus preocupaciones sobre lo sucedido para sí misma, por eso le dijo: "Me pregunto si el abuelo todavía está molesto y me culpe por llevar a Joe allí mañana".

A Fede no se le había ocurrido esa posibilidad, por lo que le: "No seas ridícula. Te prometo que el abuelo estará encantado de verles a Joe y a ti".

"De acuerdo, si tú lo dices...", le dijo presionando su cuerpo contra el de él. "Cariño, estoy cansada. Vamos a dormir".

"Está bien", él estuvo de acuerdo y apagó la lámpara de la mesilla de noche, girándose después para sostenerla en sus brazos.

Ambos se despertaron sobresaltados a la mañana siguiente por el ruido que hizo su hijo.

Joe trotó alegremente hasta su habitación y, al verlos durmiendo, se paró en la puerta y gritó: "Papi, mami, es hora de levantarse. ¡Hoy vamos a la Casa Militar!".

Al oír al niño, Marina se movió y zarandeó a su esposo. Fede abrió los ojos cansados y miró el reloj de la pared. Eran poco más de las siete y allí estaba el chico, entusiasmado por ir a visitar a su bisabuelo.

"Joe, es muy temprano, no vengas a molestarnos cuando estamos dormido

rlos a los tres, Antonio se puso muy contento y alargó los brazos para sostener a Joe. "Chico, finalmente viniste a visitarme", dijo emocionado.

El mayordomo estaba de pie cerca y sonrió viendo a su amo, que felizmente tenía a su bisnieto en brazos.

Fede y Marina se acercaron a Antonio y lo saludaron cortésmente.

"Abuelo", dijo él.

"Abuelo, estamos de vuelta", anunció ella con una amplia sonrisa.

"Eso es bueno. Quería llamarles a ustedes para preguntar cuándo iban a visitarnos. Recientemente soñé que Joe estaba conmigo", les dijo alegremente. Su buen humor, ahora que tenía a su familia cerca, era evidente.

"Bisabuelo, ¿es eso cierto? ¿Soñaste conmigo?", preguntó el niño, cuya sorpresa se podía notar en su voz y verse en su rostro.

"Sí, es cierto. ¡Pienso en ti todo el tiempo! ¿No sabías?", Antonio sonreía mirando a su bisnieto acurrucado en sus brazos.

"Yo también te extraño. Hubiera venido antes, quería haber venido más temprano esta mañana pero papá y mamá no se levantaban y habrían dormido más si no los hubiera despertado", le explicó de una manera linda e infantil.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir