ManoBook > Urban romance > Mi Querido General

   Capítulo 12 Reunión de 4 personas

Mi Querido General Por Rosario Palabras: 5942

Actualizado: 2018-11-08 00:17


"¿Qué, qué vas a hacer?", preguntó Marina.

"¿Qué, qué voy a hacer? Marina, ¿te he dicho que siendo mi mujer no puedes juguetear con otro hombre?" Al mismo tiempo que lo decía, pensaba enseguida, "¿Por qué tiene que juguetear con mi sobrino?".

Marina se puso nerviosa, mirando a los ojos de Fede y dijo "Fede, si no confías en mí no tengo nada más que decir y ahora suéltame y déjame ir."

Marina intentaba de quitar las manos de Fede, pero estaba claro que no la iba a dejar irse tan fácilmente.

De repente, Marina y Fede oyeron la voz de Derek.

"Mario An." Derek sólo dijo un simple nombre.

Marina y Fede vieron que Mario se les estaban acercando.

Fede tembló un poco, pensando, "Es él, cuánto tiempo."

Marina sintió que la fuerza de Fede redujo, quitó rápidamente las manos de Fede y se alejó de él.

Mario se detuvo a unos metros de ellos, y sus guardaespaldas también se pararon detrás de él.

Mario miró a Derek y saludó, "Señorito Qiao, ¿cuánto tiempo sin verle?".

Derek no dijo nada, sintiendo un peligro.

Después, Mario miró hacia Marina y Fede, y le dijo a Fede, "Señorito Chu. ¿Cómo le va?"

"¿Os conocéis?" Marina preguntó confusamente, si se conocieron ellos, ya no era de extrañar que Mario dijera el nombre de Fede, pero ella no lo tomó tan en serio.

Mario echó una sonrisa maliciosa, miró a Marina y dijo, "Por supuesto señorita Shen, te he salvado una vez. ¿Quiere que te salve otra vez? Parece que su marido apenas te trata bien."

"Mario." Fede se enfadó y gritó "Eso es nuestro propio asunto, así que déjate de creerte chulo."

Al terminar de hablar, Fede agarró las manos de Marina y la colocó detrás de él. Fede no quería que ellos se conocieran, si era posible, incluso no quería que se vieran.

Mario vio que Fede estaba enfadado, siendo una persona orgullosa, dijo "¿Y qué pasa si me quiero meter en vuestro asunto?"

"Entonces sabrás lo que te espera." Lo dijo Fede mirando seriamente a Mario.

Derek estaba un poco asustado, luego se dirigió a Fede y dijo "Fede, venga, vámonos de aquí, no hay nada que hablar con ese tipo."

Al oír las palabras de Derek, Fede agarró las manos de Marina y se marcharon juntos.

Viendo alejarse los tres, Mario se enojó, "Esa mujer, la conseguiré sea como sea".

Sentados en el coche, nadie abrió la boca. Fede aún estaba cabreado, Derek al verlo así ni siquiera se atrevió a hablar. Sin embargo, a Marina apenas le importaba el estado emocional de Fede.

Cuando llegaron al chalet privado de Fede, Marina quiso tumbarse en el sofá y tomar una siesta, pero nada más entrar por la puerta, Fede la agarró de los brazos.

Fede todavía estaba enfadado, se acercó a Marina y dijo "Dímelo, ¿Qué es lo que ocurrió?"

"No tienes por qué saberlo" Marina quiso quitar las manos de Fede. Estaba ya bastante cansada, sobre todo por la bofetada de María y ahora había venido Fede a preguntar la relación que tenía ella con Pedro.

"Marina, te ad

vierto, no debes desafiarte a mi paciencia." Dijo Fede seriamente.

Marina estaba preparada a desafiarlo hasta el final, también miraba seriamente a Fede y dijo, "Tengo mi propia privacidad, es cosa mía. No te metas en las cosas que no te correspondan."

Cuando terminó de hablar, Marina quitó los brazos de Fede y caminó hacia el salón.

Fede la siguió hasta el salón, vio que Marina se tumbaba en el sofá delante de él, "Marina, sabes lo que te espera si me haces enfadar?"

Esto era un aviso y también una orden.

Marina se puso nerviosa, se levantó del sofá, miró a Fede y dijo, "¡Dime! ¿Qué quieres saber? ¿Que Pedro me molestó, Mario vino a salvarme? ¿O que mi hermana María me pegó?"

Las palabras de Marina hicieron que Fede se quedara sin palabras, porque no esperaba que ella también era víctima.

Antes de que Marina reaccionara, Fede la agarró y la besó calurosamente.

"Emmm... Fede, suel... suéltame." Marina al mismo tiempo que gritaba, las manos no paraban de pegar en los pechos de Fede.

Estaba claro que Fede no estaba dispuesto de parar, comenzó a acariciar su pelo y a besarla en sus labios.

Sin querer, Fede consiguió abrir la boca de Marina, metió la punta de su lengua en la boca de Marina, sintiendo como si estuviera en el cielo.

Todo lo que tenía ella era justo lo que él quería.

Las dos lenguas entraron en guerra, Fede tomaba la iniciativa, haciendo que Marina se rindiera.

Marina por fin se relajó, cerró los ojos, sintiendo el olor de Fede en su boca. Fede estaba embriagado con ella.

Estaban besando ardientemente, Fede quería incluso comérsela entera.

Minutos después, después de tener un momento caliente, Fede paró poco a poco.

Fede abrazaba a Marina fuertemente ya que tenía miedo de que se escapara.

Marina estaba tumbada en los pechos de Fede, la respiración todavía estaba acelerando.

"¡Qué tonta eres, no sabes ni besar!" Estaba claro que Marina no tenía experiencia en ese tipo de cosa.

Al escuchar las palabras de Fede, Marina se levantó y de paso pegó en el pecho de Fede "Maldito, ¿quién te dio permiso de besarme?".

"¿Tengo que pedir permiso para besar a mi mujer?" Fede respondió enseguida.

"Pero al menos debes pedirme permiso." Le contestó.

"Yo no necesito tu permiso." Terminó de hablar, Fede se agachó para besarla nuevamente.

Marina se tapó los labios con las manos y dijo "Déjate ya de tonterías."

Fede al ver que Marina tapó su boca, no quiso obligarla.

A Marina se le ocurrió una idea y dijo "Todavía no he comido. ¡Qué hambre tengo! ¿Qué hago?"

Al oír que Marina estaba hambrienta, Fede se levantó y dijo "Iré a prepararte algo de comer."

"¿Sabes cocinar?" Marina no esperaba eso, un militar, un hombre, ¿que sabía cocinar?

Fede acarició la cabeza de Marina con las manos y dijo "Cariño, espérame en el sofá."

Al ver su comportamiento, Marina sonrió y asintió con la cabeza, perdiendo todo el enfado que tenía antes.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir