ManoBook > Urban romance > Mi Querido General

   Capítulo 15 Las consecuencias del cabreo

Mi Querido General Por Rosario Palabras: 4133

Actualizado: 2018-11-08 00:17


Fede dio un paso hacia adelante, y agarró la ropa de Mario. Derek y Marina, quienes estaban al lado, tenían mucho miedo, ya que la acción y la expresión facial de Fede era horrible.

Fede se acercó a él para dar un aviso: "No la toques, o si no, morirás."

Mario no estaba nada asustado. Parecía que estaba acostumbrado a las amenazas de Fede, lo miraba seriamente y dijo, "Fede, ya me he fijado en ella."

"Ella es mi mujer." Dijo Fede.

"No me importa." Respondió Mario "Mi objetivo es convertirla en mía."

Nadie sabía de lo que estaban hablando.

Fede lanzó un puñetazo en la cara de Mario.

Mario dio unos pasos hacia atrás, con los labios sangrientos pensando, "Hijo de puta, es un militar. ¿Cómo se atreve a pegarme?"

Las guardaespaldas de Mario al ver la situación, corrieron hacia Fede con la intención de devolverle el puñetazo, pero fueron detenidos por Mario.

En este momento, Marina se acercó rápidamente a Fede, lo abrazó y miró a la cara de Mario.

Fede al sentir la compañía de su mujer, la abrazó también. Con que ella estuviera al lado suyo le daba la sensación de contar con el mundo entero.

Mario no esperaba esta acción de ella y menos esperaba que una mujer podía amar a Fede.

"Mario, te advierto, no me desafíes, porque si no acabarás muy mal." Al terminar, Fede bajó la cabeza para hablar con Marina suavemente, "Vámonos."

"Bien." Marina asintió con la cabeza y los dos salieron del bar.

Derek echó una mirada a Mario, y siguió los pasos de Fede y Marina.

Viéndolos alejarse, la furia de Mario aumentó "Fede, me quitaste la cosa más importante para mí, pues ahora te quitaré la tuya."

Al llegar a casa, Fede todavía estaba callado. Caminó hacia el salón y se tiró en el sofá.

Marina supo que Fede estaba cabreado, por lo que no quiso hablar con él. Sin embargo, hizo una pregunta a Derek, quien estaba al lado suyo: "Cris, ¿también conoces a Mario?"

Antes de que Derek dijera algo, Fede dio una orden.

"Ya puedes irte."

Dijo Fede fríamente.

Derek, sitiéndose impotente, miró

a Marina y dijo con educación, "Cuñada, me tengo que ir ahora."

Marina lo comprendía, ya que nadie se atrevía a contradecir lo que Fede dijo. Viéndolo alejarse, Marina se dio la vuelta para subir al segundo piso.

"Espera."

Al ver a Marina alejarse un poco, Fede gritó con furia.

Marina se paró, se giró y preguntó, "¿Qué pasa?"

"¿Has ido al bar para verlo a él?" Preguntó Fede.

"Qué va, encontrarme con Mario fue una casualidad." Marina no quiso explicar más porque sabía cómo estaba Fede, mientras más se explicaba las cosas se pondrían peor.

"¿Casualidad?" Fede se levantó del sofá, caminó hacia Marina, y dijo seriamente, "Marina, antes jugueteaste con mi sobrino y ahora con Mario. ¿Eso te hace sentir orgullosa?"

Las palabras de Fede hicieron que Marina se cabreara ya que la hizo sentirse como una prostituta.

Pero ante Fede, Marina no tuvo más remedio que calmarse. Dio un suspiro y dijo, "Eso es cosa mía, jugueteo con quien me dé la gana. Ni siquiera nos hemos casado, no tienes derecho a impedirme hacer las cosas que quiero hacer."

"Marina." Fede lo dijo casi gritando, no esperaba que esta mujer volviera a desafiarlo.

Marina no estaba nada asustada, siguió diciendo, "Fede, si quieres buscar a otra chica, eso no me importa, porque es asunto tuyo, y no me meteré en él. Pero espero que tampoco te metas en mis asuntos."

Al terminar, Marina se dio la vuelta para marcharse.

Apenas dio unos pasos, una fuerza la agarró por la espalda.

La abrazó fuertemente, esta acción de Fede hizo que Marina gritara, "¿Qué haces?"

Fede bajó la cabeza y dijo "Te haré saber las consecuencias de haberme desafiado."

Al terminar, Fede la levantó entera y se dirigió al segundo piso.

De una patada abrió la puerta del cuarto, echó a Marina a la cama y se lanzó encima de ella.

Marina estaba asustada por lo que se tapaba los pechos con las manos."¡Fede, quieto!"

"Eres mi mujer, ¿quieres que me quede quieto?" Fede dijo furiosamente pensando, "¿Por qué nunca me obedeces?"

Luego, Fede comenzó su ataque.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir