ManoBook > Urban romance > Mi Querido General

   Capítulo 24 ¿Es ella

Mi Querido General Por Rosario Palabras: 8013

Actualizado: 2018-11-08 00:17


Por la mañana, Marina se levantó muy temprano, regó las Fu del balcón y tomó la decisión de salir a dar un paseo.

Una mañana tranquila, Marina caminaba sola por el camino, mirando a las personas que estaban pasando a su lado. Parecía que todos estaban bien, menos ella, que estaba muy liada.

Estos días Marina había pensado mucho, esto hizo que se tranquilizara y comprendiera las cosas. Si fuera antes a Marina no le importaba lo que hacía Fede, pero ahora parece que ya se había acostumbrado de él, sin él le parecía que el mundo era totalmente diferente.

Marina respiró hondo diciéndose a sí misma para dejar de pensar. "Puedo vivir sola" Marina se dijo a sí misma "No necesito a nadie para vivir, la vida es un camino difícil de recorrer, ¿De qué me quejo?" Marina se volvió a decir a sí misma.

Ella se paró delante de un coche y

Vio bajar a Pedro del coche.

Pedro estaba más guapo que antes, se había convertido por fin en un verdadero alcalde, llevaba un traje de lujo, era como un príncipe.

"Mari, ¿Qué haces aquí?" Pedro preguntó curiosamente, ya que era temprano, en teoría debería de estar durmiendo todavía en casa, ¿Cómo era posible que ella estuviera aquí?

"Sólo he salido para dar un paseo" Dijo Marina, no se atrevió a mirar a Pedro y bajó la cabeza.

"¿Dónde está mi tío? ¿Por qué no ha salido contigo?" Pedro preguntó, al verla sola Pedro tuvo muchas preguntas en la mente.

"Él, él ha vuelto al ejército" Dijo Marina.

Pedro sabía que le había pasado algo, Marina estaba ocultando algo.

Pedro cogió de repente las manos de Marina, cuando vio que los ojos los tenía rojos sintió mucho lástima por ella. "¿Qué ocurre? ¿Ha llorado? Qué cara más pálida."

"Mari, qué qué ¿Qué te ocurre?" Pedro preguntó nerviosamente, ya que con solo unos días sin verla, no esperaba que estuviera así. "¿Qué es lo que ocurre?" Pedro volvió a preguntar.

"Nada, estoy bien" Marina se estaba aguantando las lágrimas, giró la cabeza para no mirar a Pedro.

Pedro estaba tan cabreado que no sabía qué decir, además no podía seguir preguntando ya que estaban en la calle, y había mucha gente. Si seguía charlando con Marina, iban a

Atraer la atención de muchas personas ya que ahora era el alcalde.

Minutos después, Pedro dijo "Vamos, sube al coche"

Al decirlo, Pedro cogió los brazos de Marina y caminaba hacia el coche.

Marina no tenía ni siquiera la fueza de impedirlo, siguió a Pedro hacia el coche.

Pero ninguno de ellos, tanto Marina como Pedro, se dieron cuenta de que un hombre con un sombrero y con una cámara sacó varias fotos de ellos, desde el momento cuando Pedro agarró las manos de Marina hasta que se subieron al coche.

Pedro y Marina llegaron a una cafetería de un callejón, Marina se sentaba en frente de Pedro sin decir nada.

"Mari. ¿Qué es lo que ocurre? Dime algo. ¿Mi tío te ha maltratado?" Pedro se estaba poniendo muy nervioso, ya que Marina no dijo nada.

Marina seguía manteniendo en silencio.

Minutos después Marina abrió la boca y dijo "Pedro, muchas gracias, estoy bien de verdad"

"¿Por qué mientes? Mira cómo estás ahora" Pedro estaba criticando, se dio cuenta de que se lo estaba pasando peor todavía, bajó su tono de voz y dijo nuevamente "Mari, sé que me odias, pero verte así me duele mucho el corazón"

"Pedro, gracias por preocuparte por tu tía, pero no hace falta preocuparte de mí, si tienes tiempo preocúpate por mi hermana." Marina quiso cambiar de tema ya que no sabía como decirle las cosas.

"Mari por favor, no seas así. Si te pasa algo dime, te ayudaré" Pedro ya no sabía qué podía hacer para que Marina le dijera lo que le pasaba, cuando estaban en el coche, Pedro ya hizo varias preguntas, pero ella no dijo nada.

Marina mirando a Pedro, al fin no pudo aguantarse, las lágrimas comenzaron a caer, aunque estaba delante de una persona que ella odiaba pero al menos ella lo amó de verdad, al verlo tan preocupado por ella, Marina recordó sus viejos momentos.

Pedro al

verla llorar dijo enseguida "Mari, Mari"

"Pedro, ¿estás feliz con el matrimonio de ahora?" Marina preguntó de repente.

Pedro sacudió la cabeza y dijo "No, Mari, sabes perfectamente que la persona que más amo eres tú."

"Yo tampoco estoy feliz, estoy con una persona que no nos amamos mutuamente, eso es muy duro" dijo Marina.

"Mari" Pedro cogió las manos de Marina y las puso encima de la mesa, siguió diciendo "Si me perdonas, te cuidaré, ¿Vale?"

"Pedro, ya no podemos volver como antes, soy tu tía" Marina ya no esperaba nada de Pedro, al recordar aquella imagen, Pedro para él solo era un hombre cualquiera.

"Pero, ahora no estás feliz" Dijo Pedro.

"Eso es cosa mía" Dijo Marina mirando al otro lado, como si estaba ocultando algo.

Pedro al verla así sabía que le había pasado algo, su actitud, su rostro, su mirada no eran lo normal.

"Mari, ¿ha pasado algo con mi tío?" Pedro preguntó, de repente siguió diciendo, "No me digas que, mi tío tiene un amante?"

Las palabras de Pedro hicieron que él mismo se sorprendiera, sabía que Pedro no buscaría amante ya que apenas le gustaban las mujeres. ¿Cómo era posible que buscara una amante?

"Pedro, te advierto, no te metas en mis asuntos" dijo Marina.

"¿Y si me meto?" Pedro estaba claro de que tenía que meterse en su asunto.

"Como quieras" Marina apenas tenía fuerza de seguir discutiendo con Pedro, cuando vio que Pedro cogió su mano nuevamente, dijo "Pedro, suéltame".

Marina trataba de sacar la mano de las de Pedro, y en este momento se abrió de repente la puerta de sala privada.

Marina y Pedro vieron al hombre de la puerta, era Fede, con una cara de odio.

"Tío" Pedro gritó.

Marina vio a Fede, aquella cara, la cara que ella había estado pensando todos estos días ahora se había convertido en una cara lleno de furia y odio.

Fede y Marina se miraron entre sí, la cara de Marina estaba pálida, los ojos los tenía hinchados, al verla así Fede sentía mucha pena por ella.

Fede al ver al Pedro se cabreó aun más, se acercó furiosamente a Pedro y la levantó cogido de la camisa, mirando los ojos de Pedro dijo "Ella es tu tía, eso que te quedes claro maldito cabrón."

Pedro al ver la cara de Fede, que parecía que iba a matar a alguien, si fuera en otro momento tal vez se asustaría, pero ahora se trataba de Marina, por lo que no estaba nada asustado.

"Tío, ¿la has tratado como a mi tía?" Pedro preguntó, mirando a Fede y siguió diciendo "No la amas, o mejor dicho, te casaste con ella solo para vengarte de mí?"

"Todavía no tienes derecho a hacerme preguntas" Fede estaba realmente cabreado con su sobrino.

"Si no es así, ¿por qué te casas con ella y luego la maltrata?" Fede quiso saber por qué Marina estaba así ¿Qué es lo que ha ocurrido entre ellos?

"¿Maltratarla?" Fede de repente se cabreó aún más al escuchar las palabras de Pedro. Siendo sobrino de él, Pedro no estaba en condiciones de criticarlo.

"Pedro, no crees que te estás pasando tres pueblos?" Dijo Fede furiosamente

"Tío, si no me responde eso quiere decir que lo que digo es la verdad". Pedro no estaba nada asustado de Fede, y siguió diciendo, "O es que tienes una amante".

Al oír las palabras de Pedro, Marina se asustó mucho ya que sus palabras seguramente irritarían a Fede. La consecuencia de irritar a Fede era increíble.

"Pedro, ¿quieres morir?" Fede estaba a punto de explotar.

A Pedro no le importaba lo que pensaba Fede y siguió diciendo, "Tío, eres un militar, sabes lo que te espera si tienes a una amante."

"¡Pedro!" Fede lo dijo prácticamente gritando.

Pedro al ver a Fede se comportaba así, recordó que aquel año también se cabreó por una chica, casi se descontroló y ahora, su rostro daba miedo de verdad. Durante todos estos años, su tío apenas se había cabreado, eso solo signifcaba que lo que él acababa de decir era cierto.

Espera, aquella chica, la chica de aquel momento...

Pedro de repente comprendió algo, "No me diga que... no joda..."

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir