ManoBook > Urban romance > Mi Querido General

   Capítulo 25 Acuerdo de Divorcio

Mi Querido General Por Rosario Palabras: 8402

Actualizado: 2018-11-08 00:17


Pedro mirando a Marina dijo " ¿Es por Sara? ¿Sara ha vuelto?"

Fede se quedaba sorprendido al escuchar el nombre de Sara. "¿Cómo se atreve a revelar el nombre de Sara?" Fede Pensaba.

Marina no se lo podría creer que Pedro conociera también a Sara "¿La conoces?"

La pregunta de Marina hizo que Pedro confirmara sus dudas. "Tiene que ser eso, Sara ha vuelto y por eso tío quiere volver con ella. Aquel día, tío hizo todo lo posible para protegerla, incluso se puso de rodilla para suplicar al bisabuelo para que diera una orden. Ahora que ha vuelto Sara, era normal que tío quiera volver con ella y dejara a Marina a un lado." Pensaba Pedro en su mente.

Pedro no respondió a la pregunta de Marina, redirigió su mirada e miró a Fede "Tío, todos estos años, has cambiado todo menos el corazón".

Fede al oír sus palabras, no sabía qué decir.

"En aquel entonces, hiciste todo para poder proteger a Sara, ahora Sara ha vuelto, quieres volver con ella. ¿Verdad?" Pedro se quedaba mirando a Fede, sin nada que temer.

Marina al oír las palabras de Pedro, le parecía que Pedro sabía mucho más que Mario. Era normal, ya que Pedro era el sobrino de Fede, ¿Cómo no iba a saber las cosas de su tío?"

"Pedro, ¿por qué se marchó Sara en aquel entonces?" Marina no sabía por qué quiso hacer esta pregunta.

"Porque sus padres..." Pedro no terminó de hablar, un puñetazo fuerte de Fede le llegó a la cara.

Fede estaba muy furioso y Pedro al recibir el puñetazo de Fede, se cabreó también, por lo que ambos entraron en pelea.

"Pedro, si te atreves a decirlo, os juro que tú y tus familiares morirán" La voz de Fede era realmente aterrador.

"Pues claro que me atrevo. ¿A Marina también le vas a ocultarlo?" Pedro al mismo tiempo que se estaba peleando con Fede dijo "Me llevaré a Marina, ella estando contigo solo recibirá sufrimientos".

"No toques a mi mujer." Dijo Fede gritando.

"¿Tu mujer? ¿Te refieres a Sara? ¿o a Marina?" Pedro volvió a decir "¿Y si toco a Sara?"

"Pedro, si te atreves a tocarla, te mataré ahora mismo" Las miradas de Fede parecían las de un demonio, un demonio que podía matar a cualquiera sin importarle las consecuencias.

Marina prácticamente ya estaba llorando en un lado, mirando la pelea Marina era consciente de que se estaban peleando por Sara y no por ella. ¿De verdad tanto le importaba Sara?" ¿Fede haría todo por ella?

En este momento, el corazón de Marina murió totalmente, y ella no esperaba nada más. De repente se enfadó con ella misma, ¿Por qué tenía que enamorarse de Fede? Si no se hubiera enamorado de Fede, no sentiría tanto dolor.

Minutos después, Marina se limpió las lágrimas con las manos, se dio la vuelta y se marchó.

En mitad de la carretera, Marina miraba al cielo, intentando aguantar las lágrimas, diciéndose a sí misma de que tenía que ser fuerte y que Fede ya no le pertenecía.

Por la noche, Marina no encendió las luces, se quedaba sentada en el sofá esperando la llegada de Fede. Fede llevaba ya bastantes días sin regresar a casa, Marina no sabía si hoy volvería o no.

Hasta las diez de la noche, cuando Fede entró al salón y encendió las luces, a él le dio un susto, se acercó rápidamente a Marina.

Se sentó al lado suyo, cogió una mano de Marina y preguntó con una voz dulce, "¿Por qué no estás en la cama?"

Fede sentía que la mano de Marina estaba fría y dijo "Tienes la mano fría. Venga, vámonos al dormitorio, el salón está helado."

Marina quitó la mano, miró a Fede y preguntó, "¿Cómo que vuelves esta noche?"

"He vuelto para verte" Dijo Fede en voz baja.

"¿Para verme? Estoy bien sola en casa. No hay necesidad de volver para verme." Al decirlo, Marina levantó la otra mano "¿Ves? La quemadura ya está más o menos curada, eso hay que darle las gracias a Mario por haberme puesto crema. Además, ya me viste esta mañana. ¿No es así?"

"¿Mario te ayudó a ponerte crema?" Fede estaba un poco enojado al oír el nombre de Mario. ¿A cuántas personas había visto esta mujer estos días? ¿Mario? ¿Pedro? ¿Y quién más?

"Pues claro, Mario me cogió de la mano y me ayudó a ponerme la crema" Dijo Marina sin importarle lo que pensaba Fede. Además, el matrimonio desde

el principio ya era un error.

Fede viendo los ojos de Marina, sabía que estaba enfadada todavía.

"Marina, no seas así. Lo siento mucho, pero dame tiempo por favor, arreglaré todo, te lo prometo, ahora vámonos arriba. ¿De acuerdo? Ya son casi las once, vámonos a descansar". Al decirlo, Fede cogió la mano de Marina.

"Fede" Marina gritó, se levantó del sofá sin intención de ir al dormitorio con él.

Fede sintiéndose impotente, miró a Marina, ya no sabía cómo podía consolarla.

"¿Quieres que yo duerma para que puedas ir a buscar a Sara?" Marina preguntó mirando seriamente a Fede.

Fede no podía negarlo ya que era lo que pretendía hacer. Volvió a casa aprovechando que Sara estaba dormida, tenía pensado volver con Sara una vez que Marina se quedara dormida, si Sara se despertaba y no veía a Fede, nadie sabía cómo la iba a liar.

Marina al ver que no dio ninguna respuesta sabía que estaba en lo cierto.

"Jaja" Marina sonrió de manera impotente y dijo "Vaya, vaya, dos mujeres para ti ¿Qué avaricioso eres no?"

Fede al verla comportarse así, sentía dolor en su corazón, ya que llevaba mucho tiempo sin cuidar de ella, pero él no podía hacer nada, solo quería que Marina le diera tiempo para resolver el problema.

Marina no esperaba que Fede abriera la boca, bajó la cabeza y sacó un documento, lo puso delante de Fede y dijo, "Acuerdo de divorcio, fírmalo cuánto antes."

Esta acción hizo que Fede se quedara totalmente en blanco.

"¿Qué dices?" Fede no se lo podía creer y se preguntó a sí mismo nuevamente "Pero ¿Cómo? ¿Esta mujer se quiere divorciar conmigo? Nunca he pensado en divorciarme con ella."

"¿No ves lo que se escribe ahí arriba? Acuerdo de divorcio" Marina dijo sin ninguna expresión, como si ya no le importaba nada en absoluto. "Si ya tienes a alguien en tu corazón, yo me iré, ¿No la estabas esperando todos estos años? Ahora que ha vuelto, te dejaré para que puedas volver con ella."

"Marina" Fede gritó y miraba fríamente a Marina, no le gustaba nada lo que había dicho Marina.

A Marina no le importaba en absoluto la expresión de Fede y siguió diciendo "Fede, aunque no tenemos amor entre nosotros te agradezco por acompañarme durante todos estos tiempos, sé perfectamente, amas realmente a Sara, ahora ya que ha vuelto es la hora de que me vaya."

Nadie sabía el dolor que sentía Marina al decir eso, ya que Marina no podía separarse de Fede, tampoco podía separarse de esta casa, no sabía ni siquiera a dónde podía irse una vez divorciado con Fede. ¿Volver con su padre y con la tía Jenny? Estaba claro de que no era posible.

Fede cogió el acuerdo de divorcio furiosamente y lo rompió delante de Marina, tras romperlo gritó a Marina, "Marina, ¿crees que te dejaré que te divorcies así de fácil? Sin mi permiso, no te divorciarás."

Al ver esta actitud de Fede, Marina se acercó y dijo "No te estoy pidiendo permiso, sólo fírmalo".

"Marina, te advierto que no te pases" Fede se puso muy serio, no estaba dispuesto a divorciarse con ella, eso lo tenía más claro que el agua.

"Jaja. ¿Que no me pase?" Marina rió fríamente "¿No estás cansado? porque yo si estoy cansada."

Fede no quiso seguir discutiendo con ella, tampoco quería cabrearse con ella.

"Venga, vámonos a descansar" al decirlo Fede cogió la mano de Marina con la intención de llevarla al cuarto de dormitorio.

Esta vez Marina no resistió, siguió a Fede hacia el cuarto.

Fede la ayudó a taparse con la manta y se puso en cuclillas al lado de ella, cogiendo la mano de ella y la besó.

"Fede" Marina llamó su nombre con una voz dulce.

"Cariño, lo siento mucho de verdad, todo es culpa mía" Fede al ver que Marina se tranquilizó comenzó a consolarla de nuevo.

Marina quiso preguntar cosas sobre Sara, pero al verlo así no sabía cómo preguntar.

"Esta noche, no te vayas por favor" dijo Marina casi llorando, esperando la respuesta de Fede.

Fede miró los ojos de Marina, acarició la cabeza de Marina y dijo "Duerme cariño"

Estas palabras hicieron que Marina supiera la respuesta, finalmente, no se iba a quedar con ella.

Marina cerró los ojos para que las lágrimas no se les cayeran y se giró para no ver a Fede.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir