ManoBook > Urban romance > Mi Querido General

   Capítulo 27 Ella es mía

Mi Querido General Por Rosario Palabras: 8306

Actualizado: 2018-11-08 00:17


Al salir del centro comercial, Marina caminó rápido hasta una esquina donde no había nadie, se puso contra la pared, apenas tenía fuerza.

"Mari, ¿estás bien?" Mario preguntó preocupadamente, sabía que Marina estaba así porque estaba pensando en Fede.

"Estoy bien" Respondió Marina.

Mario siguió preguntando, "¿Es por Fede?"

Marina supo que Mario sabía lo que le pasaba, ella también le tomaba como un amigo, por lo que no tenía nada que ocultar.

"Para Fede, esa mujer es la más importante para él" Marina recordó de nuevo la imagen de Sara.

Mario la estaba mirando atentamente "Ellos crecieron juntos, si no fuera porque aquel año ocurrió un accidente, ya estarían casados".

"¿Qué es lo que ha ocurrido aquel año?" Marina miró de repente a Mario, esperando que le contara lo que había pasado.

Mario de repente no quiso contárselo, se dio la vuelta y dijo "Mari, son cosas entre Fede y yo, si Fede quiere que sepas, lo sabrás".

Mario por un lado tenía miedo de Fede, si se lo hubiera contado aquel día, no se sabía qué haría Fede y por otro lado, no quería que Marina supiera demasiado, por lo que se veía, Marina esta totalmente enamorada de Fede, si se lo contara todo, las cosas se iría peor.

"Él no me lo va a decir". Marina sintiéndose impotente dijo "En su corazón, no soy nadie, tal vez, no debería meterme en sus asuntos"

Mario sabía que Marina estaba sufriendo, pero ahora no podía hacer nada, no le podía contar lo que había ocurrido ni tampoco quería que Marina tuviera algo que ver con el tema.

Varios minutos después, Marina se tranquilizó y dijo "Venga, vamos a comer algo, ya mismo es la hora de la fiesta"

"De acuerdo, vámonos" Dijo Mario, tras decirlo pensó "Con que esté feliz, puedo hacer todo lo que ella quisiera"

Por la noche, en la puerta del hotel de 5 estrellas, Marina estaba cogida de los brazos de Mario elegantemente, ambos caminaron hacia el hotel. Sin pensar nada, Marina solo quiso relajarse y disfrutar del momento.

Mario al mismo tiempo que caminaba dijo "Este hotel lo ha reservado un amigo mío, todas las personas que ha invitado son gentes ricas de esta ciudad, quédate a mi lado, y no te vayas a otro sitio".

"De acuerdo, no conozco a nadie, no iré a ninguna parte" Respondió Marina a las palabras de Mario con una voz dulce.

Mario no dijo nada más, simplemente le dio una sonrisa.

Marina y Mario saludaron a muchas personas de la fiesta y Marina había bebido, se sintió un poco mareada desde entonces.

Mario vio que a Marina le pasaba algo preguntó, "¿Estás bien?"

Marina asintió con la cabeza y dijo "Sí estoy bien"

"¿Quieres descansar un poco?" La voz de Mario hizo que Marina se sintiera consolada.

Ella asintió con la cabeza suavemente.

Justo cuando Mario y Marina quisieron marcharse, vio a Pedro y a María desde lejos.

María reconoció a Marina de un vistazo, pero lo que le pareció extraño era que la persona que estaba a su lado no era Fede sino Mario.

Marina y Mario se pararon, Pedro y María se les acercaron.

"Anda. ¿Esta no es la esposa del señor Chu? ¿Desde cuándo se ha convertido en la pareja del señor An?" Marina se sentía mal al oír esas palabras.

Ella no dijo nada.

Las miradas de Pedro se pararon en Marina y preguntó "¿Mi tío no ha venido contigo?"

Marina miró fríamente a Pedro y dijo "Si ya lo sabes ¿Por qué preguntas?"

Al terminar de hablar, María dijo enseguida "¿No me digas que...? ¿El señor Chu te ha abandonado?"

Marina estaba muy cabreada al oír esas palabras de María y dijo "Sí, hermana. ¿Crees que debo recuperar las cosas que me pertenecían?

"Tu p..." María se cabreó de repente, ya que sabía perfectamente a qué se refería Marina, Pedro era la cosa que pertenecía a Marina.

A Mario no le importaba lo que decían, ya que sabía que Marina dijo eso solo porque estaba cabreada.

Pedro echó un ojo a Mario y volvió para mirar a Marina "Mari, ¿por qué estás con él?"

"¿Qué pasa? ¿No puedo?" Preguntó Marina.

"Ella es Marina, puede hacer lo que le salga de las narices, tiene a Fede" Dijo María furiosamente, viéndola sana y salva, viendo que todos los

hombres la estaban protegiendo, María quería matarla en ese momento.

Pedro no dijo nada, se quedaba mirando a Marina.

"Vámonos", dijo Marina ya que no quería seguir discutiendo con María.

"Vale" Respondió Mario.

Justo cuando quisieron marcharse, notaron que todas las miradas se dirigieron a la entrada del hotel.

Todos miraron con curiosidad a la entrada, sobre todo Pedro y María.

"Vaya, vaya, qué gracia" Marina dijo en voz baja.

Marina estaba harta de ver a ese hombre, pero él estaba por todas parte.

"¿Cómo puede traerla hasta aquí mi tío?" Pensaba Pedro sorprendido al ver a su tío acompañado de Sara.

Mario no dijo nada al respecto, se quedaba mirándolos también.

"Anda, entonces es porque Fede tiene una nueva pareja y por eso te ha abandonado" María lo dijo prácticamente riendo, solo quería ver sufrir a Marina.

"¿Puedes callarte la boca?" Pedro no podía aguantar más.

María al ver que Pedro le hablaba de esa manera se sentía enfadada. Sin decir nada más, se quedaba al lado de Pedro.

Cuando Fede vio a Marina y a las 3 personas que estaban a su lado, frunció el ceño, comenzó a criticar en su mente "¿Por qué no puede estar quieta por una vez? Está con Mario y al mismo tiempo con Pedro".

Fede le dijo algo a Sara y la soltó de la mano, caminó hacia Marina y se puso delante de ella.

Poniéndose delante de ella, Fede estaba muy cabreado, pero no dijo nada.

"Tío, ¿cómo puede traer a Sara a este lugar?" Pedro preguntó con curiosidad, aunque hubiera pasado muchos años, si la identidad de Sara se revelara ante el público, ella estaría acabada.

"¿Tengo que pedirte permiso para traerla?" Fede lo miraba con una cara de odio y preguntó "¿Y tú qué haces al lado de tu tía?"

"Así que sabe todavía que ella es mi tía, entonces ¿por qué en vez de estar con ella está con Sara?"

"Pedro te advierto, si no quieres morir mejor cállate la boca" Dijo Fede seriamente.

Pedro vio las llamas en los ojos de Fede, sabía perfectamente cómo era su tío, si siguiera ofendiendo, acabaría muy mal.

Fede vio que Pedro paró de ofender a él, cambió su mirada hacia María "Cuida bien de tu hombre".

"Yo" Marina no sabía qué decir, Fede era demasiado superior como para decir algo ante él.

"Si os atrevéis a chivar la asistencia de Sara al abuelo" Fede miró a Pedro y a María "Os juro que acabaré con vuestra familia, el puesto del alcalde, la empresa LOP estará acabados".

Las palabras de Fede eran como una orden, nadie se atrevió a decir nada.

Sin embargo, Pedro no odiaba en absoluto a su tío, ya que su dinero, su poder era mucho más que Pedro, ante esta figura, Pedro no tenía nada que decir.

Minutos después, María se sentía mal, al principio quería dejar a Marina en ridículo, pero ahora parecía que la cosa no iba bien.

"Pedro, vámonos" Dijo María y al terminar cogió los brazos de Pedro y ambos se marcharon.

Pedro no quiso irse porque quería estar más tiempo con Marina, se preocupaba mucho por ella, pero no se atrevió a abrir la boca.

Viéndolos alejarse, Fede echó un ojo a Marina.

"¿Por qué no me haces caso?" Por la tarde, Fede ya se lo había dicho para que se quedara en casa esperando, no esperaba que apareciera esta noche en la fiesta y menos se esperaba que su mujer se convirtiera en la pareja de Mario.

Marina miraba a Mario sin nada que temer "¿Por qué te tengo que hacer caso?"

"Porque eres mi mujer, debes hacerme caso" Dijo Fede.

"Jaja" Marina rio fríamente, viendo a Sara desde lejos charlando con otras personas dijo "¿Y Sara? "Ella también es tu mujer"

"Marina" Fede pronunció su nombre seriamente.

"¿Qué pasa? ¿No es así?" Marina siguió criticando, no le importaba lo que pensaba Fede.

Fede, cogió una mano de Marina furiosamente y tiró de ella con la intención de llevársela.

Mario vio que se la quería llevar, cogió la otra mano de Marina y dijo furiosamente, "Ella es mi pareja de baile, no te la puedes llevar".

"Ella es mía" Dijo Fede con una mirada seria y fría.

Al decirlo, tiró fuertemente del brazo de Marina, no se dio cuenta ni siquiera de que a Marina le estaba doliendo.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir