ManoBook > Urban romance > Mi Querido General

   Capítulo 28 Te llevaré conmigo

Mi Querido General Por Rosario Palabras: 8729

Actualizado: 2018-11-08 00:17


Fede cogiendo la mano de Marina, caminaba hacia una habitación.

"Fede, ¿qué vas a hacer? Suéltame" Marina al mismo tiempo que lo decía, se defendía de Fede.

Fede pegó una patada a la puerta y la cerró fuertemente, abrazó directamente a Marina y la tiró a la cama, después se tiró encima de ella.

Estando muy cerca, Marina seguía defendiéndose "Fede, gilipollas, suéltame. ¿Qué vas a hacer?"

"Y tu qué crees que voy a hacer" Al decirlo, las manos de Fede estaban ya recorriendo el cuerpo de Marina.

"No lo hagas, no estamos en casa" Marina lo dijo gritando.

"¿Y eso qué importa? Tu primera vez tampoco lo hiciste en casa" dijo Fede.

Marina estaba totalmente atontada al oír sus palabras. Supo que no podía hacer nada contra Fede, dejó de defenderse y se quedaba mirando a Fede.

Fede al verla parar, se sorprendió un poco ¿Qué le ocurre?

Marina se quedaba mirando a Fede y pensaba, "¿Y él cómo sabe mi primera vez? ¿También ha hecho investigación de mí de ese tema? Entonces, debe saber quién ha sido aquel hombre."

Después de pensarlo dijo, "¿Y tú cómo sabes mi primera vez?" Preguntó Marina, ella no quiso ocultarlo, ya que no le importaba nada.

Fede en un momento no supo cómo responderla, Marina no sabía todavía que él fue la persona quien quitó su primera vez. Al pensarlo, Fede estaba un poco preocupado porque si lo supiera ella, le odiaría por quitarle la primera vez de esa manera.

Marina al ver que Fede no tenía la intención de responderla lo apartó y se alejó de él.

Fede al ver que Marina se levantó, se levantó también.

Marina se dio la vuelta y dijo mirando a Fede seriamente "¿Me has investigado? ¿Entonces, sabrás quién fue?"

Fede se quedaba mirándola, sin saber cómo responderla.

"Dime de una vez, ¿quién fue la que me quitó mi primera vez?" Marina se estaba perdiendo la paciencia ya que quería estrangular al hombre quien quitó la cosa que más le importaba.

Fede al verla de esa manera tan alterada dijo suavemente "No te alteres mujer"

Marina cogió los brazos de Fede y lo miraba seriamente, su cuerpo estaba temblando. Al pensar en aquella noche, se sentía mucho miedo de repente.

"Fede, ¿te parezco sucia?" y por eso no me amas. ¿Es así?" Las miradas de Marina estaban llenas de sinceridad.

A Fede no se le esperaba que Marina hiciera esa pregunta, agitó la cabeza rápidamente "Qué va, nunca lo he pensado, de verdad".

"Jaja" Marina echó una risa fría, soltó las manos de Fede y dio unos pasos hacia atrás, sintiéndose impotente dijo "Qué tonta soy, sabes todo de mí, sabes que desde pequeña me maltratan, sabes que me violaron en el hotel y yo seguía pensando en que me ibas a amar, qué tonta soy de verdad".

El corazón de Marina estaba totalmente roto, recordando el pasado, todo le parecía una broma.

Fede al verla comportarse así sentía muchas lástimas. Quería decirle que fue él quien quitó su primera vez y por eso quiso amarla sin embargo, no dijo nada.

Minutos después, Marina se tranquilizó.

Fede se acercó a Marina, la acarició y dijo "Venga, vuelve a casa".

Su voz estaba muy tierna.

Marina se quedaba mirando a los ojos de Fede y preguntó "Vuelve conmigo. ¿Vale?"

Aunque ella pensaba que Fede no la amaba pero quiso hacer la pregunta, solo quería que Fede podría estar con ella.

Fede se quedó unos segundos en silencio y dijo finalmente, "Vuelve tú primero".

Marina ya esperaba esa respuesta, pero al oírla salir de su boca sentía como si alguien le estuviera apuñalando en el corazón.

Marina quitó la mano de Fede, quien estaba acariciándola, cambió su cara y su voz cambió de repente también.

"Volver o no, es cosa mía" Dijo Marina con una voz muy fría.

"¿Qué es lo que quieres?" Preguntó Fede.

"Hoy he venido para hacer de compañía a Mario, la fiesta todavía no se ha acabado, no puedo dejarlo tirado" Dijo Marina.

Al oírla, la cara de Fede cambió de repente, "¿Tanto le echas de menos a Mario?"

"Claro" Dijo Marina enseguida y volvió a decir "Como tú, echas de menos a Sara".

"Marina, ¿qué es lo que quieres?" Fede se cabreó finalmente, mirando a Marina y pensaba "Por qué esta mujer no me obedece"

"No quiero hacer nada. Solo quiero seguir en la fiesta, tú con tu Sarita y yo con mi Mario, no nos conocemos" Al decirlo, Marina recordó algo y dijo "Ah por cierto, ¿recuerdas lo que

te dije al principio? Aunque tengamos el matrimonio, tú haz lo que quieras pero al mismo tiempo, déjame que haga lo que yo quiera".

"¿Marina, crees que puedes escaparte de mí?" Preguntó Fede.

"¿Tú qué crees? Creo que ya tienes una respuesta". Marina lo dijo sin expresión en la cara.

Ella siguió diciendo "Nunca he pensado en escaparme, solo quiero mi propia libertad. Tú haz lo que quieras y déjame que haga lo que yo quiera. ¿No te parece más justo así?"

Fede estaba a punto de abrir la boca para contestar, y justo en este momento la puerta se abrió.

Sara estaba en la puerta, mirando a Fede y a Marina. A través de las caras de los dos, Sara sabía que estaban discutiendo de algo.

"Fede" Dijo Sara y caminó hacia Fede.

Se paró al lado de Fede y se pegaba a él.

A Marina le dolía el corazón al ver esa imagen, que su propio marido estaba con otra mujer.

Fede al ver la cara de Marina quiso apartarse de Sara, pero notó que Sara le estaba agarrando fuertemente.

Sara miraba a Marina y dijo "Marina, eres la mujer de Fede. ¿Verdad? ¿Acaso no sabes que Fede me ama más que a ti?"

Marina se quedaba mirándola, sin decir ni una palabra.

Fede agachó la cabeza y dijo con sorpresa, "Sara"

Él quería impedirla, pero no sabía qué podía decir. Tenía miedo de que si dijera algo que a ella no le gustaba haría tonterías.

Minutos después, Marina respiró fuertemente y sonrió, mirando a Sara dijo "Ya lo sé, todas las noches, Fede llama tu nombre incluso en el sueño"

Fede, se sorprendió, mirando a Marina, sin poder decir nada, era como si algo estaba atascado en su garganta. ¿Desde cuándo decía el nombre de Sara?

Marina al ver la cara de Fede, sabía que estaba sorprendido y dijo "¿Qué pasa? Quieres que diga que estaba acostado con una mujer pensando en otra mujer?" Marina estaba mirando fijamente a Fede, apenas ya le dolía el corazón.

Sara cambió de color de repente, sabía perfectamente a qué se refería.

Sara caminó hacia Marina, se puso delante de ella y de repente le lanzó una bofetada.

"Pah" un golpe seco llegó a la cara de Marina.

De repente sintió dolor en su cara, cuando Marina reaccionó ya había recibido la bofetada.

A Fede no se le esperaba que Sara hiciera eso, se acercó a Sara rápidamente y gritó, "¿Qué haces?"

Sara al verlo cabrear, no le importaba en absoluto, siguió diciendo "¿Qué pasa? ¿Sientes pena por ella? Si no fuera por ella, ya estoy casada contigo. ¿No es así?"

Sara al decirlo, las lágrimas se les comenzó a caer, se quedaba mirando fijamente a Fede.

Fede por un momento no sabía qué hacer, Sara abrazó la cintura de Fede y puso su cabeza en los pechos de Fede, dijo "Ella es muy mala persona, me ha quitado la felicidad"

Fede no dijo nada.

Al verlos, Marina volvió a sentir el dolor en el corazón, nunca había sufrido tanto, porque Fede quiso proteger a Sara y no a ella.

El tiempo parecía que no corría, Mario estaba en la puerta, mirando a los tres, estaba furioso al ver a Fede tratarla de esa manera. Él miraba a Marina y sentía muchísima lástima por ella.

Mario se acercó y rompió el silencio.

Él caminó hasta al lado de Marina, la abrazó para consolar a Marina, pero ella no hizo nada.

Cuando vio que Mario la estaba abrazando se cabreó y gritó, "Suéltala"

"¿Qué pasa? Ya tienes a una, ¿quieres otra más o qué?" Mario no tenía la intención de quitar las manos.

"Mario, te advierto, no me hagas enfadar" Fede lo dijo casi ordenando.

Mario no estaba nada asustado, miraba seriamente a Fede y dijo "Fede, tampoco me hagas enfadar. Si no la puedes proteger, entonces déjamelo a mí".

"Ni lo sueñes" Fede lo dijo gritando.

A Mario no le importaban sus palabras y se dirigió a Sara" Sara, te has escondido todos estos años. ¿De verdad piensas que estarás a salva ahora? Si te atreves a tocarla, te prometo que estarás en la cárcel el resto de tu vida".

"Mario" Fede gritó con una voz aún más alto.

Mario siguió diciendo "¿Qué pasa? ¿Te duele? Si quieres protegerla, no la hagas daño, protégela el resto de tu vida y deja a Marina en paz"

Al decirlo se dirigió a Marina "Venga, vámonos"

Marina asintió con la cabeza, no quiso ni siquiera mirar a Fede, su corazón en este momento estaba ya muerto.

No tenía más ganas de seguir con la fiesta, Mario condujo el coche para llevarla a casa.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir