ManoBook > Fantasía > El Señor Poderoso De Los Soldados

   Capítulo 3 La chica imprudente

El Señor Poderoso De Los Soldados Por Jump Palabras: 9175

Actualizado: 2020-05-14 00:06


"Pero, ¡qué demonios!".

Por lo general, Peter no solía decir palabrotas, pero en este preciso momento, no pudo evitarlo.

"Oye. Escúchame, chica. Si vas a llorar, puedes hacerlo en otro lugar porque, de lo contrario, la gente que está por aquí cerca va a pensar que yo te he hecho algo malo".

De hecho, estaba en lo cierto y ya podía percibir las miradas suspicaces que le dirigían las personas a su alrededor.

Seguro que una chica tan atractiva sería un blanco fácil para cualquier idiota que deseara ligar, y probablemente alguno lo intentara en cuanto ella entrara en cualquier bar.

Entonces, Peter emitió un gruñido.

"¡Cállate! ¡Déjame en paz! Ahora, voy a llorar tanto tiempo como me apetezca, ya que los hombres son gilipollas. ¡Todos ustedes son unos BASTARDOS! ¡Una pandilla de imbéciles que no sirven para nada!".

En ese momento, la chica reaccionó de forma histérica, súbitamente se puso de pie, agarró a Peter por los hombros y empezó a intentar rasgarle la ropa, dándole golpes en el pecho, mientras gritaba y seguía llorando.

Ante esta reacción, Peter sintió aún más vergüenza e incomodidad debido a la escena que la joven estaba creando. Sin embargo, estaba claro que no podía simplemente empujarla para que se alejara, ya que, si lo hacía, él quedaría incluso peor ante la gente que estaba cerca de ellos. Por este motivo, le parecía que no había nada que pudiera hacer.

'Si pudiera pensar en alguna forma simple y decente de dejarla...', pensó él en su interior.

"¡Oye! ¡Para ya! Bien, ¿sabes una cosa? Tienes toda la razón porque todos los hombres son malvados. En efecto, todos somos unos CERDOS. Ahora, ¿por favor, puedes dejar de llorar? Cálmate, siéntate conmigo, vamos a beber algo y puedes contarme lo que te ha pasado. Quizás eso te sirva de ayuda. ¿Qué te parece?".

Mientras la chica lloraba, Peter consiguió decir estas palabras a pesar de lo molesto que se sentía con toda la situación. 'Evidentemente, esta mujer está loca. ¿Qué le he hecho yo para que reaccione de tal modo?', pensó para sí mismo.

"¡No!", respondió ella en tono desafiante: "¡Seguro que eres como todos los demás! ¡Todos ustedes son idiotas!". A la vez que gritaba, ella empezó a agarrar la ropa del joven con tal intensidad que estuvo a punto de romperle la chaqueta.

Al llegar a este punto, Peter se quedó perplejo, sin saber qué hacer. En un desesperado intento por encontrar a alguien que pudiera ayudarle, vio a un hombre corpulento con ambos brazos llenos de tatuajes que iba seguido por varios chicos con el pelo teñido y un aspecto igual de amenazante que su cabecilla. Sin duda alguna, eran un grupo de gánsteres.

Como era evidente, la actitud de todos ellos mostraba que no sentían ningún miedo, puesto que seguramente tenían el control absoluto de esta parte de la ciudad.

"Oye, tú, gilipollas. ¡Quítale las manos de encima a mi hermana ahora mismo! No te atrevas a tocarla porque, como le pongas un solo dedo encima, hijo de puta, ¡vas a MORIR!", pronunció el hombre de los brazos tatuados al tiempo que se acercaba hacia él, con los ojos encendidos por la ira y los puños apretados en señal de pelea.

'¿Pero, estás ciego o qué te pasa?', pensó Peter tras oír sus amenazas. '¿No te das cuenta de que es tu hermana la que me está agarrando y no me deja en paz? ¿Quién diablos es este feo cabrón? ¡Es imposible que esta hermosa mujer y tú sean de la misma familia!'.

Antes de que Peter pudiera decir alguna palabra, la joven reaccionó de un modo que resultó sorprendente para todo el mundo.

En un abrir y cerrar de ojos, ella dejó de llorar, agarró una botella vacía de la mesa y le golpeó con ella en la cabeza al hombre tatuado.

"Pero, ¿cómo que hermana? ¿Por qué demonios me llamas hermana? ¡Te aseguro que preferiría que me condenaran a muerte antes que estar emparentada con alguien tan feo como tú! ¿Te crees que simplemente puedes aprovecharte de mí de ese modo? ¡Pues bebe un poco de tu propia sangre, hijo de puta!", gritó ella, a la vez que volvía a golpear al hombre con la botella. Aunque el impacto fue lo suficientemente fuerte para provocar dolor, no consiguió herir al hombre.

"¡Maldita perra! ¿Cómo te atreves a pegarme? ¡Desde ahora, puedes darte por muerta! ¡Ustedes! ¡Vengan y despellejen a esta loca y córtenle el pene a este tipo! Para cuando hayamos terminado de hacerlo, los dos desearán estar muertos".

Mientras se tocaba su recién golpeada cabeza, el jefe de la banda pronunció esas órdenes para sus secuaces.

"Como te atrevas a insultarme otra vez, zorra, te aseguro que vas a morir". Debid

o a la borrachera que aumentaba su osadía y su sentimiento de rabia, la joven sujetó con fuerza la botella en su mano, lista para luchar.

Cuando la vio así, Peter la aferró y la empujó para situarla a su espalda. Acto seguido, agarró dos botellas, una en cada mano, y se preparó para la pelea mientras los hombres se acercaban.

¡Pum!

Con un movimiento rápido, estrelló la botella de la mano izquierda contra la cabeza del hombre de los tatuajes, y el envase se rompió, igual que el cráneo del jefe de la banda.

¡Pum!

De inmediato, con la botella que tenía en la mano derecha golpeó al siguiente hombre en la cara y vio cómo la sangre brotaba por todas partes; a continuación, el hombre cayó al suelo con un ruido sordo.

Sin detenerse ni un segundo, Peter levantó la pierna y empezó a propinar patadas a cada uno de los hombres a medida que se acercaban a él.

¡Zas, pum, plaf! Y no paró hasta que uno por uno, se deshizo de seis o siete hombres que acabaron tirados en el suelo, gritando de dolor.

Después de la pelea, una pequeña multitud se congregó alrededor de la escena, mientras que otras personas decidieron abandonar el bar silenciosamente por miedo a involucrarse y ponerse en peligro. Durante unos minutos, todo el bar se vio envuelto en una situación de absoluto caos.

"¡Guau! ¡Qué buen golpe! ¡Pégale en la cara! ¡Golpéalos hasta dejarlos muertos! ¡Dales a estos bastardos lo que se merecen!".

Al parecer, la mujer no estaba en absoluto angustiada por la situación, de hecho, hasta parecía haberse divertido y disfrutado con la pelea.

"Pero ¿qué haces? ¿Estás loca o qué? ¡Tenemos que salir corriendo a toda prisa!", dijo Peter gritando mientras la atraía hacia él, y ambos salían rápidamente del bar

seguidos por el personal de seguridad que se acercaba rápidamente a ellos. ¡Si no hubieran corrido a gran velocidad, seguro que les habrían atrapado! Aunque a Peter no le importaba mucho involucrarse en situaciones desagradables, decidió que lo mejor sería evitar más problemas.

"¿Por qué nos vamos ya? ¡Aún no he disfrutado lo suficiente! ¡Suéltame! ¡Deja que me vaya!", vociferó la mujer al tiempo que intentaba soltarse tercamente, ya que él la sujetaba por el brazo.

Justo entonces, la paciencia de Peter se agotó, así que la agarró con fuerza cubriéndole la boca con una mano y huyeron, aprovechando el caos. 'Realmente parece que no tiene miedo de verse envuelta en problemas', pensó él. 'Y ya me ha causado bastantes dolores de cabeza'.

En su huida, continuó corriendo hasta que encontró una esquina de la calle que no podía verse desde el bar. Entonces se detuvo y una intensa frustración se apoderó de él. '¿Por qué tienen que pasarme estas cosas justo cuando me encuentro contento y relajado?'.

Tras pensar esto, decidió que no quería volver a ver a esta mujer nunca más y que haría todo lo que estuviera en su mano para asegurarse de ello.

"Dios mío, estoy agotada y me duelen mucho los pies, pero ¡no me había divertido tanto en años! ¿Lo sabes? Por cierto, guapo, yo soy Bella Song. ¿Cómo te llamas y por qué no me das tu número de WeChat?", le preguntó a Peter.

Esa noche lo único que ella deseaba era ahogar sus penas en alcohol, pero ¿quién podía imaginar que ocurriría algo tan emocionante e inesperado como esa pelea? Como consecuencia, ahora se sentía mucho mejor.

Al comprobar su valentía, ella se sintió atraída por Peter porque, a pesar de su aspecto fuerte y masculino, tenía un aura agradable y se comportaba con amabilidad. En comparación con el resto de los hombres del bar, él parecía el más honesto de todos.

Sin embargo, ella nunca se habría imaginado que alguien con una apariencia tan bondadosa como la suya pudiera lanzar patadas y golpes como lo había hecho.

Ignorando por completo la pregunta de Bella, Peter procedió a tomar un taxi en la calle. En cuanto consiguió uno, la agarró y la empujó al interior del vehículo: "No te voy a decir mi nombre ni mi número de teléfono; no es necesario porque no quiero volver a verte nunca más. ¿Está claro? Adiós".

"¡Bastardo!", dijo Bella, justo antes de que la puerta del taxi se cerrara ante su cara. Como estaba cabreada, hizo que el taxista se detuviera y se bajó del coche, totalmente decidida a insultarle al idiota que la había abandonado hacía un segundo. Sin embargo, para cuando ella logró apearse y volver a la calle, él ya se había ido.

'¿Cómo te atreves a tratarme así? La próxima vez que te vea, haré que te arrepientas de esto', pensó Bella sentada en la acera muy enojada, mientras veía cómo el taxi se alejaba.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir