ManoBook > Fantasía > El Señor Poderoso De Los Soldados

   Capítulo 5 La hermandad de los bravucones

El Señor Poderoso De Los Soldados Por Jump Palabras: 7150

Actualizado: 2020-05-15 00:06


En el silencio de la habitación solo se escuchaba el sonido de una respiración pesada.

Los guardias de seguridad, con los ojos abiertos de par en par, se quedaron estupefactos.

"Señor Zhen, perdóneme por olvidar su nombre. No obstante, tiene razón. Se necesita fuerza para ser un buen líder", expuso Peter con frialdad.

Eric intentó levantarse, pero fracasó en el intento. Sentía que quería escupir sangre. Entonces, les gritó a los guardias: "¡Qué están haciendo, estúpidos! ¡Golpeen a este tipo! ¡Les respaldaré si algo sucede! ¡Soy el jefe! ¡O acatan mis órdenes o se largan de aquí!".

El hombre no permitiría que su autoridad fuera desafiada de esa forma, y menos aún delante de sus subordinados.

Estos dudaron, pues lo cierto era que tampoco les gustaba que se dirigieran a ellos con apodos ofensivos.

Además, sabían que su nuevo compañero los golpearía en caso de atacarle, y dejó bien claro que era más fuerte que Eric. Pese a ser conscientes de eso, este último era el jefe y tenían que hacer lo que les mandaba.

Antes de que cumplieran la orden, Peter decidió acabar con él dándole una patada. Lo golpeó tan fuerte y tan rápido que se desmayó al instante.

Total, ya le había dado una paliza. Un golpe más no supondría una gran diferencia. El chico no quería enfrentarse con todos los guardias. No podía arriesgarse a quedar mal con ellos; con el conflicto con Eric tenía suficiente.

"¡Llamen al 120!".

"¡Llévenlo al hospital!".

Los hombres eran lo suficientemente inteligentes como para no pelearse con Peter. En lugar de eso, atendieron al supervisor y lo sacaron de allí. Peter y Jack, por su parte, se quedaron solos en la habitación.

"Jack, ¿estás bien?", le preguntó el otro.

"Sí". Su compañero asintió con una mirada asustada y la mano en el pecho. No esperaba que Peter fuera tan fuerte.

"Bueno, pongámonos a trabajar". El nuevo guardia sonrió como si nada hubiera pasado.

Jack también sonrió. "Oye, compañero. Me gusta tu actitud, pero ofendiste a Eric. Apostaría lo que fuera a que te van a echar. Él es el primo del jefe de seguridad, Bob Zhen. Estoy seguro de que no te librarás de culpa, Bob es mucho más duro que Eric. Además, tiene conexiones con algún pez gordo. No te va a resultar fácil salir de esta. Si fuera tú, llamaría a la señorita Dai ahora mismo", le sugirió, realmente preocupado por la situación de Peter.

"¿Cómo? Qué va", este rechazó su recomendación: "¿Para qué molestar a la señorita Dai con esta tontería? Además, no creo que Silverland Group me despida por un incidente tan insignificante".

'Aparte de eso, ¿qué puedo decir a ella? ¿Que le di una paliza al jefe del equipo después de llevar menos de 2 minutos en el trabajo? Ja, ja. Nada bueno saldría de eso'. Pedirle ayuda a Elaine era lo último que Peter quería hacer.

En la recepción, el chico continuó trabajando como lo haría normalmente.

Las dos recepcionistas vieron que varios guardias se llevaron a Eric, y después de escuchar lo acontecido, comenzaron a admirar a Peter secretamente por lo que había hecho.

De hecho, Eric llevaba mucho tiempo acosándolas con bromas pesadas y propuestas indecentes. Ese tipo las molestaba bastante, pero no podían decir nada debido a su posición en la empresa.

En realidad, sintieron que lo que había hecho Peter fue como una venganza por todos esos abusos que habían sufrido, y se lo agradecían enormemente.

"Hola, chicas. ¿Todo bien? ¿Tengo algo en la cara?", preguntó el joven al percibir sus miradas.

'Mmm, ¿me veo guapo hoy? ¿Se acerca la primavera? ¿Por qué me cru

zo con tantas chicas bonitas que parecen prestarme especial atención?', pensó él para sus adentros.

El día anterior fue Elaine y aquella hada malhumorada, ahora esas dos chicas atractivas también parecían gustarle.

Estas se limitaron a reírse cuando él se acercó para preguntarles qué problema había con su aspecto. La de la izquierda lo miró con timidez, tratando de ocultar sus mejillas sonrojadas. La de la derecha fue un poco más atrevida. Se inclinó hacia delante y apoyó la barbilla sobre su puño, mostrándole una mirada muy seductora:

"Peter, eres muy guapo. ¿Te apetecería cenar conmigo esta noche?".

"¿Qué? ¿Hablas en serio?". El joven se apresuró a palpar sus bolsillos: "Creo que no he traído suficiente dinero. ¿Tengo que pagar la cuenta?".

'¿Qué carajo? ¡Eres un imbécil!', maldijo Jack en su corazón al escuchar lo que había dicho su compañero: '¿Por qué no sales conmigo, hermosa? Tengo dinero, te invitaré a lo que quieras'.

"¡Ja, ja, ja!".

La joven se echó a reír. "¡Peter, qué tonto eres! Relájate, no tienes que pagar tú. Bueno, soy Shelly Huang, y esta es mi amiga, Lisa Ye", intervino Shelly señalando a la otra: "Encantada de conocerte".

"Hola", dijo Peter con una sonrisa. "Mi nombre es Peter Wang. Peter en realidad significa 'piedra' en griego, y...". La presentación del joven se vio interrumpida por un grito.

"Oye, chico lindo. ¿Qué estás haciendo? Te pagamos para trabajar, no para coquetear. ¿Quién te dio permiso para perder el tiempo? ¡Ven para acá!".

Un hombre corpulento de unos treinta años le lanzó una mirada ante la que cualquiera se hubiera asustado.

Las dos jóvenes intercambiaron miradas de inquietud. Incluso Jack se puso pálido.

"Uy, Peter, ese es Bob Zhen, jefe de seguridad", logró decir Shelly: "El señor Zhen es...".

"¡Nadie te pidió que hablaras, señorita! ¿Quién te crees que eres? ¡Hablaré con tu supervisor!".

La chica se puso a temblar de miedo.

Peter, por otro lado, entrecerró los ojos. '¿Estoy en Silverland Group o en algún barrio peligroso? ¡Esto me parece más una pandilla que una compañía!'. A sus espaldas, la gente llamaba a Eric "bravucón" y a Bob "matón". Ahora entendía Peter cuán acertados eran esos apodos.

"Tú debes ser Peter Wang. Me han hablado mucho de ti. Escuché que eras el mejor. Bueno, el mejor en faltarle el respeto a la autoridad y flirtear el primer día de trabajo", dijo Bob con sarcasmo. "Escucha, muchacho", continuó a pocos centímetros del rostro del chico: "Me da igual de dónde vengas o quién te crees que seas. Estás despedido. Por cierto, hemos llamado a la policía. Vas a pagar por hacerle daño a la gente. No tardarán en llegar para arrestarte", concluyó el hombre apuntándole con el dedo.

"Pero...", comenzó a decir. "Él me atacó primero. Al parecer quería evaluar mi condición física y mi capacidad para adaptarme a situaciones estresantes", respondió con calma.

"¡Menuda estupidez! Eric no haría tal cosa, mentiroso. Fuiste tú quien empezó la pelea y lo lastimó a propósito. Así fue y eso es lo que creerá la policía".

'¿Mentiroso?', pensó el chico.

"Eso es mentira y lo sabe. Eric fue quien comenzó. Intentó golpearme primero. Lo que hice fue en defensa propia".

"Señor Zhen", Jack dio un paso adelante y expuso: "Yo fui testigo".

"¿Cómo dices?", gritó Bob: "¿Testigo? ¿A quién le importa lo que tú tengas que decir, Jack? ¿Quién crees que eres?". "Dije que fui testigo", dijo Jack, enfatizando cada una de sus palabras. "Eres un irrespetuoso...", rugió el jefe, que golpeó a su trabajador con todas sus fuerzas.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir