ManoBook > Romances > Afecto Absurdo Por Ti

   Capítulo 3 Acuerdo de divorcio

Afecto Absurdo Por Ti Por Flower Palabras: 7416

Actualizado: 2020-05-28 00:02


Cuando no escuchó nada más de su asistente, John levantó la mirada. "¿Eso es todo?".

Asintiendo, Henry confirmó: "La información antes de su ingreso a la universidad está en blanco, así que no pude encontrar nada más".

"¿Ni siquiera tú puedes encontrar nada?", cuestionó el hombre al tiempo que lo miraba incrédulo.

El asistente asintió de nuevo. "Toda su información fue borrada a propósito".

¿Cómo se puede eliminar por completo la información de una persona? Incluso como uno de los mejores hackers del mundo, el chico no podría encontrar nada. Parecía que esta mujer no era como cualquier otra.

En ese momento pensó que tal vez su esposo no era un oponente fácil, y en ese caso, quizás la noche anterior había sido la única vez que podrían encontrarse.

Al ver la expresión pensativa en el rostro de su jefe, el chico sintió que este estaba de veras interesado en esa chica, de lo cual deducía que saber que estaba casada debe haberlo decepcionado.

Era una lástima que fuera así.

"Que no llegue a estar embarazada de mí", dijo el CEO con frialdad mientras se alejaba.

'Parece que no solo es frío, sino implacable', pensó Henry al escucharlo.

A pesar de que había sido una aventura de una noche, ¿cómo podía John ser tan indiferente con esa mujer?

Henry le dio otro vistazo a los datos una vez más.

De repente algo le recordó quién era en realidad Nina.

Ella era...

Entonces se puso rígido.

¡No era de extrañar que la chica se le hiciera increíblemente familiar!

¿No era ella la que se había casado con su jefe en secreto?

De hecho, ni siquiera él mismo sabía que estaba casado.

Parecía que habían coqueteado sin saber que estaban destinados a estar juntos.

"Señor John...", lo llamó Henry para impedir que el hombre entrara en el ascensor.

Este se dio la vuelta para mirarlo, como diciéndole en silencio que si no era importante no debería molestarlo en absoluto.

Una parte del chico no quería decir nada, pero a la otra le asustaba que su jefe se enterara de que él se lo había ocultado, ¡y lo quemara vivo! Ante esto, respiró hondo para tranquilizarse.

"Señor, la señorita Nina en realidad su esposa...".

"Cuando solicitaste ser mi asistente, ¿nadie te dijo que guardaras silencio si yo no te preguntaba nada?", lo interrumpió el hombre con rigor.

Sorprendido por sus duras palabras, el asistente enderezó la espalda e inclinó la cabeza en un asentimiento. "Sí, señor John. No volveré a hacer eso".

"Réstate un mes de salario. Ese será tu castigo", dijo agitando la mano como si fuera un rey ordenando a sus súbditos.

Henry se quedó paralizado por completo al punto en que abrió la boca sin que saliera ninguna palabra.

¡Él había estado trabajando duro por menos de un mes y había sido en vano! ¡Qué demonios!

Si bien estaba muy enojado, no se atrevió a hablar de nuevo.

A las tres p.m.

Nina todavía tenía sueño, sin embargo, respondió a una llamada que le pedía que asistiera a una cena a las seis en punto en el No. 1 de la calle SQ. Ella había accedido sin dudarlo y la verdad es que no podía esperar.

La chica tenía planeado pedir el divorcio ese día, y la oportunidad le llegó justo a tiempo.

En la dirección que le dieron había una casa con una gran terraza. Como era la única que quedaba en toda esa calle, el lugar era muy tranquilo.

Al llegar, tocó su bolso inconscientemente, sabiendo que tenía un acuerdo de divorcio recién escrito.

Tan pronto como entró en el patio frontal, una voz profunda sonó detrás de ella. Era su suegro, quien sonrió ante su llegada.

Sam Shi tenía alrededor de 60 años, por lo que ella supuso que su hijo ya debía tener unos 40.

No obstante, todavía no estaba

casado e incluso necesitaba que su padre le encontrara una esposa. Eso solo podía significar que el hombre era feo o tenía una enfermedad mental.

Con eso en consideración, ella se animó aún más a entregar el acuerdo.

"¡Viniste!". El cabello del señor ya era gris y las arrugas de su rostro eran claramente visibles cada vez que sonreía. Aunque parecía viejo, todavía era bastante enérgico.

La chica se le acercó e hizo una pequeña reverencia. "Señor".

La forma en que ella se había dirigido a él no le agradó.

Es decir, ¡era su nuera! ¿Cómo podía hablarle como si fuera cualquier otra persona mayor?

"Creo que te dirigiste a mí de la manera incorrecta", le recordó él amablemente.

De pronto ella se veía incómoda.

"Sigues siendo la esposa de mi hijo.

¿Cómo puedes llamarme señor?".

'Pronto dejaré de ser su nuera'.

La joven se cohibió de decirlo por miedo a asustar al anciano.

¿Pero por qué no acabar con eso de una vez?

Sam había organizado una cena familiar ese día y la persona con la que ella estaba casada definitivamente iría. ¿Y si la veía y luego se negaba a divorciarse?

¡Ella quería cortar todos los lazos de inmediato!

"Señor, de hecho vine aquí hoy para decirle algo". Sin agregar nada más, sacó el acuerdo de divorcio de su bolso.

Dado que lo había impreso ese mismo día, la tinta aún estaba fresca. "Ya lo firmé. Por favor, déselo a...".

¿Cómo se llamaba su esposo?

En ese instante parpadeó sorprendida porque ni siquiera sabía su nombre. Entonces continuó: "Por favor, déselo a mi esposo e insístale en que lo firme".

¿Acuerdo de divorcio?

La expresión de su suegro cambió abruptamente. Este echó un vistazo a los papeles antes de volver a mirar a Nina para analizar su semblante.

Mientras lo hacía, le dio la impresión de que la chica de verdad debía desear que eso sucediera, dado que incluso lo había redactado ella misma.

"¿Te gustaría pensarlo mejor?", preguntó él con gentileza.

El caso era que ella estaba muy decidida y no aceptaría ninguna oferta.

Tal vez si no hubiera engañado a su esposo, no estaría tan ansiosa por divorciarse, pero esos veinte millones de dólares eran demasiado.

Ella no quería que su esposo apareciera en cualquier momento.

¿Y si se enterara de lo de ayer? ¡No quería pagar tanto dinero!

Nina se frotó las sienes al ver la decepción en el rostro de su suegro. "Ya tomé una decisión y estoy dispuesta a ceder todas las propiedades a mi nombre".

"¿De verdad?". ¿No querrá la protección de la familia Shi?

Sam fue la razón de todo eso.

Si él no hubiera borrado toda su información, su pasado la acecharía.

"Sí".

Siempre y cuando no tuviera que pagar los veinte millones, a ella no le importaba nada más.

No era que no pudiera pagarlos, pero no quería estar en problemas.

Además, ella sabía bien cómo esconderse de su familia.

Tras haber pensado en la situación por un rato, el señor se dio cuenta de que la razón por la que la chica quería divorciarse era porque no había visto a su hijo.

"Yo soy el responsable de tu matrimonio y es mi culpa que no se hayan visto", se excusó.

Enseguida sacó una pequeña foto descolorida del bolsillo de su abrigo para entregársela. "Ese es mi hijo menor. Puedes tomar tu decisión una vez que lo hayas visto".

Debido a lo desgastada que estaba, Nina casi no podía ver al chico, pero parecía que este acababa de salir de la universidad y era guapo.

Sin embargo, sería mejor saber cómo lucía actualmente.

"Señor, no quiero hacerlo perder tiempo", dijo, pensando que tampoco quería perder el suyo.

Al ver que ella seguía impasible, Sam tenía que buscar otro plan para hacerse cargo del tema del divorcio.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir