ManoBook > Romances > Afecto Absurdo Por Ti

   Capítulo 6 Algo anda mal con el perfume

Afecto Absurdo Por Ti Por Flower Palabras: 7019

Actualizado: 2020-05-31 00:02


El hombre se enderezó y preguntó con frialdad: "¿Qué significa esto?".

Es decir, solo se había ido por dos años. ¿Cómo podía estar casado ahora?

"Hace dos años su padre lo casó con la chica que le salvó la vida. El señor Sam se encargó de todos los detalles y es él quien tiene el acta de matrimonio y todo".

El anciano le contó a Henry sobre eso después de que se convirtiera en el asistente de su hijo, así como también le pidió que evitara que este engañara a su esposa.

A decir verdad, parecía que John estaba interesado en ella últimamente, así que se podía decir que el chico había tenido éxito en esa misión.

Su jefe llegó a una terrible conclusión, y con los dientes apretados, dijo: "Así que me vendió como propiedad".

El asistente quiso explicar, pero no pudo pronunciar las palabras al abrir la boca.

Puede que no lo parezca, pero Sam quería lo mejor para su hijo, quien pensó que nunca se casaría y haría todo lo posible para encontrarle una esposa. El señor confiaba en que Nina sería la mejor opción para él. Henry nunca le diría a su jefe lo que su padre le había dicho ni en un millón de años.

De pronto entendió por qué no pudo encontrar mucho acerca de la chica, puesto que de seguro Sam había hecho algo al respecto.

La villa de la familia Shi estaba ubicada en el No. 1 de la calle SQ.

Tan pronto como John salió del auto allí, irrumpió en el estudio de su padre para preguntarle: "¿Por qué estoy casado?".

El señor dejó de escribir y levantó la cabeza para mirar a su inexplicablemente enérgico hijo.

'¿Qué le pasa? Ni siquiera pudo saludarme, sino que lo primero que hace es interrogarme.

¡Es un bastardo!'.

El anciano no era un hombre muy paciente, y si alguien lo trataba mal, él haría lo mismo. En vista de que su hijo estaba siendo un poco grosero, le respondió: "Me preocupaba que no pudieras encontrar una esposa, de manera que lo hice por ti".

'¿Acaso cree que nadie me quiere?

¡Qué ridículo!', pensó John furioso.

Él era un Shi, el famoso CEO del Grupo Time y uno de los solteros más codiciados.

Hace apenas unos días tenía a una mujer babeando por él.

¿Cómo podría pensar eso?

¡Qué mal chiste!

"Quiero el divorcio ahora mismo". Él no quería casarse solo por deber.

Lo haría con una mujer que considerara adecuada y como mínimo tenía que ser guapa.

Entonces la sangre de su padre hirvió, provocando que levantara la voz. "¡¿Cómo te atreves?!".

Este hombre rara vez obedecía a su padre y no pensaba hacerlo ahora.

Desde su regreso había estado peleando con él casi siempre, lo cual de veras estaba afectando su relación.

Observando todo a un lado, Jake estaba pensando mucho en los últimos días. A pesar de que John acababa de regresar, ya había frustrado a su padre más que nunca.

En ese momento se dio la vuelta y sacó una foto para entregársela al joven, tratando de ayudar en esa situación. "Señor, ¿por qué no ve a la chica antes de tomar una decisión?".

Él creía que la pareja se enamoraría luego de haber pasado algún tiempo juntos, sin mencionar que Nina era bastante hermosa y tenía su encanto.

De seguro ella le gustaba a la mayoría de los hombres y John no debería ser una excepción.

Se decía que la chica tenía muchos admiradores en la Universidad L.

La foto era de ella. En esta se veían sus cejas delicadas, su sonrisa hermosa y su piel era clara y brillante al sol. Su cabello estaba casualmente atado con un lápiz, con lo que algunos mechones de cabello largo le caían a l

os lados de la cara.

La foto estaba un poco borrosa porque alguien la había subido así a internet. Jake acababa de imprimirla, esperando que el joven le echara un vistazo, y era la única que tenía.

John quedó repentinamente cautivado por la radiante joven de la imagen, aunque estaba vacilante.

Él quería mirarla más de cerca cuando una ráfaga de viento entró en la habitación. ¡La foto salió flotando por la ventana y pronto desapareció!

Sam guardó silencio al igual que Jake mientras observaban cómo esta se alejaba.

Incluso Henry se quedó paralizado viendo hacia la ventana.

"Oh, qué lástima", dijo calmado el CEO con una mano en el bolsillo.

Su padre estaba visiblemente muy enojado, pues sabía que este lo quería molestar a propósito.

"Señor, esa era la única foto que teníamos". Eso no era lo que Sam quería oír, y ya estaba bastante molesto.

Mirando a su padre, John extendió su mano, sugiriendo que le entregara el acuerdo de divorcio.

"¿Qué? ¿Quieres dinero o algo? ¿Por qué me pides dinero?". El señor fingió no entenderlo y hasta hizo esa interpretación.

'Este anciano...'.

Él estaba enojado y no podía soportar el comportamiento de su padre.

Entonces agarró su abrigo, se dio la vuelta y se fue.

"¿A dónde vas? Tenemos una cena familiar esta noche. ¡No puedes irte!", gritó su padre.

"He faltado los últimos dos años. No importa si asisto o no", soltó el joven al tiempo que hacía un gesto con la mano y enseguida salió.

"¡Vuelve!", gritó Sam enojado.

"Volveré cuando estés listo para darme los papeles del divorcio".

"¡John!".

El señor estaba muy decepcionado porque la cena terminó siendo un evento bastante lúgubre en el que todos se sentaron en un incómodo silencio.

El lunes Nina pasó junto a su tocador y se dio cuenta de algo de repente.

Entonces se detuvo a mirar un frasco de perfume, y recordó claramente a Isabella rociándole un poco antes de entregarle la botella aquella noche.

Con eso en mente, lo abrió.

"¡Es el Perfume de Feromonas!

No es de extrañar que ese hombre dijera que lo engañé". Entrecerrando los ojos, lo tiró en su bolso y se fue a clases, donde de casualidad se encontró a la chica en la cantina.

"Nina, ¿cómo estuvo tu fin de semana?", la saludó esta, como si nada hubiera sucedido.

La verdad es que ella sabía cómo la había pasado, porque cuando se despertó por la mañana en el Four Seasons Garden Hotel vio que Nina se iba un poco desarreglada.

Así fue como supo que su plan había sido un éxito.

Pensar que ella fue quien consiguió que su amiga perdiera su virginidad la enorgullecía bastante.

Ahora estaba segura de que Nina ya no era la novia perfecta para Albert Song.

Esta no respondió el saludo de Isabella, sino que se concentró en la comida en su cuenco.

"Se aprovecharon de mí", soltó para ver su reacción.

Inesperadamente, la otra se puso de pie y gritó: "¿Qué? ¿Estás bien? ¿Qué te hicieron?".

Habló tan fuerte que parecía que se había olvidado de que estaban en la cantina abarrotada.

Su reacción fue tan repentina e intensa que dejó atónita a Nina.

Acto seguido Isabella comenzó a revisarle el cuerpo, pero no vio ningún rastro de abuso, lo cual decepcionó, aunque trató de no demostrarlo.

La chica la miró y solo sonrió. "Me vengué de él. Ya sabes que sé Kung Fu".

Sonriendo, la otra fingió sentirse aliviada y le dijo: "¡Sí, sí!".

'¿De qué habla? ¿Acaso está ocultando lo que pasó?

La vi salir del hotel con la ropa desarreglada'.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir