ManoBook > Romances > Afecto Absurdo Por Ti

   Capítulo 8 Acabar con ella

Afecto Absurdo Por Ti Por Flower Palabras: 7173

Actualizado: 2020-06-01 00:03


Parecía que Albert tenía una muy buena idea de quién había hecho eso.

"Ya que descubriste la verdad, seguiré jugando baloncesto. Este es el partido de despedida". Habiéndole dado una mirada a Nina, el chico se dio la vuelta para irse, pero se detuvo a la mitad. "Si no puedes lidiar con esa persona, puedo ayudarte".

Tan pronto como terminó de hablar, sonrió con algo de oscuridad en sus ojos.

La chica solo lo miró con una expresión indescifrable, puesto que cada vez que veía su sonrisa desdeñosa, quedaba atontada.

Una vez cenaron juntos y todavía recordaba lo que él hizo cuando el camarero le derramó accidentalmente la sopa a ella en la mano. Él pidió una segunda sopa con una sonrisa para después derramarla en la mano del camarero, quemándole la piel.

Ante su recuerdo, ella se dio cuenta de que no podía descifrar a este chico.

Entonces vio el comentario de Isabella, quien no negó los rumores en ningún momento.

Eso llenó de ira su corazón.

Al ser tan inteligente, Isabella había hecho dos cuentas en el foro, usando la primera para hacer la difamación de forma anónima y luego la suya de siempre para defender a su amiga.

Sin embargo, ella había subestimado a Nina.

Si bien le estaba enviando mensajes por WeChat para consolarla, esta solo pensaba que ella tenía dobles intenciones.

Al principio Nina había planeado reportar la publicación para que fuese eliminada, pero de repente se le ocurrió una idea. Mientras dejaba que el asunto se intensificara, invitó a la chica a cenar.

"Gracias por defenderme. Déjame invitarte a cenar", le escribió con una sonrisa maliciosa.

'¿Te gusta fingir?

Bueno, yo también soy buena actuando'.

Sintiéndose muy astuta, Nina se agitó el cabello y sacó un pequeño espejo circular para asegurarse de que lucía hermosa.

Después de clases tomó su bolso y se dijo a sí misma: "Vamos a acabar con ella".

Siguiendo sus coordenadas, Isabella caminó con dificultad por una antigua calle de los suburbios en sus tacones altos y cargando un pequeño bolso. Solo había algunos edificios algo feos y el lugar era ruidoso. La gente hablaba en su idioma local y tal alto que le hacían doler la cabeza.

"¿Por qué elegiría ella un vecindario tan horrible?". De vez en cuando pasaba un niño completamente sucio corriendo, lo cual la hacía palidecer.

¡Y olía terrible!

Tratando de no prestarle atención a eso, ella caminaba impaciente, tapándose la nariz para evitar el hedor.

Solo la gente del campo como Nina estaba acostumbrada a comer en un lugar tan miserable y tan barato para el gusto de Isabella.

Poco sabía ella que su amiga estaba escondida en un rincón con varios hombres de aspecto feroz y de brazos tatuados.

"Chicos, cubran su cabeza con un saco y denle una buena paliza sin matarla. Les daré el dinero una vez que hayan hecho su trabajo".

"¡No hay problema!", asintieron estos.

Satisfecha con su respuesta, ella sacó su teléfono para tomar fotos.

Un buen espectáculo estaba a punto de comenzar y tenía que capturar cada momento.

No muy lejos, un Maybach se detuvo y la gente dentro de este también estaba a punto de presenciar todo.

"Señor, este es el casco antiguo que han elegido el Grupo Li y el Grupo Fang. Tiene una historia de más de 800 años. Si compramos esta área, podemos integrar la cultura antigua y moderna para convertirla en una atracción turística".

Con varias propuestas de proyectos en sus manos, Henry eligió la más factible.

"Es una buena ubicación. No está lejos de la estación de tren ni del aeropuerto. Además, hay cuatro líneas de m

etro que pasan, por lo que el transporte es muy conveniente. Junto a ella se encuentra una zona universitaria, lo que asegura una gran cantidad de clientes.

¿Qué le parece, señor?". Al no obtener respuesta, el chico se acomodó los lentes y se volteó para mirar a su jefe.

John miraba su celular frunciendo el ceño y otras veces sonriendo.

"¿Señor Shi?".

"¿Qué? Tú decídelo". Sus ojos de estaban fijos en la pantalla y no tenía tiempo para hablar con él.

El asistente solo guardó silencio.

'No soy el CEO. ¿Cómo puedo tomar la decisión yo?', se dijo.

Dado que su jefe no quería hablarle, él no quiso molestarlo por el momento.

Por curiosidad lo miró y descubrió que estaba grabando algo con su celular. Enseguida sus ojos dieron con Nina, quien estaba regodeándose.

¿Qué estaba haciendo ella?

¿Observar a otros pelear?

Pero John también la estaba observando a su vez.

Efectivamente ellos dos eran el mismo tipo de persona.

"Mmm... Mmmm... Ayuda... ¡Ayuda!", gemía Isabella con la cabeza cubierta.

Esa gente la golpeó y pateó sin piedad, por lo cual no podía pronunciar una oración completa. Ella agitaba las manos y los pies en posición fetal, tratando de luchar y resistir.

Siendo una hermosa joven de veinte años, ¿cómo podría igualar a esos hombres altos y fuertes?

En definitiva no tenía ninguna posibilidad de contraatacar.

"¿Quiénes son ustedes? Por favor, déjenme ir".

No importaba cuánto suplicaba, ninguno le respondía.

Lo que ella no sabía era que Nina la estaba mirando con alegría.

A pesar de que esta tenía bastantes métodos para tratar con la gente, le gustaba el más directo: golpear.

En vista de que Isabella la había calumniado a sus espaldas, ella le daría una lección a cambio.

Y así estaría a mano.

De repente escuchó a varios ancianos discutir, así que dejando a un lado su teléfono, se puso de pie y señaló al grupo de personas. "¿Qué están haciendo? ¡Deténganse!".

Los hombres dejaron de golpear a la chica de inmediato y se dieron la vuelta para encontrarse a Nina antes de huir lo más rápido que pudieron.

A esa chica podrían darle un premio por su trabajo como actriz.

"¡Oigan! ¿Huirán luego de haberla golpeado?". Con un guiño, ella les indicó que abandonaran el lugar lo antes posible y corrió hacia Isabella, quien seguía llorando. "¡Nina, ayúdame!". No bien la chica golpeada escuchó su voz, fue un alivio increíble.

Con la mitad de su cuerpo en el saco todavía, esta parecía una mendiga o un cerdo a punto de ser sacrificado.

Ante eso, la otra casi se echó a reír, de modo que tuvo que reprimirse.

"¿Estás bien? Te sacaré rápido". Dicho eso, se puso en cuclillas para desatar la cuerda que ataba los brazos y las piernas a su "amiga", y agarró la parte superior del saco con ambas manos, halándole el cabello a propósito.

Como era de esperar, fue doloroso para Isabella y gritó. "¡Duele!". El nivel de dolor la hizo palidecer. "Me lastimaste. ¿Podrías tener más cuidado?".

"Seré sutil", respondió esta, aunque no lo cumplió.

Ella no retiró el saco hasta que escuchó a Isabella aullar de dolor. Jadeando en busca de aire, esta se tumbó en el suelo. A pesar de que la mitad de su rostro estaba cubierta por su cabello desordenado, era obvio que estaba muy pálida.

Apenas terminó peinarse, se veía como una persona completamente diferente.

El momento en el que Nina vio su rostro, se quedó en silencio porque su cara estaba muy hinchada.

Esto casi la hizo reír, pensando en que esos hombres habían hecho un buen trabajo y les daría más dinero al rato.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir