ManoBook > Romances > Afecto Absurdo Por Ti

   Capítulo 13 Le gustan las mujeres casadas

Afecto Absurdo Por Ti Por Flower Palabras: 7455

Actualizado: 2020-06-03 12:54


En ese momento Michelle tomó un palo que encontró por allí y se escabulló en el hotel.

Nina no tardó mucho en darse cuenta de algo. 'Olvidé pedirle su número de teléfono', pensó.

Entonces no tuvo más remedio que seguirla.

Lo que no sabía era que tan pronto como ella entró al lugar, John también lo estaba haciendo.

Sorprendentemente la chica espía había corrido bastante rápido, por lo que ella tuvo dificultades para encontrarla.

Sin embargo, estaba muy decidida a encontrarla para poder pagarle luego. Por suerte, se la encontró en el ascensor.

"¡Oye! Olvidé pedirte tu nombre y número de teléfono".

Al darse la vuelta, esta se sorprendió de ver a Nina. "¡Oh! ¿Qué haces aquí?". Su rostro hizo que Michelle suspirara por dentro.

'Ella es demasiado hermosa'.

"¿Por qué siempre te quedas viéndome así?". Era la primera vez que una chica la miraba de esa forma en la que no había envidia ni celos en sus ojos.

Señalando el ascensor, Nina dijo: "Bueno, ahora tendrás que esperar al siguiente".

"¿Qué?". Apenas Michelle volvió a sus sentidos, vio que el ascensor ya estaba ocupado. Como había más de veinte pisos en el hotel, tomaría un tiempo esperar otro.

Sacudiendo la cabeza, esta sonrió. "Eres tan bella que me haces olvidar lo que voy a hacer".

Eso provocó que Nina casi se riera, pero se contuvo y solo le dio una pequeña sonrisa. Esa chica era tan linda como un conejo que ella había criado.

"Esperemos el próximo entonces". Si bien Michelle parecía un poco decepcionada, no le importó esperar un rato.

"¿Acabas de preguntar mi nombre? Me llamo Michelle He, pero la mayoría de la gente me llama 'Mimi'. Soy del Departamento de Informática". Dicho eso, extendió su brazo para darle un apretón.

Al tomar su mano, algo vino repentinamente a la mente de la otra. "¿Mimi? MiMiMichelle?".

"¿Cómo lo supiste?".

Bueno, fue solo una suposición descabellada que no esperaba que fuera cierta.

En el foro de la escuela había una persona con el apodo de "MiMiMichelle" que dijo que podía conseguir la IP de la publicación acerca de ella y muchos internautas la insultaron por eso.

¡Qué casualidad!

Como no tenía nada más que hacer, Nina decidió quedarse con ella. "Bueno, Mimi. Para compensar tu amabilidad, iré contigo por si te sacan a patadas. Eres demasiado delgada para eso".

La verdad es que ella pensó que esta "espía" era muy interesante.

Tras considerarlo, Michelle la miró con los ojos brillantes. "¿Sabes Taekwondo?".

El hombre con el que iba a lidiar había practicado esa arte marcial, lo cual podía ser peligroso para ella.

Temiendo que su hermoso rostro se lastimara, Mimi negó con la cabeza. "Yo aprendí un poco. Será mejor que no vengas conmigo si no sabes".

Si bien Nina no sabía Taekwondo, ella había practicado artes marciales desde la infancia. Sus padres habían contratado a un instructor para que le enseñara, de modo que se sintió confiada al decirle que la acompañaría. Con una sonrisa, dijo entonces: "No importa".

A pesar de que no era una experta, ella sí podía derrotar a hombres fuertes.

Sus ojos se volvieron hacia el ascensor cuando escucharon la campana que anunciaba su llegada.

Sin pensarlo demasiado, la chica metió a Nina en él, pero cuando las puertas estaban a punto de cerrarse, una mano las detuvo.

"Disculpe. Por favor, espere un momento".

El ascensor se abrió de nuevo y apareció Henry, quien llevaba sus lentes de montura dorada que lo hacían parecer un erudito.

Él sonrió una vez que sus ojos se encontraron.

"Es usted, señora... Em... Señorita Lu...".

No hace falta decir que ella se sorprendió. "¿Qué hace aquí?".

Al recordar las veces que se encontró con John, pensó que este chico d

efinitivamente estaría siempre en el mismo sitio que él, lo que significaba que lo volvería a ver.

En vista de eso, se rio entre dientes, dado que ese sería su segundo encuentro.

Considerando su acuerdo, eso sería genial.

Si tan solo se vieran una vez más, él eliminaría el video y ella no tendría nada de qué preocuparse.

Cuando Henry estaba a punto de hablar, escuchó la voz de John. "¿Qué pasó?".

"Es la señorita Lu". Para que su jefe entrara, el asistente tuvo que hacerse a un lado.

Con su estatura y su rostro imperturbable, John, quien vestía un traje negro, desprendía una sensación de opresión.

Y tan pronto como entró, Nina sintió que el ascensor era tan pequeño que casi no podía respirar.

"Hola, es un placer verte otra vez", la saludó el hombre, sonriendo inconscientemente.

"Buenas noches, señor", respondió ella sonrojada, aunque logró sonreírle. "Es la segunda vez".

Al verla estirar dos dedos, John de repente sintió la necesidad de agarrarlos.

"Sí, tienes suerte". 'Tienes mucha suerte', pensó él.

Sin tener idea de lo que estaba pasando, Michelle se limitó a mirarlos, y en el fondo se sintió aliviada de que todos los rumores fueran falsos. Era fácil llevarse bien con Nina y no era huérfana, así que se le acercó más para susurrarle: "Tu familia tiene buenos genes. Tu tío es muy guapo".

Aturdida, los ojos de la otra se volvieron hacia ella. "¿Mi tío?". Ella miró a John, cuyo rostro estaba de nuevo sombrío porque parecía haber oído lo que acababa de decir Mimi.

"No soy...". 'Su tío'. Él no pudo terminar la oración en voz alta.

De repente un teléfono vibró, interrumpiendo su impotente explicación.

"Señor, es para usted". El momento en que Henry le entregó el teléfono a su jefe Nina pudo ver el nombre de Jason Fu en la pantalla.

"Te atreves a llamarme ahora que no hay nadie más contigo, ¿no?".

Al decir eso, su voz no era tan aguda como siempre; en cambio rayaba en lo gentil.

El hombre al otro lado de la línea respondió: "Ya sabes. Tu hermana vio una serie de televisión con dos sujetos guapos como protagonistas y ahora sonríe cada vez que ve a un par así. Por alguna razón me recuerda que no me acerque demasiado a ti".

Nina solo podía oír lo que decía John, así que no podía entender claramente la conversación, pero su tono le dio curiosidad y la sorprendió. ¿Cómo podía él ser tan amable?

¿Pero qué acaba de decir?

¿La persona que lo llamaba se atrevía a llamarlo cuando no había nadie más en su casa?

¿Acaso tenía una aventura con una mujer casada?

Cuanto más pensaba en ello, más sentía que era posible y quería saber de qué estaban hablando, aunque no sabía por qué.

El instante en que aguzó el oído escuchó algo más impactante.

"Bueno, debes mantener en secreto que te reunirás conmigo en el hotel".

Esto la hizo abrir los ojos de par en par, y se sintió disgustada enseguida.

¡Una mujer casada iría a verlo allí!

¿Él era un gigoló?

Eso le producía emociones encontradas y terminó lamentando haber escuchado a escondidas.

En ese momento John no pudo evitar fruncir el ceño al sentir que alguien lo estaba observando. No obstante, Jason Fu tenía algo importante que decirle, por lo que no podía distraerse.

No bien el ascensor se detuvo, Michelle habló. "Es aquí".

Habían llegado al vigésimo piso. "De acuerdo", dijo Nina con un asentimiento, aunque sus ojos seguían fijos en la espalda del hombre.

Al pasarle por un lado, se le ocurrió una mala idea, con lo cual se detuvo y caminó de puntillas para llegar al oído de John.

"Cariño, ¿podrías cortar la llamada?".

Tanto su voz melodiosa como lo que había dicho los sorprendieron a todos.

Jason Fu también quedó estupefacto.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir