ManoBook > Romances > Afecto Absurdo Por Ti

   Capítulo 14 Te lo mereces

Afecto Absurdo Por Ti Por Flower Palabras: 8363

Actualizado: 2020-06-04 00:03


John se puso rígido al escuchar lo que ella dijo con su delicada voz que pareció seducirlo. El corazón se le aceleró de manera inesperada, y asimiló que las chicas se estaban yendo.

Después de un minuto, el hombre recobró el sentido y preguntó: "¿Cómo me acaba de llamar?".

Henry no creyó que se lo estuviera preguntando a Jason al teléfono, así que respondió de inmediato: "Señor Shi, la señorita Lu acaba de llamarlo cariño".

Sí, Nina acababa de hablarle de una forma que hizo que él admirara mucho su valentía.

Quizás esto era a lo que uno llamaba destino porque a pesar de que ellos no sabían que estaban legalmente casados, ella lo acababa de llamar así.

En ese momento la persona al otro lado de la línea dijo: "De hecho te llamó cariño".

Gracias a la confirmación de estos dos, supo que no había escuchado mal, lo cual le produjo inexplicables emociones encontradas.

Odió tanto ese sentimiento de incertidumbre que se puso enojado.

"¿Acaso le he dado permiso para que me llame cariño?".

¿Cómo podía atreverse a llamarlo así como si nada?

¿O es que ella creía que podía ser su mujer tan fácilmente?

¡De ninguna manera!

Por su parte, Nina estaba soñando despierta, esperando haberle causado un problema con su amante con eso.

De haberlo logrado, ella se regodearía.

Tan solo con imaginar la expresión de ese hombre en tal situación, se sentía satisfecha.

"Belleza del campus, ¿estás bien?". Michelle tenía la sensación de que la chica frente a ella era muy rara. Si ya era un poco fuera de lo común verla sonreír, la travesura del ascensor había sido más extraña aun.

Recordaba que la belleza del campus que estaba acostumbrada a ver rara vez sonreía y casi no hablaba.

¿Entonces cómo podría esta persona frente a ella hacer algo así?

Fue en ese instante cuando Nina se dio cuenta de que no estaba sola, por lo que se contuvo y le dijo: "No te preocupes, estaré bien. Eso no fue nada".

"¿Pero cómo pudiste incriminar a tu tío de esa manera? ¿Te regañarán tan pronto como llegues a casa?". Michelle todavía tenía la impresión de que John y Nina eran parientes, ya que después de todo ambos eran muy guapos.

"No, no me pasará nada", replicó esta con una sonrisa muy segura. Lo cierto es que como no vivían juntos, no importaba en absoluto.

Y una vez que se volvieran a encontrar, ya nunca más tendrían que hablarse siquiera.

"¿No dijiste que estabas aquí para atrapar a alguien en pleno acto de adulterio? Vamos, apúrate", le recordó de repente.

"De acuerdo, vamos". Asintiendo, Mimi se apresuró. Miró los números de las habitaciones a ambos lados del pasillo, pero no pudo encontrar la que estaba buscando.

Ahora estaba perdida y lo único que podía recordar era que esta quedaba en el vigésimo piso.

"¿Por qué no puedo encontrar su habituación?". En ese punto se detuvo confundida para mirar a su alrededor con preocupación, y Nina ya estaba perdiendo la paciencia. "¿Cuál es su nombre?".

"James Shi", respondió la chica con voz apagada mientras continuaba buscando. La joven Lu no podía creer lo despistada que era esta chica como para hacer lo que hacía.

"Sigue buscándola. Yo necesito ir al baño un segundo".

"De acuerdo".

Si bien ella dijo que quería ir al baño, eso era solo una coartada para esconderse. En menos de un minuto encontró la información de registro de James en su reloj.

A su regreso Michelle seguía mirando todas las habitaciones, por lo cual la agarró de la mano y la arrastró hacia el ascensor.

"Has estado buscando su habitación en el piso equivocado", señaló. Mimi había sido tan tonta que ni siquiera tenía la información correcta.

Asombrada, esta cuestionó: "¿Estás segura de que era el piso equivocado? ¿Cómo supiste eso?".

"Solo acabo de adivinarlo", respondió Nina al tiempo que presionaba con calma el botón del ascensor que las llevó dos pisos más arriba.

Su serenidad le recordó a Michelle esa belleza del campus que solía ver, lo que le parecía más normal en ella.

Solo cuando se enfrentaba a ese tío suyo se comportaba diferente.

"No te quedes ahí, vamos", la sacó la otra de sus pensamientos y la llevó frente a la puerta de la 2241. "

Esta es la habitación que reservó James Shi".

"¿De verdad? ¿Estás segura?", dudó la chica.

"Si no me crees, puedes comprobarlo por ti misma".

"¿Pero cómo?".

Ante su pregunta, Nina simplemente tocó el timbre una vez, se aclaró la garganta y dijo como una empleada profesional de hotel: "Hola, señor Shi.. Servicio a la habitación".

"Un minuto", respondió la voz profunda de un hombre desde el interior.

Con una sonrisa satisfecha, la belleza del campus se inclinó a un lado y agitó la mano. "Escucha, acabo de llamarlo 'Señor Shi' y él respondió".

Esto confirmaba lo que ella le había dicho.

"¡Jum, de veras está portándose mal!", exclamó la chica espía con un aparente enfado.

Acto seguido sacó un palo de madera que había recogido más temprano en las afueras del hotel y se preparó para atacar.

"Por favor, toca la puerta y una vez que salga, yo lo golpearé sin piedad", declaró en un tono cruel.

Nina puso una leve sonrisa que abultaba sus mejillas junto a una mirada inocente que la hacía ver muy linda.

Ella se preguntó cómo podría Michelle tener éxito en atrapar a un adúltero así.

Considerando cómo esta la había defendido cuando fue atacada verbalmente por internet, ella decidió ayudarla como muestra de su agradecimiento.

"Está bien", aceptó y enseguida apoyó la espalda contra la pared para tocar.

"Hola, señor Shi".

Al escuchar su encantadora voz melódica, la otra chica quedó como atontada y fascinada por un momento, mirándola como si estuviera obsesionada.

¿Por qué la belleza del campus se veía tan hermosa incluso al ejecutar un acto tan simple como ese?

Después de un rato la puerta se abrió, pero Michelle todavía estaba embelesada y no se movió.

No bien John abrió, vio a una chica con un palo levantado frente a él y no pudo evitar preguntarse qué hacía allí.

Apenas vio a la otra parada a su lado, le dio una mirada juguetona, cosa que la tomó por sorpresa.

Nadie habló por un momento.

¿Qué estaba pasando?

De repente Nina se puso rígida para mirar a Michelle, quien todavía estaba inmóvil con el palo en sus manos.

"¿Qué haces?", le reclamó en voz baja y traviesa antes de guiñarle un ojo.

¿Cómo pudo haber cometido un error en el momento más crítico? ¡Ay, no!

"¿Qué? Yo...". Ya era demasiado tarde para que reaccionara.

Mirar al hombre alto y fuerte frente a ella la hizo sentir minúscula.

Sin embargo, él definitivamente no era James.

"Tu marido no es más que un eunuco inútil. ¿Acaso no puedes esperar para tener otra noche de pasión?". John seguía mirando a Nina con una sonrisa pícara.

Frente a su provocación, ella miró a la inútil Michelle con furia y le quitó el palo de improviso.

Tan solo pensar en todo lo que le había hecho este tipo la estaba volviendo loca, empezando porque fue él quien le quitó la virginidad y por quién podría tener que pagar veinte millones. Para colmo, este tenía un video como prueba.

¡Ella estaba decidida a vengarse de él!

"¿Qué estas esperando? ¡Golpéalo!".

Un indicio de crueldad colérica se apoderó de la chica, con lo cual apuntó a la cabeza de John para golpearlo con toda la fuerza que pudo reunir sin ninguna vacilación.

La verdad es que la mirada asesina de este hombre la hizo retroceder un paso.

¡Pum!

El palo se rompió en dos pedazos al caer sobre la cabeza del CEO, quien tuvo una sensación de mareo y se inclinó hacia la pared con dolor, aunque de alguna manera no dejó de verse elegante.

Frotándose la cabeza adolorida, su odio estaba en pleno apogeo y en medio de su furia exclamó:

"¡Qué violenta!".

Ni en sus pensamientos más salvajes había pensado que ella se atrevería a golpearlo.

Fue muy vergonzoso para él.

Hasta ahora no le había pasado nada ni remotamente parecido. "¡Nina Lu!", le gruñó con ferocidad mientras la miraba a los ojos.

"¡Te lo mereces!". Ella no le tenía miedo y al saber que estaba en una relación adúltera sin vergüenza ni remordimiento, lo despreció inexplicablemente. "Una mujer casada, una estudiante universitaria... ¡Qué descarado!".

Le parecía inaudito que él hiciera una cosa tan sucia y fuese un caradura que actuaba como si nada pasara.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir