ManoBook > Romances > Afecto Absurdo Por Ti

   Capítulo 21 ¿Qué pudo haber salido mal

Afecto Absurdo Por Ti Por Flower Palabras: 9005

Actualizado: 2020-06-10 00:03


Si bien John no tenía idea de cómo lucía Isabella, no tenía grandes esperanzas porque, según lo ordinarios que eran sus padres, ella no debía ser hermosa. En cuanto a su inteligencia, vio con sus propios ojos lo fácil que fue para Nina engañarla, de modo que tampoco podía ser muy lista.

James estaba siendo ciego o estúpido. ¿Cómo podía decir que nunca la olvidaría?

Si había alguien a quien se pudiera llamar inolvidable, no sería nadie más que Nina.

A sus ojos ella era la mujer más hermosa del mundo.

Y lo más importante de ella era que tenía suficiente crueldad en su trato con personas que la maltrataban.

En este mundo salvaje la gente tiene la opción de dejarse lastimar o no.

El CEO se preguntaba qué pudo haber mantenido ocupada a esa chica inolvidable en los últimos días.

"¡Tío John, no me malinterpretes!". El chico no quería ser tomado por alguien que podía ser engañado con facilidad.

Pero la belleza del campus lo había mirado con sarcasmo más temprano, y ahora su tío más respetado lo estaba juzgando mal. ¡Qué mal!

La voz de su sobrino devolvió al hombre a la realidad. Se volteó y encendió el cigarrillo que sostenía con sus delgados dedos.

"¿Ah, sí? Pues cuéntame", lo instó.

James se puso cómodo en el sofá y cruzó las piernas para narrar toda la historia con asombro sin olvidar ni un mínimo detalle, aunque sí ocultó algunos que no le favorecieron.

"No es lo que parece. Yo no siento nada por Isabella. De hecho la aborrezco porque es una mentirosa, y peor aún, ¡trató de usarme! Es decir, ¿cómo se atreve alguien como ella a aprovecharse de mí?". Cuanto más pensaba él en lo cerca que había estado de caer en la trampa de esa chica, más se enojaba. Entonces se puso de pie en señal de protesta e hizo gestos enojados.

"Perdedor", lo provocó John. ¿Qué tan estúpido podía ser para haberse dejado utilizar por una simple mujer?

El hombre pronunció solo esa palabra, pero su voz fría dejó a su sobrino sin habla e incómodo, pues si bien estaba acostumbrado a que John lo regañara, todavía le costaba someterse a sus críticas. De todos modos esta vez parecía tener razón, y pensando en eso, el chico se dejó caer en el sofá derrotado.

¿Acaso no era un perdedor certificado para que una mujer se aprovechara de él tan fácilmente? Además, dejarse engañar por una mujer estúpida le hacía lucir más lamentable.

Tratando de calmarse, le contó lo sucedido a su tío. "Cuando las vi a ella y a otra chica de la universidad hoy resulta que Isabella se abofeteó y trató de incriminar a la otra. En el instante en que me acerqué ella estaba en pánico diciendo que la habían golpeado. Como ya sabes, siempre me gusta proteger a los débiles, por lo que di un paso al frente con valentía y condené a la otra chica sin investigar lo que en realidad lo que había sucedido. Al final esta chica le dio a Isabella una segunda bofetada y las marcas en su cara no encajaban. Fue entonces cuando me di cuenta de lo que realmente había ocurrido".

'¡Maldita Isabella! ¿Cómo se atreve a hacer eso?', maldijo John en su cabeza.

Con un agudo sentido de suspicacia, preguntó enseguida: "¿Y quién era la otra chica?".

"Nina, la misma que se atrevió a golpearte", soltó James sin pensar porque todavía estaba muy inmerso en sus pensamientos.

No obstante, tan pronto como las palabras salieron de su boca, se dio cuenta de que eso era como echar sal a la herida de su tío. Efectivamente los ojos del hombre se habían transformado de furia y ahora el chico parecía un niño que esperaba su castigo.

"Tío, lo siento mucho. Me equivoqué de nuevo", se disculpó. ¿Por qué no podía controlar su boca?

¿Es que se había contagiado de la estupidez de Isabella?

Para su suerte, John no le había prestando mucha atención; en cambio dijo lentamente: "¿Isabella estaba tratando de incriminar a Nina?".

Estaba tan concentrado que se le reflejaba en el ceño y los delgados labios fruncidos.

Acto seguido llamó a Henry para ordenarle con urgencia: "Investiga lo que pasó entre Nina e Isabella".

"Sí, señor".

"Iré contigo", se ofreció James como voluntario y aprovechó la oportunidad para salir corriendo. Ya ni siquiera sabía por qué había acudido a contarle lo sucedido a John.

Tan pronto como estuvo fuera de su vista, volvió a su forma despreocupada normal. En ese momento puso una mano sobre el hombro del asistente al tiempo que le daba un consejo amistoso. "Henry, puedes comenzar tu investigación sobre la relación de las chicas con las pu

blicaciones en el foro del campus, ya que ambas han provocado mucha discusión en los últimos días. Tiene que haber algo en eso".

"Señor Shi, chismear no es una buena idea". Como era de esperar, James siempre sería muy desenfrenado porque era solo era manso cuando se enfrentaba a su tío.

"Eso no cuenta como chisme, es más para satisfacer nuestra curiosidad, así que ve y compruébalo". A James le gustaba meterse en el foro del campus para pasar el tiempo en la escuela, y de no ser por los jugosos chismes que llegó a leer allí, ya se habría muerto del aburrimiento.

Por su parte, Henry se metió en su computadora, pues para él todo lo relacionado con internet era pan comido. Tan eficiente como siempre, se coló con sigilo en el sistema escolar, restauró las publicaciones en el foro de la escuela y verificó la información de IP de todas las anónimas. En menos de diez minutos todo el asunto se había resuelto y sacado a la luz, con lo cual imprimió la información vital y se la entregó a John.

"Señor Shi, estas son las publicaciones sobre la señorita Lu y la señorita Zhang, quienes publicaron una contra la otra en el foro de la escuela. Por otro lado este es el registro de pago de la compra del Perfume de Feromonas por Isabella. Según lo que pude reunir en Internet, me atrevo a concluir que ella pudo haber rociado a Nina con el perfume el día que lo conoció por accidente. Al día siguiente Isabella tomó fotos de la señorita Lu saliendo de su habitación con la ropa desarreglada y para empañar su reputación, las publicó en el foro. Nina debió haber descubierto esto y contrató a unos rufianes para que lastimaran a la otra señorita y también lo publicó.

Sin embargo, usted grabó un video de ella mirando cómo la golpeaban y se lo envió a los Zhang, por lo cual ella se convirtió en un objetivo de la familia.

En cuanto a lo que sucedió después, ya lo sabe, señor Shi". ¡Y vaya qué lo sabía!

John examinó toda la información que tenía enfrente hasta que sus ojos se posaron en el mensaje donde Nina había sido falsamente insultada y acusada.

"Habiendo escuchado la historia completa, ahora de repente comprendo por qué Isabella trató de incriminar a Nina hoy. ¡Hasta tuvo las agallas de usarme! Menos mal que al final no tuvo éxito. Pero hay algo que no me queda muy claro. ¿Cómo se enteró Nina de que fue Isabella quien la puso en el foro de la escuela? ¿Será que Albert la ayudó a investigar? ¿Y cómo se enteró la otra de que fue ella quien la mandó a golpear? Creo que Nina es demasiado inteligente como para haber cometido un error tan descuidado. ¿Qué pudo haber salido mal?", analizó James.

El asistente guardó silencio porque no sabía qué responder.

'Fue su tío quien envió el video a los Zhang', pensó.

Entonces le lanzó una breve mirada a su jefe y descubrió que su rostro estaba oscurecido por completo. Los comentarios maliciosos contra Nina lo molestaron sobremanera.

No podía creer que ella hubiera sido tan calumniada.

'Si Isabella no tiene nada mejor que hacer en su tiempo libre, debería pasárselo lamiendo el baño público hasta que esté impecablemente limpio', se dijo el hombre.

En un arrebato de ira rompió los documentos, los tiró a la basura y se quedó tamborileando con los dedos sobre la mesa. Miró hacia arriba y preguntó: "¿Isabella trató de usarte?".

"Sí", respondió su sobrino con seriedad. De no haber sido por la inteligencia y el ingenio de Nina, ella lo hubiera engañado hasta el final.

"¿Escuchaste eso?", preguntó John a su asistente con malas intenciones, y este entendió lo que su jefe insinuaba de inmediato. "Sí, recuperaré el contrato de inmediato y les informaré que cancelen la colaboración con el Grupo Zhang".

"Muy bien", dijo el hombre asintiendo con satisfacción al tiempo que les hacía una seña para que salieran de allí.

Tanto su sobrino como Henry suspiraron aliviados, agradecidos de haber podido salir ilesos de la guarida del león.

Una vez que salieron de allí, James se llenó de gratitud y se jactó: "El tío John de veras hace mucho por mí. Incluso está dispuesto a cancelar la colaboración con el Grupo Zhang".

¡Fue innegablemente conmovedor!

Sacudiendo la cabeza, el otro refutó: "Piénselo. ¿Ya se preguntó por qué el señor Shi no me ordenó cancelar la colaboración la primera vez que usted dijo que Isabella lo usó?".

"No, ¿por qué?", preguntó James confundido y quedando perplejo.

Sonriendo con picardía, el otro chico pensó: 'No lo hizo por usted, sino por Nina'.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir