ManoBook > Romances > Afecto Absurdo Por Ti

   Capítulo 24 Mi pequeña

Afecto Absurdo Por Ti Por Flower Palabras: 7934

Actualizado: 2020-06-13 00:03


"¿Mujer? ¿A quién te refieres?". No era John quien estaba confundido, sino los poderosos que lo rodeaban.

"Señor Song, ¿está bromeando?". Todos en la ciudad sabían que el CEO no se interesaba por ninguna mujer, por lo que lo miraron dubitativos esperando su confirmación o negación.

Metiéndose una mano en el bolsillo del pantalón, el hombre echó un breve vistazo al salón de billar y vio una figura familiar.

La persona junto a Nina era su sobrino, James, quien sostenía un palo de billar mientras charlaba placenteramente con ella.

La chica parecía estar escuchándolo atenta.

Al verlos, una pizca de disgusto brilló en los ojos del hombre.

Cada vez que ella lo veía irradiaba un aura de hostilidad desenfrenada, ¿entonces por qué le mostraba su lado amable y tranquilo a su sobrino?

Al notar la actitud de John, uno de los hombres que estaban con él sonrió sugiriendo: "Ya que estamos aquí, ¿por qué no entramos a divertimos un poco jugando?".

"Claro, ¿por qué no?", concordó alguien más.

"Según el señor Song, la mujer del señor Shi está allí dentro. Me pregunto si esta vez tendremos la suerte de siquiera vislumbrarla".

"De hecho es una verdadera bendición haberse ganado el corazón del señor Shi".

Mientras tanto, el CEO miró con amor la hermosa y elegante figura de Nina y sonrió con satisfacción. La verdad es que ella sí era muy bendecida, solo que no era consciente de la suerte que tenía.

"No, no entren. Asustarán a mi pequeña". Él no se dio cuenta de lo suave que había sido su tono, el cual dejó atónitos a los poderosos que nunca pensaron escuchar o ver algo así en él.

¡Su pequeña!

Resultaba que a John le atraía ese tipo de mujer.

No era de extrañar entonces que él hubiera desechado a todas las que ellos intentaron enviarle.

¿Qué clase de belleza poseía esta chica para ser tan favorecida y adorada por él por encima de tantas otras?

Todos se apresuraron un por uno a echar un vistazo al salón de billar, pero todo lo que pudieron ver fue la espalda de una mujer.

La noticia de que al CEO le gustaba una chica se difundió rápidamente, por lo que pronto todos se enteraron que este tenía una novia joven. De todos modos estaban desconcertados porque nadie sabía su edad.

"Dado que el señor Shi tiene una cita importante esta noche, hablemos del negocio en detalle otro día", sugirió uno de los hombres. Y tan pronto como se despidió, los otros empresarios hicieron sabiamente lo mismo.

Poco a poco John se dio la vuelta y se detuvo en silencio en la puerta del lujoso salón.

Apenas James lo vio, exclamó emocionado: "¡Nina, mira! Mi tío está aquí".

Dicho eso, saltó de alegría ante su presencia.

"¿De verdad?", preguntó ella un poco sorprendida porque todo fue gracias a los esfuerzos del chico.

Antes de que ella pudiera agradecerle, él, quien era como un mono juguetón, ya estaba de pie frente a su tío gritando frenéticamente: "Tío John, ven aquí. Déjame presentarte a mi hermosa compañera de clases".

Ella se dio la vuelta y solo tuvo que levantar un poco la cabeza, pues con los 1.90 centímetros de altura del hombre, podría verlo sin problemas incluso desde la distancia. Este tenía un espeso cabello negro, ojos que brillaban con intensidad bajo sus elegantes cejas y unos delgados labios que estaban algo tensos.

No obstante, inclinó la cabeza hacia un lado para mirar a la chica con un claro y visible afecto.

Llevaba un traje italiano hecho a la medida en cuyo bolsillo llevaba un bolígrafo Cartier, y el reloj azul en su mano izquierda lo hacía lucir aún más apuesto y elegante.

Este hombre nació con una sofisticación aristocrática que ningún otro podría superar.

Si bien ella lo había visto varias veces antes, no lo había evaluado de esta forma hasta ese instante. cuando lo escaneó de arriba abajo para darse cuenta de que se veía bastante guapo vestido de traje.

De pronto miró la parte inferior de su cuerpo y recordó a la perfección que habí

a unos tentadores abdominales ocultos debajo de su ropa.

Con eso, una terrible conclusión vino a su mente: ¡Ella prefería verlo desnudo!

Él le era más atractivo sin ropa.

John notó su mirada atrevida, pero se mantuvo en silencio y la dejó observar todo lo que quisiera.

Este hombre siempre supo que podía atraer a cualquier mujer, así que esta chica no sería la excepción, y con el tiempo se volvería loca por él.

"¿Tu compañera de clases? Pero tú estudias administración y ella criminología. ¿Cómo es que se conocieron?", le preguntó John a su sobrino como si nada al tiempo que se le acercaba a la chica.

El momento en el que estuvo a su lado, esta volvió a sus sentidos dando un paso atrás y asintiendo a modo de saludo. "Señor".

Nina pensó que debía seguir manteniendo distancia.

'¿Señor?'.

El hombre se detuvo en seco para mirarla con aparente confusión, pensando que no había escuchado su melodiosa voz durante dos semanas completas.

¿Pero por qué andaba con James y se dirigía a él de esa manera? ¿Era posible que quisiera ser la esposa de su sobrino?

¿Acaso había elegido al chico en su lugar solo porque pensaba que él era inalcanzable?

Ser observada por sus ardientes ojos puso a Nina un poco nerviosa, y para disimular su vergüenza, tomó la iniciativa de acercarse a él sonriéndole con dulzura. "Nos volvemos a encontrar".

Tomándose su tiempo, no dudó en recordarle: "Esta es la tercera vez, señor".

Con eso, ella estaba insinuando que él debía cumplir su promesa y eliminar el video.

Ahora parecía estar demasiado impaciente por trazar una línea entre ellos, aunque eso no iba a la par de los planes del CEO.

"¿Y?", preguntó él.

"¿Disculpe?". La expresión de la chica cambió a molestia al instante. '¿Pretende incumplir su palabra?'.

La dulce sonrisa en su rostro desapareció de inmediato para ser reemplazada por una agresiva. Como un gato con garras afiladas, ella le advirtió: "Debe borrar el video ahora mismo y cumplir su promesa; de lo contrario usted también estará expuesto al escarnio público".

Desde que descubrió lo sensible que era él respecto a las apariencias y a mantener intacta su reputación, supo cuál era su punto débil. Ahora todo dependía de cómo pudiera utilizarlo en su beneficio.

Por otro lado, James le dio la aprobación a Nina con el pulgar hacia arriba sin decir palabra alguna. No era de extrañar que ella fuera su futura tía porque estaba a la altura de John y sabía cómo manejar las debilidades de este a su favor.

Por su parte, el hombre estaba cada vez más aturdido e indefenso en vista de que ella incluso tenía las agallas de amenazarlo.

Como le preocupaba que la chica lo odiara, él quería mostrarle su lado bueno y ser amable con ella. Sin embargo, le era incomprensible para por qué prefería enemistarse con él en lugar de llevarse bien.

¿Por qué no podía simplemente rogarle de una manera amable?

"Puedo borrar el video si es lo que quieres". Acto seguido sacó su teléfono con una sonrisa y borró el video de ella grabando la golpiza de Isabella. Dado que en realidad no tenía ninguno de la noche que pasaron juntos, fingió que ese lo era.

Él estaba tan ocupado haciéndole el amor en ese momento que no tuvo tiempo de grabar nada, además de que hacer videos teniendo sexo no era algo que le gustara.

Sin darle oportunidad de comprobar que se tratara de ese, él ya había presionado el botón de borrar en su teléfono y hasta vació la papelera para eliminar todo rastro.

"Déjeme revisarlo". Teniendo en cuenta que no confiaba mucho en él, ella no estaría segura a menos que lo confirmara con sus propios ojos, de modo que le extendió su mano. Al mirar sus delgados dedos, John los encontró atractivos y un poco excitantes.

"Solo mi esposa podría revisar mi teléfono, ¿tú lo eres?", le preguntó burlonamente, arqueando las cejas y con una sonrisa traviesa.

¡Ella sí era su esposa!

El asunto era que ninguno de los dos lo sabía.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir