ManoBook > Romances > Afecto Absurdo Por Ti

   Capítulo 26 Amo a mi esposo

Afecto Absurdo Por Ti Por Flower Palabras: 8183

Actualizado: 2020-06-15 00:03


Nina sabía que no la dejarían escapar así como así.

"¿Qué quiere que haga?", respondió ella con frialdad al tiempo que se enderezaba en su asiento sin siquiera forzar una sonrisa.

John no le respondió precisamente, en cambio le dijo a su asistente: "Vamos al hospital".

"¿Por qué vamos allí?", cuestionó confundida la chica. Ella sacudió su cabello hacia atrás para revelar su rostro, el cual era hermoso sin importar la expresión que tuviera ni la situación en la que se encontrara.

A pesar de que Henry también estaba confundido, condujo hasta el hospital privado del que la familia Shi era inversionista.

Ellos atravesaron la ciudad hasta allá. Mientras el viento azotaba el sedoso cabello de Nina, John todavía se negaba a responder su pregunta y simplemente le dio la espalda.

Él estaba muy sonriente en el salón de billar, pero ahora era tan frío como el hielo. ¿Qué fue lo que pasó?

Él fue quien la obligó a irse con él, ¿entonces por qué estaba molesto ahora?

Nina estaba muy confundida, y si bien no tenía problemas con los centros de salud, odiaba estar hospitalizada.

El CEO seguía negado a darle una explicación, por lo que cuando estaban casi en su destino, ella al fin perdió la paciencia e insistió: "Dígame por qué quiere que vaya al hospital. Si no me lo explicas, saltaré del auto ahora mismo".

Dicho eso, se estaba preparando para cumplir lo que acababa de decir.

No era la primera vez que hacía una locura. Ya había arriesgado su vida antes para evitar que su familia la rastreara. La verdad era que las cosas habían sido mucho peor de lo que a ella le gustaría recordar.

Sin embargo, John no se movió porque no estaba dispuesto a caer en los trucos de esta chica.

Él no era una persona que se rindiera con tanta facilidad y muy pocos podían lograr que lo hiciera. Nadie podía amenazarlo, porque nadie sabía su punto débil. De hecho esta era la primera vez que alguien se atrevía a amenazarlo.

Era cierto que Nina era una chica interesante ante sus ojos, pero no lo era lo suficiente como para que él se preocupara por su vida.

Además, ¿podría ella realmente arrojarse por la ventana?

Él no se dejaría afectar por eso.

"Señorita Lu, no haga nada peligroso", pidió Henry, quien no estaba ni cerca de estar tranquilo. A fin de cuentas era él quien conducía, y si pasaba algo, sería él quien estaría en problemas. Su plan era distraer a la joven para poder cerrar la ventana.

"Ni lo pienses", dijo ella mirándolo fijamente por el espejo retrovisor. Este se sorprendió al verla levantar la mano para detener la ventana, de manera que la tuvo que abrir de nuevo porque no se arriesgaría a lastimarla. Estos dos eran increíblemente difíciles de manejar y Henry nunca antes había estado tan estresado.

Ni hablar de Sam, el padre de John, pues aunque este último estaba enojado y no le importaba la vida de Nina, de seguro al anciano sí.

Dado que Henry fue el que le contó a Sam sobre la relación de la pareja, el señor verificaba su progreso a través del asistente todas las noches.

Él le pidió que no le dijera la verdad a su hijo por el momento y que hiciera todo lo posible por unirlos a ver si se enamoraban o si en definitiva formalizaban el divorcio.

Debido a su tarea de cupido, el chico decidió hacer una pregunta para aliviar la tensión, pensando que John también querría saber la respuesta.

"Señorita Lu, ¿está enamorada de alguien?".

La chica no respondió.

¡Qué inútil fue su intento!

Abriendo los ojos de par en par, el CEO miró intrigado a Nina.

Al notar que ella parecía estar perdida en sus pensamientos, no pudo evitar burlarse: "¿Qué tanto lo piensas? Quien sea no debe gustarte mucho".

El hombre sonaba un poco celoso.

Entonces ella trató de voltear las cosas, devolviéndole la interrogante: "¿Y a usted le gusta alguien?"

"No", replicó él alzando la voz de repente, como tratando de ocultar sus verdaderos sentimientos. Nina no podía percibirlo, pero Henry sí.

'¿Por qué está gritando?

No soy sorda', pensó la chica.

"Yo sí", le dijo. Ella no sabía por qué pero

tras escuchar su respuesta, se sintió incómoda. "Yo amo a mi esposo".

'¿Ah?

¿Me está provocando?

¿Y qué me importa que tenga esposo? Su virginidad fue mía', pensó John.

Con eso, se miraron entre ellos como dos guerreros en el campo de batalla, y al final se convirtió en una especie de concurso de miradas.

"Señorita Lu, está bromeando, ¿verdad?", intervino Henry, Parecía que pasársela con James recientemente lo había vuelto mucho más atrevido como para interrumpir la conversación.

"No estoy bromeando".

"No está bromeando".

Nina y John hablaron al unísono, mirando al chico al mismo tiempo como esperando una explicación suya. Si este no podía encontrar una adecuada, podría estar en graves problemas.

Pese a no estarlos viendo, este podía sentir sus miradas sobre su espalda, lo cual lo puso rígido por la presión.

'Señorita Lu, ni siquiera sabe quién es su marido, pues de saberlo no habría dicho lo que acaba de decir.

Ay, de verdad no sé qué les pasa a estos dos', pensó.

"¿Puedo saber el nombre de su esposo, señorita Lu?", preguntó entonces. Por lo que él sabía, la chica solo conocía en persona a Sam. Mas no sabía su apellido, así que mucho menos el nombre de su esposo.

Eso dejó atónita a la joven durante un rato, pero trató de mantener la calma. "¿Porque tendría que decírtelo?".

Sonriendo, el asistente dijo: "Señorita Lu, ¿está en malos términos con su esposo?".

'¿En malos términos? ¡Ni siquiera lo conozco!'.

"¿Por qué piensas eso?". Ella se sintió extraña porque nada más había visto a este chico dos veces y ya él parecía haber descifrado muchas cosas.

Henry se sintió mucho más relajado a medida que avanzaban por la vía. Mirando a la chica por el retrovisor, señaló con una sonrisa: "No está usando su anillo de bodas".

No solo no tenía uno, sino que tampoco tenía una marca en su dedo.

Asimilando eso, ella tocó el dedo anular de su mano derecha porque el chico tenía razón; no había anillo.

John también le miró el dedo, aunque ella lo había escondido a toda velocidad.

Al recordar la noche que pasaron juntos, el CEO no pudo evitar sonreír triunfalmente y la extraña sensación que tenía desapareció poco a poco.

Parecía que el matrimonio de esta chica era solo de nombre.

Al ver la sutil sonrisa en el rostro de su jefe, Henry suspiró aliviado, concluyendo que este probablemente se calmaría ahora y todo estaría bien.

"¿Por qué dijiste que amabas a tu esposo?", preguntó el hombre con una sonrisa malvada y más inquisitivo que desafiante.

La mente de Nina se aceleró y recordó lo que este hombre le dijo antes.

Él insistió en que ella se quedara a su lado hasta que él fuera feliz, y que solo en ese momento la dejaría ir.

Ella sabía que muchos hombres poderosos eran unas basuras que parecían coleccionar amantes para alimentar sus egos.

Este hombre podría tener una fijación con las mujeres casadas.

Como ella no iba a caer en la trampa, sonrió al decirle: "Señor, usted no lo entiende. Amo a mi esposo. Así haya algo mal en su cerebro, su cuerpo o su mente, siempre lo amaré, sin importar si me da un anillo o no".

"¿Qué? Estás desesperada". La sonrisa en el rostro de John desapareció al pensar que ella esta chica era demasiado ingrata para su gusto.

Ella odiaba lo malhumorado que era el CEO, así que se obligó a alejarse de él, tratando de sentarse en el otro extremo.

El viento de la noche sopló el cabello de Nina y la calmó.

No obstante, la sangre de John hirvió porque odiaba lo tranquila que se veía ella respecto a todo eso.

Con una sonrisa fría, él cuestionó: "¿No preguntaste por qué vamos al hospital?".

"¿Por qué?", replicó ella, mirándolo con curiosidad.

No importaba lo que hiciera, él no podía inquietarla.

Como de costumbre, ahora deseaba un cigarrillo, aunque tan pronto como lo agarró, pareció pensar en algo y lo guardó.

"Debes hacerte algunos exámenes, pues necesito asegurarme de que no estés embarazada de mí. No puedo permitir que me vayas a molestar con eso".

"¿Embarazada de usted?", soltó ella entre carcajadas.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir