ManoBook > Romances > Afecto Absurdo Por Ti

   Capítulo 30 Qué estúpido

Afecto Absurdo Por Ti Por Flower Palabras: 7981

Actualizado: 2020-06-19 00:03


Dondequiera que fuera John, su asistente siempre estaría allí.

Con eso en mente, James se puso de pie mientras se limpiaba el agua de la cara, y notó que Henry le devolvía la mirada.

Asintiéndole, este se volteó hacia su jefe en el asiento trasero. "Señor Shi, la señorita Lu está con el señor James y él me vio".

El hombre arqueó las cejas, aunque eso no borró la expresión exhausta que llevaba con sus ojos rojos como evidencia de que no había descansado mucho.

Él se sintió muy mal de haber dejado a Nina sola en medio de la nada la noche anterior, puesto que allí no había nada a la vista, y mucho menos un taxi. Ella era una jovencita muy hermosa. ¿Qué hubiera pasado si se hubiera encontrado a un tipo malo?

En vista de eso, él le había pedido a su asistente que regresaran para llevar a la chica a casa, pero cuando estuvieron de vuelta, la vio subirse a un taxi.

Era muy tarde, ¿cómo había todavía taxis en ese lugar remoto?

Verla abordar el auto casi le vuela los tapones al CEO, quien ahora tenía ganas de comprar la compañía de taxis y despedir al conductor que se la llevó.

El momento en que él al fin llegó a casa y se fue a la cama, dio vueltas durante toda la noche con la cabeza plagada de sus encuentros: la noche de pasión, la bofetada, las discusiones y hasta la violencia.

Esa chica lo llamaba "señor" e incluso lo llamó "cariño" en voz baja una vez. A él el corazón se le aceleraba con tan solo pensar en ella.

La habitación estaba hecha un desastre y cuando el sol de la mañana reveló los cigarrillos esparcidos por el suelo. Esa fue la primera noche en su vida que John ni siquiera logró dormir.

Tan pronto como llegó a la empresa por la mañana, Amelia, la presidenta del Grupo Fang, estaba esperando en la puerta para disculparse. Esta le rogó que le diera una oportunidad a la familia Zhang y le explicó la situación de Isabella y James.

Sin embargo, el hombre se enojó más al escuchar sus argumentos.

No le había gustado el hecho de que se hubiesen burlado de su sobrino, y lo que lo enfureció más fue que calumniaran a Nina.

En general los intentos de súplica de esta señora no fueron más que un fracaso. Como consecuencia, los Zhang no pudieron salvarse y el CEO todavía debía decidir cómo manejar las cosas con el Grupo Fang. El detalle era que como la empresa no pertenecía solo a Amelia, los otros accionistas intentarían salvarla. Por su parte, los Zhang iban a estar en bancarrota pronto y John había hecho todo eso por Nina.

Sabiendo que su jefe no había dormido en toda la noche, Henry le comentó que podría estar enamorado de la chica.

Al principio el hombre lo tomó como una broma, pero cuanto más lo pensaba, más se daba cuenta de que era verdad.

Más tarde este fue a la Universidad L y vio a la jovencita escupir agua en la cara de James, lo cual lo hizo pensar que ella de veras era diferente y parecía no temerle a nada.

Por un momento, el hombre pareció rejuvenecer.

"Señor Shi, ¿debería llamar a la señorita Lu?", consultó el asistente, devolviéndolo así a la realidad.

"Aún no". Él dudaba porque no estaba realmente seguro de qué decirle.

Lo qué quería era besarla y acariciarla, pero ella estaba en su período, por lo que era mejor que no se vieran.

Henry se sorprendió un poco. ¿John dejó todo su trabajo y fue allí solo para mirarla?

¿Qué?

Él debería ofrecerse a llevarla a su casa, ¿no?

No obstante, parecía que James estaba a punto de acercarse a ellos con Nina de todos modos.

"Licenciada, vámonos. ¡Te invito a cenar hoy!", propuso el chico emocionado, omitiendo lo que acababa de hacerle la belleza del campus.

Él tenía que crear una oportunidad para que ella y su tío se vieran.

"¿Cenar? Llévenme también", respondió ipso facto Michelle, pues siempre que hubiera comida de por medio, ella sería la primera en anotarse.

"¿Cenar?", preguntó Nina. ¿Qué le pasaba a este chico? ¿Por qué quería invitarla a cenar?

Desde que James le arrebató el teléfon

o a su tío la noche anterior ella estaba en guardia y no confiaba en él, por lo cual dudaba de cada uno de sus movimientos ahora.

Entonces miró su rostro mojado y cuestionó: "¿Estás loco?".

El chico estaba un poco avergonzado porque no esperaba ese tipo de reacción.

Algunas personas a su alrededor se echaron a reír.

Si bien ya todos estaban acostumbrados a verlos juntos, no creían que fueran pareja, pero ahora lo estaban dudando.

¿Quién se atrevería a escupir agua en la cara de James Shi? ¿Quién le faltaría al respeto de esa manera?

Nadie más que Nina hacía eso.

Lo que ella soltó tenía sentido: él debía estar loco. A pesar de que ella claramente no le tenía respeto, él la invitó a comer.

"¿Por qué te ríes?". El chico no podía estar enojado con ella, puesto que era su futura tía.

Sin embargo, podría gritarles a sus espectadores, quienes no significaban nada para él. Es decir, ya les estaba haciendo un favor a la vista con su presencia.

Todos dejaron de reír y bajaron la cabeza.

"Oh, no se preocupe por ellos. Vamos a cenar, señor Shi, ¿qué le apetece?", preguntó Michelle.

"Es decisión de Nina porque la estoy invitando".

"A Nini le gustan los mariscos. Creo que son sus favoritos. Podríamos ir a comer cangrejos. ¿Qué opinas, Nini?", le preguntó sonriente, tomándola del brazo.

Nina se sentía completamente conmovida, ya que había tenido amigos como Isabella que no tenían idea de que amaba los mariscos. Ni siquiera Albert, quien siempre había sido considerado, amable y atento con ella, sabía cuál era su comida preferida.

¿Cómo lo supo Mimi?

"¿Cómo sabes eso?", le preguntó molesto James a Michelle.

Con seguridad, esta le respondió: "Es obvio. Cada vez que ceno con ella, elige algún tipo de marisco en su plato, a veces langosta, a veces calamares y a veces vieira. El caso es que le encantan los mariscos.

Bueno, ella solo pide una especie cada vez porque...". Al decir eso, se volteó a mirar a Nina con ternura y continuó en su cabeza: 'Porque Nini es pobre y trata de no gastar tanto'.

Ella se contuvo de decirle eso a James porque pensó que él la menospreciaría por eso.

Entonces se limitó a agarrar a la belleza del campus del brazo y a hacerle una seña al chico. "Bueno, vamos a comer. Podemos ir al buffet de mariscos".

Al ver la expresión de Michelle, Nina supo que su amiga la consideraba demasiado pobre.

Nerviosa, ahora no sabía qué decirle.

"Está bien, vamos", respondió esta, caminando alegremente a su lado, además de que suponía que ella también quería mariscos.

Por su parte, James estaba eufórico e hizo una llamada.

"Reservaré una mesa en el Restaurante de Mariscos para nosotros".

"¡Excelente! Al parecer toda la comida allí es importada de Isla C. Posiblemente sean los platos más frescos de toda la ciudad y los chefs son increíbles. Tenemos que ir allí. Lo interesante de ese lugar es que es propiedad de la familia Shi. ¡Apúrate y haz la llamada!".

Solo la mención de la isla sorprendió a Nina y por un momento estuvo completamente aturdida.

Una vez que el chico marcó el número, la voz baja y ronca de John llegó desde el otro extremo. "¿Qué pasa? Si vas a hacerme perder el tiempo, colgaré".

"Oh, tío. Por favor, no lo hagas. Nina quiere mariscos, así que sería ideal que fuéramos al Restaurante de Mariscos. Por favor, ¿puedes reservarnos una mesa allí?". De espaldas a las chicas, James sonrió siniestramente, y cubriéndose un poco la boca, le susurró al teléfono: "Tío, no digas que nunca te ayudo, eh".

Los ojos de John se iluminaron, con lo cual le dijo a Henry: "Ve al restaurante".

Aliviado, su sobrino se subió a su deslumbrante Ferrari para dirigirse al lugar.

Tan pronto como llegó allí con las chicas, se encontraron con John saliendo de su Bentley.

"¡Nini, tu tío también está aquí!", exclamó Michelle casi pegándose a la ventana al tiempo que señalaba al CEO.

Era difícil que su perfil fuerte y encantador pasara desapercibido.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir