ManoBook > Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 1741 Detención ilegal (Segunda parte)

La Frialdad de Rocío Por Di Sheng You Yang Palabras: 6651

Actualizado: 2020-01-18 00:21


"Sr. Xia. Aquí está la bolsa de hielo que pidió. ¿Está bien?". William entró en la oficina sin siquiera tocar la puerta, pues tenía prisa. Daniel le había ordenado que lo trajera lo antes posible.

"Sí, así está bien. Dáselo a Tiana", dijo Daniel, afirmando con la cabeza hacia su hermana. Pensó que realmente había sido una buena idea llevar a William con él a CY Technology. Era tan buen empleado que hizo todo lo que se le había encomendado, de manera eficiente, perfecta y rápida. Su trabajo era impecable.

"Aquí tiene, señorita Ke". William le entregó la bolsa de hielo a Tiana sin decir nada más. Aunque tenía curiosidad por saber por qué su rostro estaba enrojecido e hinchado, no dijo nada al respecto. Después de todo, no era asunto suyo. No era el jefe de CY Technology y entendía muy bien su lugar, sabiendo cuándo debía mantener la boca cerrada.

"Gracias, William". Tiana tomó la bolsa de hielo que le había dado el asistente. No pudo evitar bajar la cabeza, sintiéndose avergonzada de que él tuviera que verla en ese estado.

"No hay de qué. Debo volver al trabajo. Si necesita algo, solo llámeme, Sr. Xia". William hizo una leve reverencia, despidiéndose de Daniel en un tono cortés.

"Adelante". Daniel agitó la mano para indicarle que continuara con su trabajo. Pero, de pronto, lo llamó de nuevo, provocando que se detuviera y lo mirara confundido. "Espera, por favor, busca también un ungüento para su mejilla. Gracias, William".

"No hay problema, Sr. Xia". Aunque William respondió con obediencia, cada vez se sentía más confundido por dentro. Había pensado que a Daniel no le agradaba Tiana y que no estaba en buenos términos con ella por ser de la familia Ke. Pero, ¿por qué de repente estaba siendo ta amable con ella? No podía entenderlo, pero no estaba en posición de cuestionarlo, y mucho menos mencionarlo en voz alta. Solo tenía que hacer lo que Daniel le indicara y no hacer preguntas.

Desde luego, Daniel no podía saber en qué pensaba William. Tan

e se sentía completamente perdida, y aquello era peor que el dolor en su rostro. Era como una niña que lo había perdido todo, quedándose sin un hogar. Pero Daniel logró leerla perfectamente. Era realmente una mala mentirosa.

"Ten, este es el ungüento que le pedí a William. Le hará bien a tu cara. Intenta aplicarte un poco", dijo Daniel mientras le entregaba el ungüento. Podía adivinar lo que había más allá de su mentira, pero no quiso hacer de eso un gran problema y avergonzarla. Podía entender lo difícil que debía ser para ella el que su propia madre la tratase de esa manera. Comprendía que debía sentirse traicionada y decepcionada. Pero no sabía cómo podría consolarla, y de hecho no estaba seguro de si debía hacerlo. Así que mantuvo la boca cerrada, fingiendo que la creía y que decía la verdad.

"Gracias". Tiana estaba realmente conmovida con sus acciones. Podría no haber hecho nada para ayudarla, y no tenía obligación alguna de hacerlo. Pero aun así trató de ayudarla, a pesar de la enemistad entre él y su familia. Ella casi lloró de nuevo por esto. Pero hizo un enorme esfuerzo para contener sus emociones y calmarse. No quería que Daniel la viera llorar más. Pues aquello simplemente la hacía parecer débil e inútil. Así que se dio la vuelta hacia el baño con el ungüento que su hermano le había dado.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir