MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 11 Quiero trasladarme a otra escuela

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 9500

Updated: 2018-11-15 11:28


Edward regresó al Grupo FX International con mucha furia. Cuando su personal lo vio, todos hicieron un esfuerzo consciente para evitar encontrarse con Edward porque no querían ser su próximo alimento de cañón.

"Llama a Isaí para que venga a verme de inmediato". Ordenó el Sr. CEO. Cerró la puerta de golpe con una mirada congelada en la cara. Su intensidad asustó al grupo de secretarias por lo que se preguntaban entre sí qué pasaba con su jefe.

Edward se aflojó un poco la corbata para liberar la tensión que había en su cuello. Si no era por la ocasión inadecuada, haría que la malvada mujer muriera de una manera miserable. ¿Cómo se atrevía a decir que su hijo era un bastardo?

"Jefe, ¿me estás buscando?" Isaí ordenó su ropa. La secretaria ejecutiva, Ana, le dijo que había ocurrido una conmoción esa mañana, que su jefe estaba de mal humor hoy.

"Póngase en contacto con las mejores guarderías cercanas ahora, quiero trasladarme a otra escuela". "Vaya mierda, no ves la educación que tiene la gente" Pensaba enojado. No quería que su hijo se quedara allí ni un día más. Su mujer se consideraba como una perra, y su hijo se había convertido en un bastardo en los ojos de los demás durante todos estos años. Entonces, ¿quién era él? ¿El hombre salvaje irresponsable? "¡Pooh! ¡Pooh!" ¿Desde cuándo se convirtió en un hombre salvaje irresponsable? Edward estaba extremadamente enojado, furioso y cabreado. Ni siquiera se dio cuenta de que se había referido inconscientemente a Rocío como su mujer.

"¿Qué? ¿Transferencia a otra escuela?" Isaí estaba confundido. "¿Cuándo el jefe comenzó a estudiar nuevamente?" Parecía que se había olvidado del pequeño niño en que tenía curiosidad ayer.

"¿Algún problema?" Edward levantó las cejas. Parecía que le destrozaría y le tragaría si se atrevía a expresar alguna objeción.

"No hay problema. ¿Pero por qué quieres buscar una guardería? ¿Quieres estudiar desde el principio?" Isai se sentía impotente. ¿Debería haber sabido quién necesitaba transferirse, no? ¿Y si el jefe le pediría que fuera a la escuela? ¡Dios, sabía que se había graduado por años!

"Isai, parece que realmente quieres volver a la guardería y aprender algo allí". Edward dio una sonrisa fría. No podía entender las ideas extrañas de Isaí. ¿Se olvidó de traer su cerebro al trabajo esta mañana?

"No, he terminado mis estudios. No necesito estudiar otra vez". ¡Ves! ¡Eso era exactamente lo que pensaba su jefe! Afortunadamente, preguntó con claridad. ¡Nunca pensaría en volver a la guardería y estudiar de nuevo!

"Entonces no digas tantas tonterías. Te doy poco tiempo, así que date prisa para buscar a una guardería adecuada". Comenzó a trabajar dejando al pobre Isai a un lado.

Isai abrió la boca pero finalmente no dijo nada, y se volvió para buscar la guardería que Edward quería. Edward levantó la vista hacia su espalda y sonrió, luego continuaba con su trabajo. ¡Dejaría que el chico pobre luchara con este problema! Isai lo descubrió en un momento. "Edward, me molestaste de nuevo".

¡Hmpf! "Solo es encontrar a una guardería, No es nada para el asistente Qiao. Es una tarea fácil", pensaba Isaí. Solo necesitaba hacer unas llamadas y consultar por Internet. ¡El problema se resolvería fácilmente! El Sr. CEO lo subestimaba y no lo tomaba en serio como un graduado de Harvard. Así que se dio la vuelta y entró en la oficina del CEO. ¡Finalmente también recordó al niño hermoso que su jefe estaba sosteniendo ayer! Se preocupó por eso en vano.

"Jefe, estas son las guarderías de altos niveles en esta zona. Puedes elegir una de esta lista. Por cierto, ¿puedes darme una orden más clara la próxima vez, por favor? Es muy engañoso decir solo la mitad de las palabras". Este señor siempre le pedía a la gente que leyera su mente. No era nada divertido. Isai murmuraba, pero nadie le respondió.

Edward rápidamente seleccionó una guardería de la tabla, "¡Esta!" Al decirlo le devolvió el documento.

Isai recogió el documento. ¡Era absolutamente su estilo! Escogió la escuela más cara. Su riqueza estaba mucho más allá de lo que se podía imaginar. ¡Realmente tenía tanto dinero, que podía comprar un país entero!

"Bueno, arreglaré todas las admisiones" respondió Isai. No era su dinero, entonces, ¿por qué estaba tan preocupado? Bueno, solo estaba haciendo su trabajo, que era lo único correcto. Edward era el jefe, y siendo su personal sólo tenía que hacer lo que dijera y ya estaba bien.

"Vuelve, y toma el caso de desarrollo del Jardín W para replantarlo". Mientras decía esto, le arrojó una pila de documentos. Sin levantar la cabeza, continuaba leyendo los papeles sobre la mesa.

Isai protestó: "Este es el caso del vicepresidente ejecutivo. ¿Por qué me lo das?" ¡Él no era S

MoboReader, bring tons of novels with you.
Free toDescargar Manobook

uperman! Ya tenía muchos otros casos de desarrollo en la mano.

"El vicepresidente ejecutivo está en el extranjero. ¿O quieres ir al extranjero en lugar de a él?" Edward lo miraba con interés.

"¡Ah! ¡No, no quiero ir al extranjero! ¡Voy a hacer este caso también!" Isai huyó con pánico. Debía huir de este lugar lo antes posible. ¿En qué país estaba el vicepresidente ejecutivo ahora? ¡En el país R! Era un país desierto, apenas había diversión allí, eso era el motivo por el que Isaí no quiso ir al extranjero.

El vicepresidente, que estaba en el extranjero ahora, no podía menos que estornudar. Parecía que alguien le estaba echando de menos. ¿Si no, por qué siempre sentía escalofríos últimamente? ¿O solo estaba resfriado?

Esta vez Edward se quedaba sin hablar. ¿De verdad era tan horrible el país R? ¡Cobarde! Si Isai hubiera sabido lo que estaba pensando Edward, se burlaría de él. "¿No es un país horrible? Puede ir allí en persona. ¡ya verás si sigues tranquilo una vez allí!" Isai se quejaba en su interior.

De hecho, su jefe era un bicho raro. Así que él estaría tranquilo dondequiera que estuviera. ¡Jaja!

"Ana, dame una taza de café, por favor". Edward presionó el intercomunicador.

"Toc Toc" Hubo un golpe en la puerta. Entonces Ana abrió la puerta y entró, "Jefe, su café". Ella puso el café donde él podía conseguirlo fácilmente y sin obstaculizar su trabajo.

"OK gracias." Ana era la única secretaria que no tenía sentimientos personales sobre él. Ella era tan profesional que él la respetaba, y todos sabían que no se enamoraría de su secretaria.

"Si no tiene otra orden, saldré primero". En realidad, Ana también lo adoraba. Pero ella sabía que no podría tener a este hombre nunca, quien era demasiado difícil para conseguir. Y ella era una persona que nunca prestaba atención a las cosas que no pertenecían a ella.

"Espera, ayúdame a verificar el costo de la Noche del Viento a lo largo de los años".

Edward decidió verificar bien.

"Los gastos de personal de Noche del Viento se pagan por la compañía. ¿Hay algo malo?" Ana se preguntaba por qué su jefe de repente pensaba en revisar esto.

"Emmm ... Lo sé. Me refiero al uso de una de las tarjetas de crédito". Edward estaba un poco avergonzado. Lo que dijo ella parecía como si no creyera en Ana.

"Bueno, lo comprobaré ahora". Ana se dio la vuelta. Ella nunca entraba en nada en lo que no debería entrometerse.

Edward cogió el café y tomó un sorbo. De repente se sentía muy aburrido. ¿Le prestó demasiada atención a la mujer en estos días? ¿Por qué siempre quería saber todo sobre ella?

Sacudiendo la cabeza sin poder hacer nada, se decía a sí mismo, no estaba interesado en la mujer en absoluto. Era solo porque ella era la madre de su hijo y por eso él quería conocerla.

"Toc toc" Se oyó un golpe en la puerta de nuevo.

"Adelante." Ana siempre tenía alta eficiencia.

"Jefe, esta es la información de la cuenta de esa tarjeta de crédito. Sólo hay ingresos y nunca se ha utilizado". Ana no sabía quién era el dueño de esta tarjeta, y tampoco quería saber.

"¿Qué? Muéstrame." Edward frunció el ceño. Esta mujer era realmente diferente. Ella no usó esta tarjeta. De repente Edward se sentía impotente. Las cosas se estaban volviendo cada vez más inesperadas para él. Pensaba que ella tomaría su tarjeta aunque ella no viviera en la Noche del Viento. Por eso no se sentía tan culpable. Al parecer, había subestimado a esa mujer.

Recordaba que ella era la dama de la familia Ouyang. Aunque la familia Ouyang no era tan poderosa como antes, su vida también podía ser garantizada. Edward se sentía un poco mejor cuando consideraba esto.

Si Edward supiera que Rocío no había tenido ningún contacto con la familia Ouyang desde que se casó con él, ¿todavía pensaría de esta manera?

"¿Qué le pasa, jefe?" Al ver que se volvió de repente tan pálido, Ana se preocupaba un poco.

"Oh. Nada. Ya puedes volver a tu trabajo". Edward acababa de recuperarse de la idea de que Rocío ni siquiera tocó una sola cantidad de lo que había estado enviando durante los últimos años. Su mirada se fijaba en los registros de transferencia de dinero que Ana trajo y comenzó a sentirse incómodamente angustiado. Después de considerar un momento, sacó el teléfono y presionó una lista de números familiares.

"Samu, ¿estás libre esta noche? ¡Tomemos un trago!"

"¡Genial! ¿Dónde?" Una breve respuesta vino del otro extremo del teléfono.

"Mundo Sexy". ¡Era el mejor bar de la ciudad! Nadie podría entrar sin una membresía VIP.

"Nos vemos." Después de decirlo, colgó. "Maldita sea, al igual que esa mujer, nunca persistente."

Edward se llevó las manos a la sien. Dejó de pensar en esas cosas y continuaba con su trabajo.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top