MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 14 Echo de menos a mi mami

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 8879

Updated: 2018-11-15 11:30


"Sr. Mu, rápido, levántate". Era muy temprano por la mañana, una pequeña figura apareció frente a la cama de Edward y la agarró del brazo, tratando de sacarlo de la cama.

Edward no quería salir de su dulce sueño, así que se dio la vuelta, pero el pequeño chico seguía tirando de él. Edward no tenía más remedio que sentarse, se rascó el pelo de manera molesta. Miraba al pequeño que tenía delante. Edward había vuelto a las 3 de la madrugada y se quedó dormido tan pronto cuando se fue a la cama. Y ahora este pequeño le estaba despertando. Revisó la hora para ver qué hora era. ¡Oh Dios mío! ¡Eran las 6 de la mañana! Inmediatamente, Edward estalló en furia.

"Julio Mu, será mejor que me des una buena razón para despertarme tan temprano por la mañana". Los dientes de Edward estaban apretados. Parecía que el "síndrome del príncipe" de Edward apareció de nuevo. Odiaba ser molestado cuando dormía. Entonces, ni siquiera se dio cuenta de que Julio le llamó "Sr. Mu". Todavía estaba de mal humor.

"Papá, hoy es el fin de semana, ¿qué tal si salimos juntos?" Sintiendo que su papá iba a estar enojado, Julio inmediatamente recortó sus velas cambiando su actitud y puso su carita en el brazo de su papá.

¡Edward sentía que su vida era tan trágica que no se sabía cómo expresarse! Sabiendo que hoy era el fin de semana por eso Edward salió a beber con sus amigos hasta tan tarde. Pero, ¿cómo podría olvidar que todavía tenía a un hombrecito que necesitaba cuidar? Edward presionó sus sienes sin decir ni una sola palabra. "¡Dios mío, incluso si quieres jugar, no tienes que levantarte tan temprano!" pensaba de manera molesta.

"Dime, ¿a dónde quieres ir? ¿Es necesario levantarse tan temprano?" Cuando le hacía la pregunta, se levantó de la cama y caminaba hacia el baño casi desnudo, lo que hizo que Julio pusiera los ojos en blanco.

¡Ay! Su padre estaba mostrando sus músculos abdominales frente a él. En realidad, Julio estaba acostumbrado a ver esto cuando estaba con su madre en las tropas militares. La figura de su papá, sin embargo, no era mala. No había un rastro de grasa o incluso una cicatriz en su cuerpo, era especialmente suave.

"Papá, vamos a la playa a nadar". Julio solía ir a las playas con su madre y siempre había envidiado a otros niños que podían nadar y jugar con sus padres. Ahora que estaba con su padre, estaba ansioso por ir allí con él.

"¿A nadar?" Edward se detuvo en seco. No quería broncearse en la playa en un día tan caluroso.

"¿No hay piscina en casa?"

"Pero no es divertido nadar en casa", respondió Julio. Se veía decepción en los ojos de él. Frunció el ceño ante lo que dijo su padre. Sabía que Edward no podía soportar el calor. Lo despertó temprano por la mañana para que no hiciera mucho calor en la playa.

¡Bueno! Este pequeño debía de ser enviado por Dios para torturarlo. Sin embargo, Edward no pudo rechazarlo al ver su decepción.

Julio estaba muy emocionado durante todo el camino a la playa y seguía hablando. La decepción anterior y la cara fría se habían desvanecido y ahora estaba optimista. Esto hizo que Edward estuviera más contento.

"Sr. Mu, ¿vamos al parque de diversiones después de nadar?" Edward casi perdió el control del volante. El coche resbaló un poco. Su frente bien mantenida se convirtió en un ceño fruncido. ¡Ves! Roció debía haber enviado deliberadamente a este pequeño demonio lindo para que lo arrojara.

"Querido, no tenemos tiempo para ir al parque de atracciones. ¿por qué no vamos al parque de atracciones la semana que viene?" Le rogó a Julio porque no podía imaginarse jugando en el parque de diversiones. ¿Cómo podría sobrevivir en el parque de diversiones en un día tan caluroso? Era demasiado terrible nada más pensarlo.

"¡Bien, entonces! ¡Cumple tu promesa!" Julio no insistía en eso porque sabía que esta ya era la mayor concesión de Edward, así que dejó de preguntar.

La playa era un lugar preferido para todos, excepto para Edward, por supuesto. Las olas eran tan azules como el cielo que brillaba bajo la luz del sol radiante. Los ojos de Edward se entrecerraron ligeramente. Deseaba escapar después de ver a la gran multitud de personas.

"Julio, ¿ya podemos volver?" Edward nunca había nadado en el mar, siempre nadaba en la piscina. Una de las razones principales era porque temía ser presionado por los demás. Ni siquiera se ponía el bañador. La vista de otros despojó a Edward. Estaba acostumbrado a

MoboReader, bring tons of novels with you.
Free toDescargar Manobook

la atención prestada por otros, pero eso no incluía este tipo de mirada desnuda.

"No. Puedo irme a bañar yo mismo, tú puedes quedarte junto al mar observando". Julio no podía esperar para cambiarse de bañador y tirarse al mar. Ahora era imposible persuadir para que regresara. De ninguna manera era fácil para él pedirle a su padre que viniera aquí.

Edward miraba su propia ropa de playa y se rindió. Al menos él podría elegir no cambiarse de bañador. Luego tiró de Julio y corrieron hacia el mar. Lucas aún mantenía su habitual rostro fresco. Tenía que estar alerta ante cualquier situación inesperada, porque había demasiada gente por esta zona, por lo que su vista nunca dejaba al padre y al hijo ni por un momento. El enfoque extremo de Lucas y su atuendo inadecuado en ese momento lo hicieron más llamativo. Los transeúntes no podían evitar mirarlo. ¡Parecían estar pensando si a este tipo le pasaba algo en la cabeza! ¿Por qué estaba vestido tan formalmente en la playa?

Lucas no sabía nada, era totalmente inocente.

Después de jugar un rato en el agua, Julio finalmente soltó a Edward y decidió regresar a casa. Considerando la conveniencia de cambiarse de ropa, Edward dejó que Lucas condujera la costosa autocaravana. Estaba claro que el autocaravana costaba una pasta impresionante, ya que cuando Julio veía que el auto salía del garaje por la mañana, se sorprendió y abrió la boca con asombro.

En el camino de regreso, Julio estaba obviamente más tranquilo. Echaba de menos a su mamá. Estaba muy celoso de los niños que jugaban con su papá y su mamá juntos. Él no tenía un papá cerca cuando estaba con mamá antes. Ahora, finalmente su papá estaba con él pero no sabía dónde estaba mamá. ¿Por qué no podía jugar con sus padres juntos como otros niños?

Edward mirando a su hijo con curiosidad, no sabía por qué Julio estaba más triste que antes. ¿Tal vez no había disfrutado lo suficiente?

"Hijo, ¿qué te ocurre? ¿No estás contento? Podemos venir más veces si quieres" Aunque Edward tenía tanto miedo de ir a la playa pero podía sacrificarse por su hijo.

"Papi, echo mucho de menos a mami. ¿Cuánto tiempo falta para que pueda verla de nuevo?" Julio miraba a Edward con expectación.

Edward no esperaba esta pregunta. Así que tosió un poco. ¡Bien! Ella ni siquiera lo llamó. Ya había pasado prácticamente medio mes desde que Julio vino aquí. Señor. Mu, ¿estás seguro de que la mujer sabe tu número de teléfono? Ella solo sabe el número de Julio.

"Querido hijo, si extrañas a tu madre, puedes llamarla". Al oír eso, Julio despreciaba a Edward una vez más.

"Mamá está participando en un entrenamiento muy importante y los teléfonos no están permitidos allí". ¡Si los teléfonos se permitían, ella no me habría enviado contigo!

Edward tocó su nariz recta aburridamente. De acuerdo, se despreció por su propio hijo una vez más.

"Entonces, ¿dónde te quedabas cuando tu madre iba al entrenamiento antes?" Edward tenía curiosidad por saberlo ya que no vivían en la Noche del Viento.

"Podía quedarme con Teresa. Sin embargo, Teresa ahora mismo se ha ido a su pueblo. Mamá nunca se había ido por tanto tiempo, además, podíamos hacer llamada." Julio dijo sin ninguna vitalidad con la carita llena de tristeza no correspondiente de su edad. Su rostro hizo que Edward se angustiara. No sabía cómo consolar al niño.

Al mismo tiempo, Rocío, que estaba en determinado grupo de ejército, también extrañaba a su hijo. Ella se preguntaba si él se estaba comportando de una manera adecuada. Aunque antes se habían separado varias veces, nunca había extrañado tanto a Julio. Tal vez era porque estaba con Edward. La figura de Edward aparecía en su mente cada vez que pensaba en Julio.

Ella amaba a Edward, pero no quería perturbar su feliz vida mientras él no viniera a desmantelarla. Por lo tanto, podía permitirse discretamente obsesionarlo y marcharse en silencio como si nunca antes hubiera venido.

"Coronel, hay una reunión de evaluación media hora más tarde, ¿quiere ir ahora?" Susurró Marco para recordarle a la coronel que se había perdido en su mente más veces recientemente.

"Vamos. Preparemos los materiales primero". Diciéndole, se levantó del suelo y se sacudió el polvo de la ropa. Este tipo de entrenamiento era sin duda el más agotador. Siempre había una variedad de competiciones y reuniones interminables. Era otra evaluación justo después de un breve descanso de la última.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top