MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 15 No tienes derecho

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7329

Updated: 2018-11-15 11:29


Edward Mu vio a Paula Lin tan pronto como entró en el Café. Habría preferido no verla, porque la relación que tenía con ella ya era cosa del pasado, sin embargo, vino finalmente para verla.

Paula nunca llegó a saber por qué Edward Mu se volvió antipático con ella. Desde la fiesta en la casa del señor Leng, la estaba evitando todo el tiempo. Tenía miedo del cambio de su actitud. Hoy tenía una rara oportunidad de verlo, así que se vistió bien para la cita. Se veía muy atractiva y encantadora con ese atuendo.

"Edward, me alegro mucho de poder verte aquí". Paula Lin se levantó y dijo. Parecía alegre, tímida y sorprendida.

Al escuchar sus palabras, Edward Mu asintió sin expresión. Con una cara de póquer, se sentaba en el sofá y echó un ojo a Paula.

Luego preguntó: "¿Por qué me buscas?¿Necesitas algo?" Edward Mu era una persona que siempre tomaba decisiones firmes. Nunca se apegaría a su antigua amante. No necesitaba el amor de la mujer que no amaba.

"Edward, ¿por qué no me coges el teléfono? Te echo mucho de menos". Paula usaba sus palabras con cuidado. El hombre frente a ella era un novio ideal para ella, pero nunca se comprometió con ella. Aún así, no se preocupaba por eso porque creía que Edward Smtih pertenecería a ella tarde o temprano.

Ella sabía que él se enamoraría de mujeres comprensivas, así que trataba de ser una persona generosa, tolerante y amable. Ella hizo todo lo posible para poder quedarse con él. Estaba muy orgullosa de ser la única mujer que había pasado más tiempo con Edward. Pero de repente su hijo apareció. Ella no podía imaginar que esto sucediera. Peor aún, se desencantaba con ella. Paula comenzó a sentirse asustada y desesperada, ya que no sabía en qué consistía el problema.

"Paula, pensaba que me conocías bien. Pero estaba equivocado". Edward Mu dijo estas palabras con una voz calmada. Edward la evitó porque sabía lo que ella pensaba de él. No le gustaban las mujeres manipuladoras y las que se consideraban a sí misma como las niñas especiales para él.

"¿Qué es lo que he hecho? ¿Por qué quieres romper conmigo? Quiero saber la razón. Sabes que puedo cambiar por ti, sabes que haré cualquier cosa por ti", dijo Paula. Sus ojos se humedecían y su labio inferior temblaron mientras escuchaba sus palabras. Su apariencia pálida y hermosa atrajo a todos los hombres menos a Edward Mu. Todavía mantenía su cara de póquer sin ninguna expresión. Aunque era un hombre apasionado, también era despiadado del otro lado. Intentar manejar a una persona así cómo Edward solo se haría daño.

"No hiciste nada malo. Todavía eres hermosa y encantadora. Solo perdí el interés en ti". Palabras tan crueles salieron de sus finos labios. No le importaban los sentimientos de Paula en absoluto.

...

Sus palabras vinieron como un rayo. Paula se aferró a su vestido con sentimientos inexplicables, su rostro palideció. Era difícil aceptar el hecho de que ella no era la especial para él. Aún pensando en lo que Edward acababa de decir, contenía el aliento mientras las lágrimas llenaban sus ojos.

"¿Puedo saber el motivo? ¿Es por la madre de tu hijo?" preguntaba Paula, con voz temblorosa. Quería saber qué mujer la reemplazó en el corazón de Edward.

Al escuchar estas palabras, Edward Mu rápidamente se puso serio, la miraba con un rostro pedregoso y silencioso. Se ajustó la manera de sentarse y volvió a decir las palabras crueles: "Paula, ¿crees que tienes derecho a hacerme esta pregunta? No creas que eres la única para mí. Te advierto no mereces tener mi amor".

Estas duras palabras hicieron palidecer aún más su rostro pálido. Imbuida de celos y odio, ella pensaría en algún medio de

MoboReader, bring tons of novels with you.
Free toDescargar Manobook

venganza. Si ella no podía obtener su amor, nadie podría conseguir el amor de Edward. Ella se levantó de la silla lentamente con una mirada aterrorizada en su hermoso rostro. Pero esa expresión facial desapareció poco después de que apareciera.

"Edward, recuérdate esto. Te arrepentirás de las decisiones que tomas ahora". Paula dijo de manera enojada. Después de decir estas palabras, salió corriendo y pronto desapareció en las multitudes de personas.

Edward Mu se sentía impotente mientras apoyaba su cabeza en el sofá. Mirando en su relación del pasado, él realmente sentía algo por ella. Pero él no podía darle todo lo que ella quería. Tenía que destruir todas sus ilusiones. Tenían un trato y cada uno tomaba lo que necesitaba. No eran responsables el uno por el otro, ya que podían separarse en cualquier momento, ese era el trato. No esperaba que ella se enamoraría de él de una forma tan seria.

"Hola, Sr. Mu. Me alegra verlo nuevamente. ¿Eso es lo que la gente lo llaman destino?" Una dulce voz interrumpió los pensamientos de Edward Mu. Levantó la cabeza y vio a una mujer con un rostro dulce y sonriente. Había una suavidad en sus finos y oscuros ojos.

"Sra. Shangguan. ¿De qué está hablando?" Estaba un poco desconcertado. No sabía por qué esta mujer siempre decía estas palabras despectivas cada vez que se encontraban.

"¿Eh? ¿Qué piensa, señor Mu?" Belén Shangguan le decía con una dulce sonrisa, ignorando su provocación.

"Creo que estás tratando de atraparme. No recuerdo que tengas esos intereses, ¿verdad?" Edward Mu la vislumbró.

"Sr. Mu, usted es bueno haciendo bromas. Aunque no tengo novio, nunca me voy a enamorar de usted, espero que eso lo tenga claro". Belén decía con una sonrisa burlona. "¿Enamorarme de él? ¿Me está tomando el pelo? ¡Vaya persona más narcisista! Ella pensaba en su mente.

"Srta. Shangguan, ¿no crees que usted está mintiendo a ti misma?". Ignorando sus provocativas palabras, le devolvió las palabras con una sonrisa burlona.

"Edward, eres el hombre más narcisista que he visto en mi vida". ¡Humm! Belén lo desafiaba con ira. Estaba harta de este tipo de persona.

"Pero hay que reconocer que soy una persona muy atractiva". Decía lentamente con una media sonrisa. Era imposible para él hacer concesiones.

Belén le dirigió una dulce sonrisa y se defendía: "Sr. Mu, no dudo de su encanto. Por eso se convierte en un seductor". Como una chica fuerte, pelearía con cualquiera que tratara de acosarla.

Edward Mu no se enojó, sino sonrió. "Sra. Shangguan, no te pongas celosa. Aunque no tienes la oportunidad de acostarte conmigo, puedo satisfacer tu deseo sexual si lo deseas". Dijo con una mirada pícara y elegante.

Belén no pudo calmarse. Ella pensaba para sí misma: "A diferencia de otros hombres, Edward Mu es una persona fuerte y autocontrolador. Él puede decir palabras groseras con elegancia. ¡Es Satanás en bata! Ella se mordió el labio y sonrió con amabilidad.

"Me temo que no puedas cumplir con mis expectativas. Sabes que soy estricta con esto". Después de decir estas palabras, ella rápidamente salió del cafetería sin ver la cara de Edward.

Belén caminaba mientras pensaba para sí misma: "Es prudente irse de allí. He sospechado de su capacidad sexual, y él cambia la cara de una manera muy repentina. Él debe estar enojado por esto. Es demasiado peligroso quedarme con él. No sé si hará algo malo."

Edward Mu se indignaba ante las palabras de Belén. ¿Cómo se atrevía a sospechar de su capacidad sexual? Nunca se había denigrado por otras personas. Aunque estaba enojado, sonrió al ver a Belén salir corriendo a toda prisa. "Un tigre de papel" pensaba él.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top