MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 38 Refugiado

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7080

Updated: 2018-11-19 15:14


"No, primero debes comer algo y luego podrás tomar el helado o si no, te dolerá la barriga". Edward era muy terco acerca de ciertas cosas, como ahora, cuando decía que no, eso quería decir que no existía ninguna posibilidad. Él no se movería de allí hasta que terminara de cenar.

"Bueno." El niño pequeño no quería realmente ningún helado. Él solo quería descargar su ira y desviar la atención de Edward de Clara.

Daniel, por otro lado, ignoraba completamente lo que estaba sucediendo. Estaba demasiado ocupado buscando las comidas más caras, delicadas y ligeras en la carta de menú. ¡Las bebidas del bar le habían costado mucho la noche anterior! Iba a asegurarse de que comiera lo suficientemente bien como para compensar eso.

Edward seguramente sabía lo que Daniel estaba pensando. Pero se mantenía callado y solo dejaba que Daniel siguiera moliendo su hacha. Tenía más dinero que paciencia, después de todo. Pero cuando todos los platos estaban servidos, se sorprendió. Había pedido demasiado. Era imposible que pudieran terminar toda la comida. Podía ser rico, pero el desperdicio no era una buena virtud.

"Tío Daniel, ¿estás seguro de que puedes comer todo esto?" Julio lo miraba con entusiasmo. Realmente esperaba que Daniel respondiera a su pregunta ya que todavía era pequeño y tenía toda la curiosidad del mundo entero.

"No, no puedo comer todos los platos. Pero quiero probar un poco de todo". Daniel dijo de una manera descuidada. Solo quería probarlos todos. De todos modos ninguna regla decía que quien pidió la comida tuviera que terminar los platos.

¡Oh dios! Daniel por favor, si no puedes comer tanto, ¿por qué pides tanta comida? ¿No sabes que el desperdicio es un vicio? "También quería probarlos, pero no pedí tanto". Julio protestó en su mente.

"Tío Daniel, eres un descarado. Malgastar la comida es algo malo". Julio le echó un mirada con sarcasmo como si fuera un criminal condenado.

"No soy tan descarado como Edward". ¿Quién podría ser más descarado que Edward?

Edward estaba avergonzado. El no hizo nada. ¿Por qué Daniel lo involucró? Cabe decir que Daniel sabía muy bi

le para ser una coronel. Siempre y cuando no hubieras cometido errores.

"Está bien, traeré su equipaje de vuelta entonces". Marco era el séquito de Rocío, por lo que también necesitaba ayudarla en su vida.

"Está bien. Ya puedes irte. Puedo ir a la reunión sola". Luego se dio la vuelta y caminó hacia el edificio de oficinas. Su sombra se alargaba bajo el sol.

Antes de entrar, Rocío escuchaba la risa fuerte del comandante. Parecía estar de buen humor hoy.

"¡Rocío! Finalmente estás aquí. Entra. Todos te estamos esperando". El comandante dijo alegremente al ver a Rocío. Le encantaba el hecho de que ella era competente y sensata. Ella era tan buena como un hombre verdadero. Todas sus calificaciones eran excelentes.

"Comandante, perdón por hacerle esperar." Rocío dijo con una sonrisa. Ella y el comandante eran más amigos que líder y subordinado. Por lo general, no lo tomaba como un comandante, sino como un amigo íntimo.

"Está bien. Eres la única mujer aquí después de todo. Ese es tu privilegio" El comandante se rió generosamente, lo que hizo que toda la multitud estallara en carcajadas.

Rocío se sonrojó al instante. Estaba demasiado tímida y avergonzada para decir algo. Así que ella simplemente bajó la cabeza tímidamente, se sentó al lado de Kevin y lo saludó sintiendo con la cabeza. Todos sabían que era bastante introvertida, por lo que no les importaban su fría respuesta.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top