MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 53 ¿Qué estás haciendo

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 5387

Updated: 2018-11-23 15:26


"Claro que no, me temo que si lo hago me vas a matar". "Ella tiene muy mal genio", pensaba Rocío.

"¡Vamos! ¿Crees que me atrevo a matar a la mujer más joven coronel en la ciudad? De hecho, valoro mucho mi vida", dijo Belén sonriendo, con la mano izquierda cogiendo el teléfono. y al mismo tiempo arreglando los archivos con la mano derecha.

"Jaja, entonces hay algo que no te atreves a hacer", dijo riendo. "Pensaba que eras invencible". Rocío aprovechaba esta oportunidad para reírse de ella.

"¡Ok, ahora sé que eres un poco ingeniosa! Tengo algo que hacer, hablamos mañana". Belén levantó la cabeza y miró a su secretaria que entraba en la habitación.

"Ok, hasta mañana". Rocío colgó el teléfono. Se acostaba en la cama en silencio, y era tan hermosa como una estatua egipcia.

Edward abrió la puerta y la vio acostada en la cama. Se acercó a ella y descubrió que dormía profundamente. "¿Por qué sigue dormida? Es tarde" pensaba Edward.

Edward apartó los mechones de pelo de su rostro, sonriendo. Ella se movía adormilada y él se sentía tranquilo, observando su belleza.

La besó suavemente en la mejilla y se preparó para tomar un baño. Generalmente hacía esto al llegar a casa.

En realidad ella había estado despierta todo el tiempo, pero fingía estar dormida, porque no sabía cómo llevarse bien con él, y él tampoco la interrumpía para conversar con ella.

Escuchó el silbido de la ducha y comenzó a tener tensión. Había accedido a no rechazar su toque, pero todavía tenía miedo.

Se incorporó de repente, con la mente llena de pensamientos.

"En qué estás pensando". Rocío al escu

una mirada a la cara roja de Rocío y se rió suavemente.

"No. Hoy no hace calor. Creo que el corazón de mamá está acelerado, entonces siente calor", dijo Edward.

Al oír esto, Rocío levantó la cabeza y le lanzó una mirada de enojo. "¿Cómo puede decirle cosas tan sugerentes a su hijo?"

"¡Oh! Papá, ¿por qué el corazón de mamá se acelera?" Una pregunta inocente, aunque Julio no era tan inocente.

"Deberías preguntarle a tu mamá, yo no tengo ni idea", dijo Edward. Quería saber cómo contestaría las incómodas preguntas del chico.

"¡Mamí, dímelo por favor!" Julio estrechó la mano de Rocío con cada palabra y la miraba con curiosidad.

Estaba avergonzada, mirando a Edward en busca de ayuda. No sabía por qué Julio le preguntaba estas cosas.

Edward se sentía interesante al verla estar tan tímida. Pero, finalmente se adelantó para sacar a su mujer de esa situación embarazosa.

"No pongas a tu mamá en el apuro de esta manera. Tal vez ella tampoco lo sepa". Edward le guiñó un ojo a Rocío, lo que no le hizo sentir mejor sino causó más timidez de ella.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top