MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 66 Deberías llamar a la puerta

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6717

Updated: 2018-12-05 14:08


Daniel se quedaba completamente sin palabras. ¿Por qué tenía que ir él cuando Belén no designó a nadie? Por el amor de Dios, ya estaba bastante ocupado. Pero aunque se quejaba, no podía rechazar este trabajo. Porque Edward era su jefe, y tenía que obedecerlo incondicionalmente.

"Ya lo sé. Por favor, diles que iré allí por la tarde". Masajeando su sien, Daniel trataba de calmarse.

"Está bien, señor Xia, voy a informarles. Pero, de paso, ¿es realmente difícil tratar con la señorita Shangguan?", preguntó Ana con curiosidad. Parecía que todos intentaban evitar a esa mujer.

"¡Jeje! Ana, no esperaba que tú también eres chismosa jajaja". Daniel dio una sonrisa con satisfacción. Según lo que él sabía, Ana siempre era meticulosa y nunca se metería en nada más que trabajo. Entonces Daniel estaba muy sorprendido por su repentina pregunta.

"Olvídalo" La risa de Daniel hizo que Ana se avergonzara hasta que se enojara un poco. Ella se dio la vuelta y salió de su oficina, sin embargo, tal acto hizo que Daniel tenía más ganas de reírse de ella.

Ana estaba muy arrepentida, ya que ella no le debería preguntar al respecto de la señorita Shangguan. Ahora en lugar de obtener la respuesta, se cayó en una situación embarazosa. Había olvidado que este tipo era tan malo y desvergonzado como el Sr. Mu.

Aunque no estaba presente, Edward estornudó en su propia oficina como si supiera lo que estaba pensando Ana. ¿Por qué siempre se metía en problemas?

Rocío movió su dolorido cuerpo para coger el teléfono móvil en la mesita, que estaba sonando durante un rato. Pero al ver el nombre puesto en la pantalla del móvil, tiró el teléfono hacia atrás y se cubrió con la colcha, ignorando la llamada.

Edward bajó el teléfono para verificar el número y estaba seguro de que no se había equivocado del número. Sí que estaba llamando a Rocío. Esta mujer estaba ignorando la llamada otra vez. "¿Sigue durmiendo? ¿O ha salido afuera sin llevar su teléfono encima?" Al pensarlo, Llamó a otro número.

"Toc,

esta mañana que no podía colgar el teléfono de él primero, pero obviamente, lo había olvidado por completo, o tal vez simplemente no le importaba lo que le había dicho.

Edward levantó la cabeza para echar una mirada de molestia a la persona culpable, y abrió la boca para decirle, "Deberías llamar a la puerta antes de entrar. Eso es lo que todo el mundo incluso los niños saben hacer. Si todavía no lo sabes, puedo enviarte a la guardería infantil para aprenderlo". Al decirlo, bajó la cabeza para leer el documento sobre la mesa, ignorando a Daniel.

"Bueno..." Daniel estaba muy confundido. Antes, a Edward no le importaba nada si había llamado a la puerta antes de entrar o no, pero, ¿por qué hoy se enojaba tanto por eso?

Bueno, Daniel. De hecho, lo más importante no es que has entrado sin llamar a la puerta, sino que has llegado en el momento equivocado.

"Edward, ¿por qué estás tan enojado? ¿O has alcanzado el climaterio? ¿Si no, por qué siempre estás tan furioso?" Daniel siempre actuaba descaradamente frente a Edward, así que no le importaba nada la advertencia de Edward.

"¡Cállate! ¡Los hombres no entrarán en el cambio de vida!" Edward puso los ojos en blanco y de inmediato se volvió melancólico.

Pues de hecho, los hombres también entrarán en el cambio de la vida, pero no es tan obvio como las mujeres.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top