MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 69 Me echas de menos

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7306

Updated: 2018-12-08 14:11


Para aliviar la tensión en la atmósfera, Edward tosió intencionalmente, mientras se tapaba la boca con el puño.

"Vamos a entrar primero, no me digáis que queréis estar fuera todo el tiempo" Edward frunció el ceño y tomó la iniciativa de moverse hacia adentro... Realmente odiaba el calor.

Luego los otros lo siguieron de inmediato. La hermosa cara de Edward y su encanto temperamento inevitablemente atrajeron la atención de todas las personas en el restaurante. Pero él simplemente ignoró a todos y encontró una mesa junto a la ventana, se sentó elegantemente con las piernas cruzadas.

Belén echó una mirada a Clara, luego se sentó al lado de Edward a propósito. Sabía que Clara quería acercarse a Edward, pero no la dejaría cumplir este deseo.

Al ver a Belén sentarse junto a Edward, Clara se mordió los labios y de mala gana se sentó al lado de Daniel. No podía entender por qué Belén estaba constantemente tratando de llevarla la contraria, y Clara no recordaba que había ofendido a Belén algunas veces. Creía que era la primera vez que las dos se conocieron. Entonces, ¿por qué Belén mantenía tanto disgusto hacia ella? ¿O le había quitado el novio antes? Tal vez eso era la razón por la que Belén se comportaba de esta manera. Después de todo, Clara había salido con unos cuantos hombres, y a la mayoría de los cuales los había seducido por diferentes medios. Así que sería una posibilidad que ella hubiera quitado el novio de Belén sin saberlo.

"Señorita Ouyang, ¿está bien? Se ve mal usted". Belén era una chica muy mala. Ella había provocado a Clara primero, pero ahora fingía que se preocupara por ella.

Daniel y Edward intercambiaron miradas y decidieron no involucrarse. El ambiente era bastante intenso. Era una batalla entre las mujeres, y no iban a meterse en eso. Además, si se atrevían a decir algo, tal vez al siguiente minuto Belén echara la ira hacia ellos, así que los dos hombres decidieron dejar que las dos mujeres se pelearan entre sí. Ellos solo observaban la batalla al lado.

"Estoy bien. Gracias por su preocupación". Clara apretó los labios y formó una sonrisa difícilmente. Sin embargo, en el fondo, ella quería desgarrar el rostro petulante

o vio que el identificador de la llamada era su esposa, inconscientemente echó una sonrisa suave. Levantó el móvil hasta la oreja, él abrió la boca y soltó una voz gentil.

"¡Hola, cariño! ¿Has almorzado?" Edward estaba bastante sorprendido porque Rocío lo llamó primero hoy.

"¡Sí! ¿Y tú?" La voz distintiva de Rocío llegó a través del teléfono móvil. Cuando escuchaba la voz de su mujer, Edward se sentía muy tranquilo y feliz.

"Estoy almorzando todavía. ¿Me echas de menos?" Edward dijo suavemente. Su voz era tan dulce que las personas a su alrededor casi tenían la piel de gallina.

"No, no es eso. Sólo quería preguntarte si podría usar tu computadora en la sala de estudio. Me he olvidado de traer la mía". Rocío respondió con vacilación, y su rostro se sonrojó por las palabras de Edward.

"Claro que sí. No he configurado ninguna contraseña, por lo que puedes iniciar sesión libremente. No necesitas pedirme este tipo de cosas, ya que eres la dueña de esta casa". Ella no dijo que lo extrañaba, pero Edward todavía estaba feliz de que ella lo llamara. Hacía minutos, él estaba enojado porque ella había colgado su llamada antes, y ahora su ira desapareció de repente.

Sin embargo, Belén se veía un poco enojada ahora. "Mira, Rocío. Ese es el hombre que amas tanto durante estos años. Él ahora está hablando con otra mujer dulcemente. ¿Y le importas tú? ¿Te ama? ¿Tienes un lugar en su corazón? Belén se sentía más enfadada pensándolo.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top