MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 1 Volverse a encontrar

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 10682

Updated: 2018-11-14 10:08


FX International Group, una empresa líder en la ciudad S, tenía varias sucursales de muchos sectores; desde cadenas hoteleras, industria de la construcción, grandes almacenes, empresas de entretenimiento hasta parques de diversiones. Las personas que vivían en la ciudad S a lo mejor no conocían a su alcalde pero seguramente habían oído hablar de Edward Mu, el líder de sus grandes negocios familiares y uno de los élites en los negocios más buscados. El Sr. Mu no solo era exitoso y rico, sino que también era un hombre absolutamente fascinante que se veía más hermoso que la mayoría de las mujeres. Sonaba irreal, pero uno debería verlo para decir que esto era cierto. Además, era tan inteligente que podía derrotar a sus competidores sin que ellos se dieran cuenta. La gente lo etiquetaba como un "playboy" porque aparecía con diferentes chicas en muchas revistas rosadas. No muchas personas sabían sus noticias rosadas, pero se rumoreaba que Paula Lin era la chica favorita del Sr. Mu.

La sala de FX International Group estaba lujosamente amueblada con estatuas históricas, coloridos de mármoles con incrustaciones y un techo de bronce dorado. Una coronel con un niño de cinco años estaba en la recepción. La mujer con buenos rasgos parecía muy fría y seria. Quería ver al CEO sin ninguna cita previa, la recepcionista no sabía qué podía hacer ya que en la compañía tenía un reglamento de que nadie podía quedar con el CEO sin citas previas. Esta situación nunca había ocurrido antes. Le causó problemas a la recepcionista porque la oficial insistía en ver al CEO en persona ahora mismo. Sin conseguir convencerla, la recepcionista finalmente llamó a la secretaria del CEO, que estaba en el piso 88, para pedir ayuda.

"Sr. Qiao, hay una coronel que quiere ver a nuestro jefe. ¿Le dejamos entrar?". Dijo la recepcionista. .

"¿Qué? ¿Una coronel?", Isai Qiao se sorprendió al escuchar las palabras de la repcionista. "Sé que el jefe tiene muchas novias. Pero, ¿desde cuándo ha tenido una novia que trabaja para el ejército? Oh Dios, ¿qué está pasando? Es demasiado difícil ser un asistente. ¿Por qué debería ser responsable tanto del trabajo diario como de la vida privada del jefe?" Isai no paraba de quejarse en silencio. Pero aun así tenía que resolver el problema, por lo que entró en la oficina del CEO para preguntarle a su jefe.

"Jefe, hay una coronel que quiere verle con urgencia, pero no tiene ninguna cita previa. ¿Quiere verla o no?" Isai Qiao dio una sonrisa maliciosa, y sus ojos brillaban de alegría. A él siempre le gustaba ver los problemas de su jefe con las mujeres.

"¿Una coronel?" Edward Mu levantó la cabeza de los papeles que estaba leyendo. Parecía que no podía recordar a ninguna coronel en su pasado. "¿Ha dicho por qué ha venido?" Le decía mientras enfocaba las miradas en los papeles de nuevo.

"Qué va, no dijo nada, pero quiere verle inmediatamente con urgencia". Isai Qiao mantenía el mismo tono y sonreía cuidadosamente a su jefe.

"¿De verdad? Parece que tiene mucha confianza para exigirme verla sin aviso previo. Estoy curioso para saber quién es. Dile que suba". Edward Mu comenzó a sentir curiosidad por esta mujer.

La Coronel, cuyo nombre es Rocío Ouyang, en realidad estaba un poco nerviosa pero estaba intentando calmarse. No estaba segura de si Edward Mu todavía la recordara o no, ya que había pasado 6 años. Se estaba frotando nerviosamente las palmas mientras esperaba al CEO. Ella nunca olvidaría las palabras que el CEO le dijo en su noche de bodas.

"Mujer, no crees que con casarte conmigo puedes obtener mucho. Solo eres mi esposa como se indica en un pedazo de papel. Mi corazón y mi amor nunca te pertenecerán. Me drogaste para tener sexo conmigo. ¿Cómo te atreves? ¡Te prometo que nunca dejaré que tal cosa vuelva a suceder! " El hombre dijo enojado.

Luego se fue con un sonido de portazos. Rocío Ouyang se sentía completamente perdida y avergonzada en aquel entonces, porque no sabía nada acerca de las drogas. ¿Cómo era posible que ella drogara a un hombre solo para tener sexo con él? Solo podía recordar que ella dormía desnuda en sus brazos, y cuando se despertó descubrió su cuerpo dolorido. El hombre la acusó de las cosas que no sabía nada, lo que hizo que Rocío estuviera más confundida.

Lo que pasó esa noche fue demasiado borroso para ella. Solo podía recordar que aquella noche se sentía caliente e indefensa, y era incapaz de moverse. Tal vez ella fue drogada también. Durante los últimos 6 años, Rocío tuvo que lidiar con escuchar chismes y rumores sobre Edward Mu, incluyendo los rumores de su romance con muchas novias y estrellas femeninas.

A pesar de todo esto, ella nunca lo había buscado. Las palabras de él siempre se quedaban atrapadas en su cabeza, no las podía olvidar ya que Edward dijo que ella solo era una esposa nominal. En realidad, parecía que ya la había olvidado durante mucho tiempo. Ella no lo buscaría si no hubiera ocurrido una situación inesperada como esta vez. Ambos eran víctimas de los intereses familiares. Parecía que este matrimonio era un sufrimiento para los dos.

"Mami, me estás haciendo daño". El niño pequeño interrumpió los pensamientos de su madre mientras trataba de retorcerse del apretón de la mano de su madre. Rocío se perdió en sus pensamientos por un tiempo y no se dio cuenta de que sost

MoboReader, bring tons of novels with you.
Free toDescargar Manobook

enía la mano de su hijo con demasiada fuerza.

"Lo siento, Julio. Estaba pensando en algo que sucedió antes". Rocío se agachó frente al chico y le susurró algo. Este niño pequeño era su hijo. Ella nunca había pensado que podría quedar embarazada después de esa noche. Gracias a los genes y excelentes habilidades del hombre, ahora tenía a este encantador hijo. Julio era la vida de Rocío y ella no sabría qué hacer si alguna vez perdiera a este chico.

"No te preocupes, estoy bien, mami. ¿Qué te pasa? ¿Dónde está papá? ¿Se niega a reunirse con nosotros?" Julio preguntó con una voz suave y no paraba de parpadear los ojos brillantes para mirar a su mamá.

"No, cariño, tu papá está un poco ocupado, así que esperamos aquí un momentito. ¿De acuerdo?". Ella explicaba pacientemente. Rocío no le había ocultado nada a su hijo sobre su padre. Aunque Julio siempre preguntaba por qué papá no vivía con ellos, nunca le pedía a su mamá que lo buscara.

"Señora, nuestro jefe le está esperando en la oficina". La recepcionista la trataba con respeto. Ella al ver al niño que estaba al lado de Rocío se sentía muy familiar pero no podía recordar si lo había visto antes.

"¡Ok, gracias!" Rocío respondió con cortesía. Luego se dio la vuelta tranquilamente. Se veía más seria con el uniforme del ejército, pero el uniforme también le demostraba un encanto diferente.

Ella apenas podía contener su emoción. Durante los últimos 6 años, ella trataba muchas veces de apaciguar sus sentimientos para abandonar esta relación. Sin embargo, todavía se sentía nerviosa cada vez que se acercaba a Edward.

Las celebridades elegantes y las famosas estrellas femeninas eran normales que aparecieran en este edificio pero, la gente nunca había visto a una coronel estaba presente en este lugar. Debido a eso, Rocío estaba recibiendo la atención de todos.

"Señora, adelante por favor". La secretaria de Edward Mu la acompañaba. Evidentemente, Rocío estaba nerviosa, comenzaba a surgir pequeñas gotas de sudor en la frente. Ella apretó las manos con fuerza mientras sostenía la mano de su hijo. Julio sentía las emociones de su madre, no dijo nada aunque sentía el dolor en su pequeña mano. Tenía la misma sensación que su madre. No estaba seguro de si a su papá, el hombre que siempre se veía en Internet, también le gustaría este hijo o no.

La secretaria llamó a la puerta y una voz masculino respondió: "Entra". Rocío inicialmente pensaba antes que se asustaría si escuchaba esta voz tan masculino y familiar. Para su incredulidad, ella estaba inesperadamente tranquila ahora, pero aun así hizo todo lo posible para no parecer intimidada por el hombre frente a ella. Edward la miraba con una cara seria. En sus ojos, Rocío se veía rígida y pálida, pero definitivamente era una mujer encantadora.

"Lamento molestarlo, pero no puedo encontrar mejores maneras. Por favor, cuide de mi hijo durante 3 meses. Lo recogeré tan pronto como termine mi misión". Rocío dijo de manera cuidadosa, pronunciando estas palabras directamente sin mirarlo.

"Espera un momento, ¿quién eres? ¿De qué estás hablando? ¿Nos conocemos acaso?" Edward Mu estaba tan confundido y tenía curiosidad para saber por qué tenía que cuidar de un niño pequeño que ni siquiera lo conocía. Se notaba que la mujer frente a él no quería mirarle a los ojos.

Aunque Rocío realmente no esperaba que la recordara, al oír lo que dijo este hombre le dolía mucho todavía. Pero ella se mantenía quieta y le entregó un certificado de matrimonio.

"Responderé a todas sus preguntas cuando regrese, ahora tengo mucha prisa de verdad". Ella explicaba. Antes de irse, su teléfono móvil sonó con una canción militar, la que resonaba en toda la gran oficina.

Cogió el teléfono rápidamente. "Hola, Marco. Lo sé. Volveré pronto. Puedes contactar con el ejército para saber la ubicación". Ella colgó el teléfono. Su manera de hablar era tan sencilla y tranquila como su temperamento.

Edward Mu se congeló por un instante. "¿Por qué? ¿Por qué esta mujer me estaba ignorando? Nadie puede resistir mi encanto, ¿no soy tan atractivo?" pensaba para sí mismo.

"Julio, me tengo que ir ahora. Por favor, compórtate bien y no le hagas pasar mal rato a tu papá". Rocío tocó suavemente la cara de su hijo. Si no fuera porque la niñera que cuidaba a su hijo se despidió en el momento en que tenía que ir a un entrenamiento militar en el ejército, y ella no podía encontrar a otra niñera confiable tan pronto, Rocío no dejaría a otra persona a cuidar de su hijo.

Julio miraba a su mamá y quiso decir algo para consolarla. "Mami, ¡no te preocupes! Seré un buen chico". Él respondió con una dulce sonrisa. Pero Julio estaba tramando algo. Él ya había hecho un plan para enseñarle a su papá cómo podía ser un buen esposo.

Después de despedirse de su hijo. Rocío salió corriendo rápidamente ni siquiera quiso esperar la respuesta de Edward. Edward todavía estaba un poco perdido, y no podía aceptar el hecho de que el niño era su hijo. Entonces se quedaba mirando el certificado de matrimonio sobre la mesa.

"Rocío Ouyang, " Él murmuraba. Ella era la mujer que estaba casada con él durante seis años. Durante estos años ella nunca había participado en su vida pero ahora apareció sin ninguna prevención, e incluso dejó a un niño en su oficina y luego se fue sin vacilación.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top