MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 3 El hijo querido del CEO

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7622

Updated: 2018-11-14 10:06


"Sr. Mu, ¿va a salir?" El asistente Qiao se apresuró para acercarse con una pila de documentos y casi se chocaba con ellos.

"¿No miras la carretera cuando caminas?" Edward movió sus finas cejas. Si no hubiera esquivado rápidamente, el pequeño, que estaba en sus brazos, podría haber sido herido.

"Lo siento. Hay tantos documentos por eso no presté atención. ¿Quién es este chico?" Isai trataba de evadir lo que acababa de pasar y preguntó casualmente.

"Mi hijo" Edward lo dijo tan naturalmente como si estuviera hablando sobre el tiempo de hoy. No se dio cuenta de lo aturdido que otras personas podrían estar al escuchar sus palabras. Su actitud arrogante volvió loco a Isai.

"¿Qué? ¿Tu hijo?" El pobre Isai se tambaleó y casi cayó al suelo. La novia coronel ya lo había sorprendido mucho, pero esta noticia aún le dio más sorpresa. "¿No se había ido solo un rato? ¿Cómo es posible que tenga un hijo así de repente? Parecía que el mundo estaba cambiando a cada minuto. Y esto se reflejaba perfectamente en el CEO." Isaí estaba muy confuso por la respuesta de su CEO.

"¿Por qué? ¿Es raro que yo tenga un hijo?" Edward se estaba enojando y su voz se elevó un poco. Creía que él trataba demasiado bien a Isai que ahora incluso se atrevía a dudar en sus palabras.

"Err ... pues sí que es un poco raro". Era realmente raro, ¿verdad? Nadie sabía que tenía un hijo.

"¡Uh, Huh!" ¡Sr. Mu! ¿Sabías cuántas curiosidades serían matadas por tu resoplido tan frío?

"¡Oh! No es raro, en absoluto". Isaí al ver el rostro frío de su CEO, se calló en seguida. "Venga. No soy tan estúpido. ¿Cómo me atrevo a sospechar? ¿Quién no sabe que su CEO es un demonio?" Sin importar cuántas preguntas tuviera en su mente, Isaí ya no se atrevía a preguntar. No quería trabajar horas extras hasta que no tendría tiempo para salir con su novia.

"Eso está bien. Saldremos a almorzar y no nos molestes si no se trata de algo importante. Y ayúdame a cancelar la cita a mediodía". Luego se dio la vuelta y se alejó con Julio en sus brazos, ignorando a sus hermosas secretarias en la sala de la secretaría, quienes estaban todas sorprendidas. Se marchó de una manera muy elegante y dejó todas las bellezas desgarradas.

¿Cómo podría el CEO tener un hijo amoroso? ¿Quién era la madre del niño? ¿Era la coronel que acababa de venir hacía un rato o Paula Lin, quien tuvo una relación ambigua con su CEO?

"¿El CEO debe de estar bromeando, eso no puede ser verdad" Una de ellas se sumergía en sus pensamientos. Parecía que no tenían ninguna posibilidad con el CEO en absoluto. Él ya tenía un hijo.

"A lo mejor es un ahijado. ¿Quién sabe?" Una secretaria se consolaba a sí misma. Todo era realmente inesperado.

"Pero el niño se parece mucho a nuestro CEO, ¿no lo creéis?" exclamó una de las empleadas. La realidad siempre era tan cruel.

"¿Estáis demasiado ociosas? Vayan a hacer lo que tengáis que hacer ahora mismo", exclamó Isaí, aunque también tenía curiosidad, tenía que seguir cumpliendo su función de asistente, que era la de coordinar al equipo directivo. Todo lo que podía hacer ahora era contener la curiosidad y ordenar a los demás para que todos volvieran al trabajo.

Su jefe canceló la cita de esa manera y se fue. Sin embargo, él era el pobre asistente que tenía que lidiar con este asunto. ¡Realmente quería llorar! Su CEO dijo una vez: "Tu valor era bueno como un sirviente que solo necesitas obedecer todas mis órdenes. No te contraté para que estés de decoración. Además, debido a mi presencia como un CEO guapo, no tienes oportunidad ni de ser una decoración"

Maldición, las palabras de su CEO estaban muy claras, que le estaba discriminando. ¿De verdad era tan feo?

¡Ay! En realidad no era que se viera mal. Era solo que el CEO era tan guapo que nadie podía ser más gua

MoboReader, bring tons of novels with you.
Free toDescargar Manobook

po que él.

Edward se dirigía hacia abajo, sosteniendo a Julio en sus brazos. Sabía que había chismes sobre él otra vez. A él no le importaba. De todos modos, él mismo no podía creer que tuviera un hijo a esta edad. Parecía que todavía estaba en el sueño.

Julio miraba con curiosidad al hombre que se decía que era su papá. Él era tan guapo que no era de extrañar que una mujer genial como su mamá quisiera a este hombre. Julio tenía más curiosidad por el abrazo. Ahora podía decir lo que era estar abrazado por su papá. A diferencia del abrazo de su madre, era un poco más duro pero aún así era muy cómodo.

"Tío, ¿podemos ir a KFC?" El niño levantó su cara inocente para mirar a Edward. No sabía que llamar a Edward tío asustaría a su papá. Edward casi se cayó al suelo cuando escuchaba que el pequeño le llamaba tío.

"Julio, soy tu papá, no tu tío". Edward se inquietó. ¿Por qué Julio no le llamó papá? Él sabía que Edward era su padre, pero, ¿por qué le llamaba tío?

"¡Tú eres mi tío! El papá de otros niños vive junto con su mamá, pero no estás con mi mamá, lo que significa que no eres mi papá. Así que tengo que llamarte tío". "Hmm" Julio pensaba para sí mismo, "No te llamaré papá. Ahora es solo el comienzo. Habrá más sorpresas para ti más tarde. Tío"

"....."

Bien. Parecía que era su culpa. Pero, ¿cómo pudo haber sabido que tendría un hijo en una sola noche? Entonces tal vez, parecía que no era toda su culpa. Él no había sabido nada de Julio antes de ahora.

"Pequeño, no sabía que estabas allí y por eso no he podido estar contigo estos años." explicó Edward débilmente. ¡Maldición! ¿Cuándo tenía que preocuparse por la opinión de otros sobre su hecho?

"¿Habrías estado con nosotros si lo supieras?" Julio inclinó la cabeza y echó la pregunta. Quería ver a su padre defenderse. Nunca le pidió a su mamá que buscara a papá para él, porque a menudo veía a mamá mirar las fotos de su papá en el periódico durante una o dos horas, perdida en sus pensamientos. A veces sus ojos estaban rojos. No entendía el mundo de los adultos, pero podía ver que a su mamá le gustaba mucho su papá. De lo contrario, no le habría dicho que el hombre que aparecía a menudo en periódicos y revistas era su padre. Su mamá también le dijo que no odiara a su papá y que la razón por la que no vivían juntos era porque tuvieron un malentendido justo después de su boda.

En realidad, era imposible para Julio no resentirse o preocuparse. También envidiaba a otros niños quienes tenían su papá que los acompañaba siempre a su lado. Pero sin embargo, Julio sólo tenía a mamá al lado de él.

En la escuela, sus compañeros de clase se rieron de él y dijeron que no tenía papá. Estaba tan enojado que a menudo peleaba con ellos y les decía que tenía un papá, pero su papá estaba demasiado ocupado para vivir con ellos. No se atrevió a contárselo a su mamá, porque ella le pediría que hiciera flexiones como castigo.

"Err ..." Bueno. Desafortunadamente, Edward nunca había considerado esta pregunta, por lo que no sabía cómo responderle en este momento. Edward era bueno para dar discursos. ¿Pero por qué no podía responder las preguntas de su hijo?

"Julio, quieres comer en KFC, Papá te llevará allí y podrás comer todo lo que quieras". ¿Cómo podría ser Edward tan descarado? ¿Cómo podría cambiar el tema de esta manera?

"¡Sí! Quiero comer muslos de pollo, papas fritas y coca." ¿Cómo podía Julio haber olvidado torturar a su papá tan pronto? Era fácil para el niño comprometerse. ¡Debía haberse olvidado de tomar una posición firme!

"Bien, si puedes comértelo todo, papi te compraré". Edward acarició el pelo de Julio con cariño. Obtuvo inesperada satisfacción en su corazón. Este niño era su hijo, que se parecía mucho a él, no solo en apariencia, sino también a sus modales.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top