MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 8 No puedes quitar a mi padre de mi madre

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 12075

Updated: 2018-11-14 10:13


Una mujer con una buena figura apareció justo después de que Samuel Yuan se fuera. Era muy hermosa, sus cejas se curvaban naturalmente sin ser dibujadas, y los labios eran rojos sin exageración. Era una diosa que atraía la atención de todos los hombres una vez que aparecía. Ahora parecía la diosa con un rostro delicado estaba buscando algo. Finalmente, vio a la persona que estaba buscando y sonrió aún más dulce, lo que hizo que los hombres presentes respiraran profundamente. Esta mujer era realmente una maravilla!

Sin embargo, a pesar de que estaban tentados de la hermosa mujer, nadie se atrevía a hablar con ella. Después de todo, todos sabían que ella era la amante del Sr. Mu. Sí, esta mujer era Paula. No importaba cuántas novias hubiera tenido el Sr. Mu, él nunca rompió con ella.

Ella debía ser especial para el Sr. Mu. Este hecho hizo que Paula se sintiera un poco satisfecha. Parecía que ella sería la Sra. Mu en el futuro.

"Edward". Paula cayó en los brazos de Edward naturalmente. Al mismo tiempo, miraba con orgullo a las mujeres que observaban con codicia a Edward con el fin de mostrarles que ella era especial para el Sr. Mu.

"¿Por qué estás aquí?" El Sr. Mu estaba un poco sorprendido por la repentina aparición de Paula. No pudo evitar fruncir el entrecejo y frunció el ceño. ¿No la llamó para cancelar la cita?

"Hoy es el cumpleaños de tío Leng, mi padre no pudo venir, así que he venido en su lugar. ¿No estás feliz de verme?" Explicaba Paula con una voz agradable mientras estaba en sus brazos.

"No, solo estoy un poco sorprendido" Edward no la apartó, pero tampoco parecía interesado. Sin embargo, alguien en la distancia se enfureció después de ver la escena y corrió hacia Edward sin comer nada. El hecho del niño sorprendió a Samuel Leng. "¿Qué iba a hacer?", pensaba Samuel.

Simplemente recordaba que era su tarea ayudar a mamá a ahuyentar a cualquier mujer que estuviera alrededor de su padre. Ahora, esta mujer descarada que colgaba de los brazos de su padre: "¿No se siente calor hacerlo en un día tan caluroso?", pensaba.

"Papá, ¿quién es esta anciana? ¿Es ella demasiado mayor para mantenerse sola y necesita que la sostengas?" Se subió a los brazos de su padre con una linda mirada y se dirigió a Paula. "¡Humph! Mi papá pertenece a mi mamá y no puede estar abrazado por ninguna otra mujer excepto mi mamá", pensaba Julio.

"¿Qué? ¿Anciana?" Edward escupió el sorbo de champán en su boca después de escuchar las palabras de Julio. Y su rostro se puso rojo porque casi se ahogaba. ¡Este niño siempre decía algo por sorpresa!

Paula recibió el impacto de su vida no porque fuera tomada como una anciana, sino era porque había escuchado al niño llamarle a Edward papá y Edward no lo negó.

"Edward, ¿quién es este niño? ¿Te llama papi por error?" Paula se estaba convenciendo a sí misma: "No, no puede ser el hijo de Edward. ¿Cómo podría ser posible? Esto no puede ser cierto. Pero si no, ¿por qué se parece tanto a Edward?" murmuró en voz baja. Paula no estaba segura entonces, y se ponía más nerviosa.

"Este es mi hijo, no se equivoca de llamarme papá". Edward no le dio a Paula la respuesta que quería. No se dio cuenta de lo pálida que estaba su cara. Después de escuchar lo que Edward dijo, Paula dio unos pasos hacia atrás. Se veía tan débil que parecía que se desmayaría en cualquier momento. Cualquier hombre que veía esta escena querría consolarla, pero Edward no lo haría porque no amaba a nadie.

Hace unos minutos, Paula sintió que ella era especial para Edward, pero ahora el hombre la dejó sumergirse en el fondo del mar. Había estado con él durante muchos años, porque estaba enamorada de este hombre y no le importaba cuántas mujeres tenía. Y Edward también permitía que ella estuviera siempre a su lado. Tenía confianza en que sería la que finalmente se convertiría en la Sra. Mu. Sin embargo, en este momento no le explicaba nada sobre el niño. ¿Significaba que ella no era tan importante para él?

La cara de Paula se ponía pálida cuando apretaba los dientes. Pero no se atrevía a irse porque si se fuera, ya no habría más oportunidades para ella. Paula sabía qué tipo de hombre era Edward después de estar con él durante tantos años. Al menos ella sabía cómo atenderlo.

Edward observaba la expresión de Paula mientras aún conservaba su elegancia. Había incluso una burla sutil en su rostro. Tomó un sorbo de champaña lentamente, mientras su hijo aún permanecía en sus brazos.

Edward no dejó a Paula. Pero, ¿era por amor? Edward pensaba que era más bien por costumbre. Paula siempre se había comportado de manera muy pensativa, por lo que siempre había mantenido una relación ambigua con ella. Teniendo en cuenta su respuesta en este momento, Edward descubrió que Paula quería algo más de él. Dado esto, no le permitiría seguir al lado de él.

Paula se calmó rápidamente. Se adelantó y tocó la carita de Julio. "Oye, pequeño, ¿cómo te llamas?" ¡Hmm! A pesar de que Edward tenía un hijo, Paula no creía que ya pudiera estar casado y pensaba que todavía podría tener su oportunidad con él. Lo más importante era dejar que el pequeño la aceptara primero.

Julio no quiso mirar a Paula y se dio la vuelta, este acto dejó en vergüenza a Paula. "Hmm, veremos cómo te daré la lección después de casarme con tu padre". Pensando de este modo, Paula mostraba una sonrisa falsa.

"¡Dios mío! Esta mujer tiene una sonrisa realmente falsa. Sin duda, incluso la cara de póquer de mi madre es más hermosa que la de ella", pensaba Julio.

"Hijo, no puedes ser tan maleducado". Aunque Edward estaba decidido a cortar su relación con Paula, no permitía que su hijo se comportara de manera tan descortés.

"Papi, tengo hambre". Julio cambió el tema y miró a Edward con una cara lastimosa. Ya estaba harto de hablar con Paula.

"¡Bien! Vamos a comer algo entonces". Al mismo tiempo, Manuel Yuan salió y se alegró de ver a Edward. La familia Yuan y la familia Mu se habían conocidos durante unas generaciones, por lo que trataba a Edward como a su p

MoboReader, bring tons of novels with you.
Free toDescargar Manobook

ropio hijo.

"¡Tito Manu, feliz cumpleaños!" Edward abrazó a Manuel cuando Lucas apareció de repente y le dio un regalo a Manuel.

"Edward, ¿quién es el pequeño?" Con los ojos fijos en Julio, Manuel no tuvo tiempo de prestar atención al regalo.

"Julio, saluda al abuelo Manu". Edward tiró de las manos de Julio.

"¡Abuelo Manu, feliz cumpleaños! ¡Le deseo una larga vida!" Dijo Julio suavemente con una voz infantil, y se veía una dulce sonrisa en su rostro, lo que lo hizo aún más lindo.

"Bien, bien, por cierto. ¡Qué niño más lindo! ¿De dónde has buscado a este pequeño? El propio hijo de Manuel no se había casado, por lo que no podía tener un nieto que deseaba con tanto entusiasmo. Le gustaba mucho ver a un niño tan lindo. Pero, ¿cómo reaccionarían los padres de Edward cuando supieran que tenían un nieto de esa edad? Habían estado viajando durante muchos años y todavía no habían vuelto una vez debido a su enojo por el comportamiento rebelde de Edward.

"Tito Manu, este es mi hijo Julio, que acabo de conocer hoy. Sé que te gustan los niños, así que lo traje para visitarle". Julio estaba confundido porque fue él quien insistió en venir.

Paula no quería ser ignorada por lo que se acercó a saludar a Manuel Leng. "Títo Manu, le deseo un feliz cumpleaños. Mi padre también le envía sus buenos deseos".

"¡Oh, Paula! Te estás volviendo más y más hermosa" Al oír los elogios de Manuel, Paula miraba a Edward con timidez.

"¡A quién miras! ¡Mi papá pertenece a mi mamá!" Julio miraba a Paula con hostilidad, pero nadie lo notaba, excepto Paula.

Paula estaba un poco perdida. ¿Cuándo había ofendido a esta niño? Ni siquiera se mostraba satisfecha por su apariencia, pero él había empezado a provocarla.

La familia de Paula también pertenecía a una familia rica y estaba en el centro de atención, por lo que Manuel Yuan conocía a Paula, así como su relación con Edward.

"Julio, ¿puedes quedarte al lado mío esta noche?" Cuanto más miraba a Julio, más le gustaba. Incluso quería tomarlo como su propio nieto.

Julio miraba a su padre y vacilaba. Aunque a él le gustaba este amable abuelo, le preocupaba también que la mujer se acercara a su padre cuando se fuera.

Por supuesto, Edward sabía lo que Julio estaba pensando. Julio no estaba dispuesto a llamarlo papi antes, pero cuando Paula apareció, Julio lo llamaba una y otra vez. Edward sabía exactamente que Julio lo había hecho deliberadamente. Sabía que Julio estaba tramando algo y él todavía estaba tratando de averiguar su intención verdadera.

Julio asintió de mala gana porque su padre no dijo nada.

Paula estaba satisfecha con la situación, ya que nadie podía impedirle tener una relación íntima con Edward. Cuando Manuel y Julio se fueron, cogió a Edward del brazo tan naturalmente como si nada hubiera ocurrido antes.

Edward sonrió como de costumbre y su hermosa apariencia era aún más encantadora bajo la proyección de la luz.

"Edward, ¿quieres que vaya a tu casa esta noche?" Paula preguntó suavemente con su boca casi pegándose al lóbulo de la oreja y tocando su cuerpo con el de ella. Se aseguró de que su pecho tocara a Edward.

"Tengo algo que hacer esta noche. Tal vez otro día". Edward besó a Paula con suavidad y la provocó con sus esbeltas yemas de los dedos. Una sonrisa encantadora apareció en sus finos labios.

Paula descansaba en los brazos de Edward. Su rostro descarado estaba lleno de lujuria, queriendo recostarse sobre el cuerpo del hombre. Sin embargo, Julio parecía irritado al ver esta escena. La mirada del niño parecía advertir a Paula que se avergonzaría más tarde.

Aunque Julio seguía a Manuel, su atención se había centrado en las dos personas que estaban no muy lejos. Al ver esta escena, tiró el helado que estaba en su mano, como si tuviera un odio por el helado.

Decidido a hacer algo, se tranquilizó el niño. Tomó una gran taza de helado y corrió hacia las dos personas. Cuando Julio se acercaba, fingió que se había tropezado y el helado en su mano cayó hacia Paula. Luego, escuchó un grito, un fuerte grito. Por supuesto, la voz no podía ser de Julio.

Julio se admiraba a sí mismo por alcanzar el gol con tanta precisión, con el helado cayendo sobre el vestido escotado de Paula. No era de extrañar que Paula gritara tan fuerte. Estaba inmersa en el entusiasmo con Edward mientras que el frío del helado era algo que no se esperaba. "¡Humph! ¡Te lo mereces! ¿Cómo te atreves a sacar a mi papá de mi mamá?", dijo Julio con enojo en su cabeza.

Edward también se sorprendió por lo que pasó hacía un minuto. Por un momento, incluso se olvidó de cómo reaccionar. Ahora, Paula estaba tan avergonzada, perdiendo todo su encanto de antes. Rápidamente, Edward tomó la acción, pero no para ayudar a la princesa sino que recogió al pequeño que todavía estaba en el suelo en ese momento. Sus sonrisas encantadoras se reemplazaban por una cara congelada.

Julio, ¿te duele?" Edward se preocupaba y comprobaba si el pequeño tenía una lesión.

"Me duele", dijo Julio con lágrimas. Para hacer que su desempeño fuera más confiable, se dejó caer con fuerza, por lo que estaba realmente doloroso. ¡Joder! Su padre era el único culpable. Si Edward no coqueteaba con mujeres. Julio no tendría que lastimarse para atraer la atención de su papá. El chico estaba tan herido y encima era por una razón tan indigna.

Paula se quedaba observando fijamente a los dos, incluso olvidando cubrir su cuerpo revelada. "¿No debería Edward venir a consolarme primero mientras soporto tal vergüenza? ¿Por qué solo se preocupaba por el pequeño bastardo?" Pensaba enfadada. Paula miró con odio a Julio, quien estaba en los brazos de Edward y ella no podía evitar odiar al niño pequeño en su corazón.

"Señorita Lin, suba las escaleras conmigo y límpiese" Samuel Yuan llegó en el momento adecuado. De hecho, no le gustaba mucho esta mujer, pero tenía que mostrar algo de etiqueta como anfitrión.

Paula se fue indignada. Julio finalmente se sentía satisfecho cuando consiguió echar a la mujer.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top