MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 9 Niño independiente

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 11142

Updated: 2018-11-14 10:17


El auto acababa de entrar en la gran villa de Edward. Antes de que se detuviera el auto, se oyó una llamada agradable del móvil. Era una hermosa canción militar. Edward estaba un poco confuso. ¿Cuándo estuvo tan cerca de los militares?

Julio sonrió alegremente cuando escuchaba la llamada. Era un tintineo de llamada especialmente asignado a su madre. Rápidamente sacó su teléfono celular de la bolsa pequeña que había traído consigo.

"Mami, ¿ya llegas?" Edward estaba un poco aturdido y aguzaba las orejas tan pronto como escuchó la palabra "mami".

"Acabo de llegar hace un rato. ¿Cómo te has comportado hoy? ¿Has estado escuchando a tu padre?" Su voz fría y clara venía del otro lado. Sonaba un poco cansada, tal vez era por el largo viaje.

"Mami, he estado escuchando a mi papá en todo el momento", le aseguró Julio. "¿Estás cansada?" Julio siempre había sido obediente delante de su mamá. También notó el ligero cansancio en la voz de su madre.

"Está bien. Es solo que hace un calor incómodo en este lugar". Rocío se enterró profundamente en la silla. Marco no la despertó en el camino, así que no se despertó hasta que llegaron a su destino. Cuando abrió los ojos, vio la hermosa puesta de sol. Luego estuvo ocupada con el arreglo del séquito y trabajó con los líderes de la fuerza local para discutir el siguiente itinerario y luego cenó. Estaba realmente cansada después de hacer una serie de cosas. Por lo general, no se sentiría tan cansada, sin importar cuánto trabajo hubiera hecho. Parecía que el hombre todavía tenía un gran impacto en ella. Ella pensaba que no volvería a ser tan afectada por él. Sin embargo, ella había subestimado la posición del hombre en su corazón. Rocío simplemente no podía admitir que no era capaz de borrarlo de su corazón.

"Mami, Julio no está a tu lado. Tienes que cuidarte bien". El niño pequeño dijo seriamente. Se notaba perfectamente que el niño estaba preocupado cuando le decía esto.

Edward escuchaba tranquilamente su conversación. Debido a que estaba en el auto, pudo escuchar lo que estaban hablando, aunque no estaba muy claro. Había un sentimiento inexplicable en su corazón que no sabía por qué.

"Está bien, me cuidaré bien. A partir de mañana, mamá comenzará la capacitación totalmente cerrada y mi teléfono tiene que ser entregado, lo que significa que no puedo llamarte entonces. Debes ir a la guardería obedientemente y no pegues a otros niños. ¿Está claro? " Rocío se frotó las sienes con los dedos, tratando de aliviar la fatiga.

"Sí. ¡De acuerdo mami! Haré que mi papá me lleve hasta allí". ¡Pero la guardería estaba un poco lejos de aquí! No sabía si Edward tenía tiempo para llevarlo o no.

"Bueno, mamá se va a dormir, ya es bastante tarde, debes acostarte pronto también .¿De acuerdo?" Rocío no mencionó a Edward en absoluto, como si no tuviera nada que ver con él.

"Adiós mami" Edward se sorprendió al ver a su hijo colgar el teléfono directamente. Entonces, ¿esa mujer no tenía nada que hablar con él ya que ella le había tirado a su hijo?

El Sr. Mu esperaba que ella dijera algo sobre él. Debía haber olvidado que él era el que quería terminar con ella.

"Entonces, ¿eso es todo? ¿Tu mamá no me mencionó?" Edward preguntó con un poco de expectación, una emoción que ni siquiera se notó.

"¿Para qué?" Julio le preguntó con curiosidad. "¿Por qué debería mi mamá mencionarlo? ¿Tiene un problema mental?" El chico pensaba.

Edward quería decir algo pero finalmente lo dejó. Abrió la puerta y salió del coche. Parecía que esa mujer realmente tomaba en serio lo que él le había dicho después de la boda. Para él, ella no era nadie y para ella, él tampoco era nadie.

Julio se bajó del auto siguiendo a Edward. Miraba con curiosidad la villa frente a ellos, y no paraba de considerar a su padre, "¿Qué le pasa a ese hombre? ¿Por qué es tan caprichoso? ¿Quién le ha ofendido? ¡Oh Dios! No debería confiar en este hombre", se dijo Julio a sí mismo.

Lucas también se setía extraño, pensando: "¿Qué está mal con el Sr. Mu hoy? ¿No es bueno con Julio? ¿Por qué se enoja de repente ahora?" Parecía muy difícil para ellos entender en qué estaba pensando su jefe.

"¡Vamos! Vamos a entrar, señorito Julio". ¡Su jefe era realmente ingenuo a veces! ¿Por qué debería molestarse en discutir con un niño?

"Tío Lucas, ¿qué crees que está de mal el Sr. Mu?" Lucas se sorprendió por sus palabras. Bueno, parecía que el padre y el hijo no estaban bien por ahora. Julio llamó a su padre Sr. Mu en lugar de papá. ¡Qué mala suerte tuvo Lucas de conocer a personas tan bipolares como ellos!

"Bueno, ¡no lo sé!"

Julio no había esperado que Lucas le diera una respuesta. Sacudió la cabeza y siguió a Edward. ¿Quién sabía si Edward tenía un problema mental o no? Esta era su casa. ¿Y si Edward no le dejaba entrar a la casa, qué podría hacer?

"¿Por qué me estás siguiendo?" Mientras se quitaba el abrigo, Edward preguntó al niño con curiosidad, quien lo había seguido hasta su habitación. ¿No estaba su habitación al otro lado?

"Señor. Mu, es mi primera vez que vengo a tu casa, ¿vale? ¿A quién crees que debería seguir? Julio pensaba, sin palabras.

"Entonces, ¿a quién debo seguir?" Edward dejó de desabrocharse la camisa por un minuto. Estaba tan enojado que había olvidado que este pequeño no había venido nunca a su casa. No era su culpa. ¡Lucas debería haber seguido al pequeño!

Lucas se sentía ofendido. En su mente, pensaba: "Jefe, todos ustedes sois mis jefes. Julio decide seguirte. ¿Qué espera que yo haga? ¿Detenerlo? La señora Wu también era ign

MoboReader, bring tons of novels with you.
Free toDescargar Manobook

orada por ustedes dos, ¿no es así?"

Edward era criado por la Sra. Wu. Y ella siempre había vivido con él. Estaba tan feliz cuando recibió la llamada de Lucas y recibió la noticia de que Edward tenía un hijo de cinco años. Ella esperaba y esperaba, pero cuando finalmente regresaron, vio a los dos subir directamente arriba sin hacerle caso. En ese momento, ella no sabía lo que debía hacer.

"¡Vamos! Te llevaré a tu cuarto y le pediré a la Sra. Wu que te bañe. Después te irás a dormir como un buen chico y mañana te llevaré a la guardería". El Sr. Mu no tenía más remedio que dejar de desvestirse y llevarlo a la sala de estudio. No había olvidado que le había pedido que llevara a Julio a la guardería mañana.

Julio no le dijo nada más. Estaba realmente cansado después de un día afuera. Aunque era enérgico, todavía era solo un niño. Todo lo que quería hacer ahora era dormir.

Aunque la habitación del niño acababa de ser decorada hoy, estaba hecha de mejores materiales y no había contaminación tóxica. Edward podía estar seguro de que al pequeño le gustaría.

Los ojos de Julio se iluminaron al entrar en la habitación. ¡Guau! ¡Qué bonita era habitación! Exclamó en su cabeza. Había una pequeña cama de color azul claro y una suave cortina de color púrpura claro que se agitaba con el viento suavemente; un escritorio verde con todo tipo de dibujos animados y un armario blanco que complementaba las paredes de color naranja. El ambiente era tan tranquilo.

Edward también estaba un poco sorprendido. La antigua habitación de tono frío se cambió completamente a otro estilo, y estaba totalmente adaptado para los niños. Al mismo tiempo, la atmósfera activa alivió su insatisfacción. Tenía que decir que este concepto de diseño era realmente bueno.

Julio tiró su bolsa, corrió a la cama y saltó sobre ella. Luego tocó las cosas que le interesaban una por otra. Estaba tan emocionado y estaba realmente interesado en ellos.

Recostado contra la puerta, Edward miraba a su hijo cariñosamente. Se había sentido satisfecho en su corazón. Al menos su hijo estaba contento con lo que había hecho. Nada más podría complacerlo así.

"Le pediré a la señora Wu que venga a bañarte".

"No. Puedo bañarme yo solo perfectamente sin ayuda de nadie. Mamá me dice que ahora soy un hombrecito y no puedo permitir que nadie más lo haga por mí". Echando estas palabras, iba a abrir el armario. Se sorprendió al ver la gran cantidad de ropa en el armario. Su papá parecía haber comprado toda la tienda de ropa. Ya estaban en verano. Edward había preparado toda su ropa para todo el año. Creía que Julio viviría aquí para siempre, ¿verdad? ¿Se habría olvidado que la mamá de Julio había dicho que estaría Julio aquí solo por tres meses? Parecía que quería quedarse con su hijo, pero tampoco hacía falta hacer algo tan exagerado. ¡Qué hombre más rico! Edward llevaba un estilo de vida muy extravagante. No era de extrañar que la mamá de Julio le dijera que sólo tenía que llevar un bolso con él.

"Bueno, ¿te gusta? Son todos estilos nuevos para este año". El Sr. Mu debía de haber olvidado que su hijo era solo un niño pequeño y que apenas le importaba la nueva moda o el estilo.

Julio no tenía ganas de hacer caso al playboy. Todo lo que quería hacer era bañarse e irse a la cama. Así que tomó su pijama y se fue directamente al baño.

Ignorado por su hijo, Edward se tocó la nariz sin poder hacer nada y lo siguió al baño. El baño no cambió mucho. Sólo se agregaron algunos artículos para niños.

"Hijo, ¿estás seguro de que no necesitas ayuda? ¿Puedes hacerlo solo?" Julio de repente volvió la cabeza y lo miró fríamente, indicándole que no era un niño pequeño como él creía.

"Puedo bañarme solo, ¿podrías salir? Por favor, señor Mu, quiero ducharme". "¡No me digas! Vaya niño mas voluble, ¿no? Al principio le llamaba papá y ahora le estaba llamando Sr. Mu de nuevo en tan poco tiempo. ¡En este momento encontró que el niño no era lindo en absoluto!" Edward comenzó a sentirse triste.

"¡Bien, entonces! También me voy a bañar. Llámame si necesitas algo". En un día tan caluroso, por lo general, lo primero que Edward debía hacer cuando llegaba a casa era darse una ducha. Entonces, lo que sucedió hoy fue realmente una excepción a su rutina habitual.

Después de colgar el teléfono, Rocío se quedaba quieta mientras se sentaba perezosamente en la silla. La frialdad en su delicada cara se desvaneció. Sus finos labios estaban mordidos tiernamente por sus dientes blancos. Las largas pestañas cubrían sus hermosos ojos. Se veía tan encantadora bajo la luz de la luna brillante. Ella era, sin duda, una mujer bella. Pero su belleza era diferente a la de Paula. Podría ser porque ella permanecía en el ejército durante todo el año, tanto su forma como su cuerpo mostraban un espíritu heroico. El entrenamiento militar diario no dañó su piel brillante y translúcida. Tenía una belleza innata. Por el momento, su piel parecía más delicada a la luz de la luna.

Cuando Kevin Gu entró en la habitación, vio esta hermosa escena. Era tan hermosa que no quería interrumpirla. Se volvió en silencio y se alejó. Sabía que había algo que la estaba molestando hoy, así que le pidió a Marco que no la despertara hasta llegar al destino. Una persona fuerte como era, no se esperaba ver su parte vulnerable.

¿Su comportamiento inusual tenía algo que ver con el hombre que acababa de ver hoy? ¿Tenía el hombre algo que ver con Julio? Pensando en esto, no pudo controlar el dolor en su corazón, que le llegó abrumadoramente y se fue rápidamente.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top