MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 84 ¿Te preocupas por mí

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6374

Updated: 2019-04-29 00:06


"Dame un momento. Ahora vuelvo..." Rocío salió del auto sin terminar la frase y trotó hacia la panadería.

Edward se preguntó a dónde se dirigía, ya que era muy posible que huyera de él.

Rocío comenzó a seleccionar algunos pasteles y bebidas después de confirmar que podía pagar con tarjeta. Escogió varios pedazos de pasteles de mousse, una taza de café y un envase de leche. Cuando volvió al coche, cargada con la comida, le hizo una seña a Edward para que abriera la puerta delantera.

Edward la miró con una mirada extraña. Estaba realmente sorprendido de que ella no se hubiera escapado.

"Toma esto. Y ahora, conduciré yo". Rocío le dijo eso mientras metía todas las cosas que había comprado, y su billetera, en las manos de Edward.

"¿Qué estás haciendo?" Edward frunció el ceño, a regañadientes, tomando las cosas mientras se levantaba del asiento del conductor.

"Te he traído comida, estoy segura de que aún no has cenado". Respondió Rocío, mientras levantaba sus cejas perfectas.

Edward mostró su sonrisa habitual y preguntó inocentemente: "Mi amor, ¿te preocupas por mí? ¿Cómo supiste que todavía no había cenado?"

"Si hubieras cenado, no estarías tan enojado". Rocío se quejó mientras subía al auto. Calculó que Edward ya estaba yendo hacia la base militar mientras hablaba con Julio por teléfono. Y luego había esperado allí durante tres horas, por lo que seguramente no había comido nada, ya que allí no había nada para comer.

Edward miró las compras que trajo y se sorprendió al ver los pasteles. Seleccionó uno y le dio un pequeño bocado. Aunque no era un fan de los pasteles de mousse, descubrió que este no estaba nada mal.

"¿Te gusta? A Julio le encanta este sabor, así que pensé que también te gustará". Rocío miró expectante a Edward y su mirada gélida normal se derritió.

"Hummm... Me gusta. Aquí, pruébalo tú misma". Edward dijo eso, mientras se le acercó el p

dward había comido solo un pequeño trozo de pastel y una taza de café.

"Sí, señora Rocío. Ahora mismo iré a preparar algo de comida". La sirvienta se alegró de que Rocío se preocupara por el Sr. Edward.

"Me alegro de que hubieras corrido tan rápido para decirles que me preparen comida". Edward dijo cuando entró a casa. Se sentía bien sabiendo que Rocío estaba preocupada por él.

"¡Qué va! ¡Simplemente quería evitar que te enojes conmigo otra vez!" Respondió Rocío. Ella nunca admitiría que se preocupaba por él.

"Estás mintiendo. ¿Desde cuándo me enojé contigo?" Por lo visto, estaba intentando evitar conflicto directo con él y le trataba con amabilidad para no hacerlo enojar. Edward estaba satisfecho con sus acciones. De modo que la tomó en sus brazos.

Pero ella se retorció y se liberó de sus brazos. ¿Por qué a Edward le gustaban tanto los abrazos? A él no le importaba que las sirvientas estuvieran observando sus interacciones cariñosas, ¡pero a ella sí!

"Necesito comprobar si Julio está dormido o no", dijo Rocío mientras corría rápidamente hacia las escaleras.

Edward siguió sus pasos y se dirigió a su habitación para darse una ducha. Era lo primero que necesitaba hacer cada vez que regresaba a casa, para mantener su mente despejada.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top