MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 88 Atrévete a tocarla

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6523

Updated: 2019-05-02 00:06


El sol abrasador estaba bajando y el cielo se veía hermoso con el suave brillo del atardecer. Toda la ciudad se veía hermosa con el resplandor brillante del sol. Rocío se miró un poco deprimida al espejo. '¿Por qué todos los vestido que Edward ha escogido para mí son tan llamativos y exorbitantes? ¿Por qué no puedo encontrar ropa habitual en mi ropero?', se preguntó Rocío.

Por lo general, Rocío llevaba uniformes. Tenía algunas prendas informales, pero todas demasiado casuales para ir a algún lugar elegante. Seguro Edward la llevaría a un restaurante u hotel lujoso, así que iba a llevar el vestido que él le escogió.

Ese vestido le quedaba bien. La tela de gasa era muy liviana. Se agitó con el viento y le dio un toque de suavidad y dulzura a su personalidad tranquila. Las mangas con volados suavizaron su comportamiento frío y la hicieron lucir más atractiva por la feminidad.

Edward se giraba continuamente para mirar a Rocío cuando iban en el auto. Él sonrió de forma gentil, este gesto hizo que sus finos labios se vieran más sexy.

"Papá, ¿qué miras?", Julio notó el movimiento inusual de su padre, así que levantó la cabeza y le preguntó dudoso a Edward.

"¡Te estoy mirando!". Edward no se sintió avergonzado cuando su hijo lo descubrió. Su amplia sonrisa parecía más atractiva ahora.

Aunque Rocío estaba desconcertada, no era ingenua. Las intenciones de Edward eran demasiado obvias cuando se giraba y los miraba. La razón por la que ella ignoró su mirada fue para no pasar vergüenza. Pero la inocente pregunta de Julio la hizo sonrojar.

"¡Oh! ¡Entiendo! Papá, estás mirando a mamá!", Julio se burló de Edward y gritó como si hubiese descubierto una nueva vida. Puso los ojos en blanco y Edward rió.

"Julio, eso es una tontería". Rocío puso cara larga. Ella no esperaba que Julio dijera esto. Por lo que se desconcertó aún más. Miró a su alrededor con sus ojos brillantes, pues no sabía a dónde mirar.

"¡Julio, hijo,

estaba acostumbrada a estar sola y ser indiferente. Estaba un poco desbordada por la cálida hospitalidad de Natalia.

"Llámame como quieras", dijo Rocío y sonrió. Le gusta bastante la cualidad que tenía Natalia de ser franca y honesta. Parecía que ella era la niña de los ojos de su familia, como una princesa bajo la debida protección.

Al pensar en princesas, Rocío se perdió en sus pensamientos. Recordó que una vez ella también lo fue. Pero un incidente la despojó de todo el amor que tenía y de su anhelo por un futuro brillante. Había pasado del cielo al infierno en un instante.

A la edad de Natalia ya vivía sola y realizaba muchas tareas difíciles, mientras que Natalia tuvo la suerte de mantener su inocencia y no verse afectada por los problemas del mundo.

"¡Bueno! Gracias, hermana. Ahora dime, ¿quién es este chico tan lindo?" Natalia miró a Julio que estaba parado junto a Rocío. Preguntó mientras pellizcaba la hermosa cara de Julio, fue algo que simplemente no pudo resistir.

"Hola, señora. Soy Julio". Se apresuró para presentarse a Natalia antes de que Rocío pudiera responder. Se sentía ignorado por todos. Todos estaban mirando a Rocío. Finalmente, había una hermosa dama que preguntó por él, y eso lo emocionó. Aprovechó la oportunidad para dejar una buena impresión.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top