MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 93 No me llames cuñada

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6289

Updated: 2019-05-03 00:16


Samuel volvió a la realidad y miró en la dirección que Daniel estaba señalando. Vio la mirada sombría de Edward, y estaba bastante desconcertado por lo que estaba sucediendo.

"Mi querida cuñada, yo soy su hermana Natalia. Por favor, dime cómo conociste a mi hermano mayor". Natalia no se había olvidado de su interrogatorio y seguía haciendo preguntas a Belén. Le daba igual si Belén era la novia de Samuel o no, sentía que tenía que ayudarlo a conquistarla. Cuando su hermano tenga una novia, estaría demasiado ocupado saliendo con ella y no tendría tiempo para seguir vigilándola.

¡Jaja! Por fuera, parecería que Natalia estaba ayudando a Samuel, pero la verdad era que estaba pensando en sus propios intereses. ¡Qué chica tan astuta!

"Bueno... Natalia. No soy la novia de tu hermano, solo una conocida. Puedes llamarme Belén. Pero, por favor, no me vuelvas a llamar cuñada, ¿vale?". Belén sabía ahora qué se siente probar su propia medicina. ¡Por Dios! Estaba literalmente viviendo las consecuencias de su mentira piadosa. Y nadie la había dejado explicar su versión de la historia.

"Está bien, cuñada. ¿Puedo salir contigo más tarde?", dijo Natalia mientras le lanzaba una sonrisa halagadora. La muchacha se negaba a cambiar la forma de llamarla, estaba decidida a conquistarla sea como fuere. Ahora solo necesitaba pasar más tiempo con Belén.

Belén se quedó sin palabras después de escuchar a Natalia. Se enojó tanto que se acurrucó en el sofá. '¡Ay Dios mío! Esta niña parece que no entiende lo que le estoy diciendo. Si dijo 'está bien', entonces, ¿por qué todavía se empeñaba en llamarme cuñada? No debe obligarme a aceptar un título tan rídiculo. ¿Y por qué este hombre del polo norte no le explica bien la situación a su hermana? No hay nada entre nosotros'. Belén protestó por dentro, se sentía impotente.

Después de observarlas, Daniel por fin entendió lo q

fiante, sin preocuparse por el escándalo que había creado. ¡Qué demonios! ¿Cómo se atreve a enfadarse de repente con ella sin razón alguna y, lo que era más, cómopodía beber tanto alcohol?

No era una persona que acostumbraba a desahogar la ira fácilmente, pero eso tampoco significaba que no tuviera genio. Era estricta con los demás normalmente. Aunque a él, el hombre que tanto amaba, siempre lo toleraba más. Pero eso no significaba que le dejaría crear problemas sin razón aparente. Edward debería sentirse afortunado de no ser uno de sus soldados, de lo contrario le habría impuesto un castigo severo.

Edward estaba asombrado por las acciones de Rocío. La miró directamente a los ojos, su rostro mostraba una sonrisa malvada, y con los dedos daba pequeños toquecitos a la mesa.

Justo cuando todos pensaron que se enfadaría, el hombre sonrió y la atrajo hacia sus brazos. Sin importar absolutamente por lo que los otros pensarían, la besó apasionadamente. Luego soltó sus grandes manos poco a poco.

El beso de Edward no sorprendió en absoluto a Samuel y Daniel, porque sabían que nunca se había preocupado por lo que pensaría la gente. Siempre hacía las cosas como le daba la gana. Las opiniones de los demás no significaban nada para él.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top