MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 110 Te lo prometo

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7393

Updated: 2019-05-08 00:15


"Edward, te lo prometo, sin importar lo que pase en el futuro, siempre te voy a elegir por encima de todas las cosas, esperaré tu explicación y te creeré. Pero tengo una condición, cumpliré mi promesa siempre y cuando sepa que Julio está sano y salvo, ¿harías eso por mí?", murmuró Rocío mientras acariciaba suavemente la hermosa cara de su esposo. Solo Dios sabía cuántas veces ella quiso decirle honestamente cuánto lo amaba, pero no pudo hasta que supo que él sentía lo mismo por ella. Preferiría morir antes que saber que su amor no era recíproco.

Edward sonrió con ternura y Rocío se quedó atónita ante su expresión, no podía pensar ni articular movimiento alguno, su sonrisa era como una brisa de primavera que se extendía sobre su piel. Ella tembló inconscientemente y se inclinó hacia adelante para presionar sus dulces labios contra los de él, no era capaz de resistirse a sus encantos.

Lo extrañaba mucho y había estado esperando este beso durante un largo tiempo. Todo lo que quería ahora era perderse en ese beso, al menos ahora, él era completamente suyo, su sonrisa, su dulzura, su beso y él mismo le pertenecían ahora. ¿Por qué debería esconderse cuando podía darse el lujo de estar con él?

Rocío lanzó sus brazos alrededor del cuello de su esposo para profundizar el beso. Él siempre se había comportado distante y esquivo, lo había amado durante décadas, él era el amor de su vida, lo que la hacía salir adelante, había sobrevivido a muchas cosas gracias a su amor por él. No podría soportar perderlo de nuevo, había decidido que nunca más lo dejaría ir.

Quizás si no hubiera sabido que él también la amaba, no estaría tan desesperada. Y si no fuera porque le había dado una esperanza, no habría apostado todo en él.

Edward se sorprendió por aquel beso tan repentino, sus labios temblaban ligeramente y su cuerpo se estremecía, sus brazos eran cálidos y tiernos, podía sentir la intensa pasión de Rocío por él. ¿Eso era amor? Él no tenía idea, sólo podía abrazarla fuertemente y besarla también; sin importar lo que ella tenía en mente, él solo quería sentir cada parte de su cuerpo.

Como consecuencia, llegaron tarde al restaurante. Edward tomó por los hombros a su esposa y sonrió

e dijo exactamente qué quería que él hiciera, ¿y si le pide que haga algo indebido?

"Realmente no lo creo, ¿no has escuchado el anuncio que dice 'deslízate y todo mejora'?", Natalia balbuceó, ella diría o haría cualquier cosa mientras Julio estuviera dispuesto a ayudarla.

"¡Es una tontería!, el anuncio es 'lavar otra vez, y todo mejora', estoy seguro de que te lo sabes", Julio puso los ojos en blanco a Natalia. De apariencia parecía tan adorable y encantadora, pero ¿cómo podía ser tan malvada en realidad?

"Bien, bien, como sea que fuere, mientras tenga sentido". En verdad, ella apenas veía la televisión. ¿Cómo se suponía que debía saber los detalles del anuncio? Además, ella había estado en el extranjero durante mucho tiempo y acababa de volver. Tenía cosas más importantes que hacer antes que aprenderse de memoria los comerciales. Ayudar a su hermano a casarse con Belén era ahora la prioridad en su agenda, todo carecería de sentido hasta que Belén se haya convertido oficialmente en su cuñada.

"Está bien, está bien, ustedes dos, aquí está el menú, ¿qué van a pedir? Pidan lo que quieran", Edward se exaltó por la pelea infantil entre su hijo y Natalia, se apresuró a entregarles el menú para interrumpirlos.

"Lo que quieras, podemos comer cualquier cosa, pero Edward, no te olvides de pedir algo de alcohol para mí", Natalia se detuvo y miró a Julio con una sonrisa malvada. Ni siquiera le dio la oportunidad a Julio de pedir su comida favorita.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top