MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 127 Cómo te atreves a ignorar mi llamada

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 5657

Updated: 2019-05-11 00:14


Belén descubrió que se había metido con el chico equivocado. Él no la dejaría ir después de que hubieran compartido un momento tan íntimo. ¿Qué fue lo más chocante? Ver a Samuel, al amanecer, en el porche de su casa.

Belén se masajeaba las sienes porque sentía dolor de cabeza. Entonces recordó lo que él le había dicho esa mañana. '¿Necesito estar preparada? ¿Por qué? ¿Piensa que soy como el barro que se puede moldear a su antojo? Fue solo una aventura de una noche, y colgarle el teléfono no me debería suponer un gran problema. No tenía derecho a amenazarme', pensó Belén.

El toque de la secretaria la sacó de su ensueño. "Señorita Belén, ¿Está escuchando? ¿Le pasa algo?", preguntó la secretaria en voz baja, pensando en qué la distraía en medio de una reunión. La expresión en el rostro de Belén le dijo a la secretaria lo que necesitaba saber. Ella no estaba prestando atención en absoluto.

"Eh... nada. ¿Ya terminaron el reporte? Si eso es todo, entonces pueden retirarse", Belén volvió a la realidad y los miró. Recuperó su habitual imponente forma de ser.

"Señorita Belén, justo ahora el gerente de ventas preguntó si debemos intensificar la campaña publicitaria", la secretaria nuevamente le susurró al oído, sintiéndose avergonzada por sus reacciones. ¿No se dio cuenta Belén de que todos estaban esperando? En lugar de responderle al gerente, Belén puso fin a la reunión. Una vez más, no estaba escuchando.

"Oh... Hablaré con FX International Group sobre la campaña publicitaria, pero quiero que sepa que la publicidad solo es un complemento más de nuestros productos. La calidad de nuestros productos es lo que importa". Belén hojeó los documentos que tenía delante p

s tarde un contrato importante", su asistente le recordó. Era la misma chica que había hecho la entrega de la ropa en el hotel.

"Dígales que lo pospongan, tengo cosas más importantes que hacer". Samuel salió de la oficina a toda velocidad. Sus largas piernas le permitieron caminar tan rápido que a la asistente le resultaba difícil seguirle el ritmo.

"Pero señor Samuel... nuestros clientes podrían estar de camino, así que cambiar la hora es imposible", dijo la asistente con preocupación Ella estaba siguiendo a Samuel tan de cerca que se chocó con él cuando se detuvo.

"Escucha, no te contraté para que cuestiones mis órdenes, necesito que me ayudes a resolver problemas. Si no entiendes en qué consiste tu trabajo, dímelo ahora para que pueda encontrar a otra persona", le advirtió Samuel.

"¡Sí, señor! Hablaré con nuestros clientes para cambiar la hora ahora mismo. ¿Necesita que reorganice sus próximos eventos también?", preguntó la asistente, con la cabeza agachada. No se atrevió a mirarlo. Se sentía impotente, no podía desobedecer sus órdenes. Él era el jefe, y se enorgullecía de que todos lo supieran.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top