MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 140 ¿La asusté

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 3514

Updated: 2019-05-15 00:04


Los primeros rayos de sol escondieron los velos de la noche y se posaron suavemente sobre la bella durmiente que yacía en la elegante cama. Samuel, que estaba sentado a un lado de la cama, sonrió gentilmente mirando el papel firmado que tenía en sus manos.

Él no estaba bromeando cuando le dijo a Belén que al final sería su esposa. Con este documento, ella le pertenecía, completa y legalmente. Samuel estaba ansioso por ver la reacción de Belén. Ella se enfadaría si supiera que ya estaban registrados para casarse.

Rocío se levantó temprano hoy como de costumbre, y se dirigió a la base militar en su deslumbrante Ferrari rojo.

No tuvo tiempo de ordenar los documentos que había traído la noche anterior. Natalia se había presentado sin avisar y se iba a quedar durante algún tiempo; así que tuvo que salir temprano para terminar su trabajo.

De repente, frenó de golpe y el auto se detuvo. Había una mujer en medio del camino.

Rocío salió rápidamente del auto y caminó hacia ella. "Lo siento mucho. ¿Está bien? ¿La asusté?". Rocío creía

tos tarde. Echó un largo vistazo a la carretera, y como siempre, se veía como si nada hubiera pasado.

Ella se detuvo en la base, y los soldados la saludaron de inmediato. Reconocieron el Ferrari rojo y su uniforme.

No era la intención de Rocío llevar el Ferrari al trabajo. Lo que pasó fue que Edward la había ido a buscar el día anterior y tuvo que dejar su auto allí. Aunque no quería llevar este auto tan llamativo, pero el suyo todavía estaba en la base.

Ella sabía que el lujoso automóvil atraería mucha atención. Ciertamente no era el coche de un oficial, pero no prestó atención a la idea de que podría haber conseguido el auto ilegalmente; nunca en su vida había quebrantado la ley.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top