MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 142 Cariño, ¿te saltaste el desayuno otra vez

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 5000

Updated: 2019-05-15 22:28


Rocío había estado ocupada toda la mañana escribiendo los programas de ejercicios, entrenando y haciendo investigación de campo, todo de forma urgente. Tomó un poco de agua y dejó escapar un suspiro de alivio, feliz de tomar un descanso.

Estaba a punto de sentarse para seguir trabajando cuando sonó su celular, ella lo agarró sin mirar quién la estaba llamando.

"Hola, soy Rocío", pensó que por educación debía identificarse primero cuando hablaba por teléfono.

"Cariño, ¿te saltaste el desayuno otra vez?", Edward preguntó arrugando el entrecejo.

"Hola, no he comido todavía, ¿pasa algo malo?", ella se preguntó por qué la había llamado a esa hora.

"¿Por qué no? ¿Ya viste qué hora es?", preguntó él. 'Ésta mujer no tiene idea de cómo cuidar de sí misma, a menudo se saltaba las comidas, ¿qué tan ocupada puede estar?', se dijo Edward a sí mismo.

"He estado demasiado ocupada para comer", Marco estaba organizando el equipo para el ensayo de guerra, así que nadie le había llevado la comida.

"Haces que parezca que estás más ocupada que yo", Edward suspiró resignado. No podía dejar de pensar en ella en cada comida, ¿qué estaba haciendo? ¿Acaso comería algo decente? Él ya no era un conquistador despreocupado, ahora su esposa era lo más importante.

"¿Quieres decir que tienes demasiado tiempo libre?", preguntó ella. A Rocío le gustaba molestarlo, de hecho, su trabajo en el ejército no era sólo ensayos de guerra, evaluaciones o tareas de campo, podía estar ocupada un dí

.

"No te preocupes, ¿alguna vez te he mentido?", Kevin puso los ojos en blanco. Ella solía ser tirante y bastante reservada, sin duda había cambiado mucho.

"De acuerdo, entonces empezaré a comer", dijo ella y comió con rapidez. Había muchas cosas con las que lidiar, tenía que terminar temprano, llegar a casa y tratar con su marido enojado.

"Come más despacio, te vas a ahogar", dijo Kevin pensativamente. Su advertencia fue extrañamente profética cuando ella comenzó a toser, con los ojos llorosos.

Rocío se tapó la boca con la mano, se sintió avergonzada, afortunadamente no se había ahogado frente a su marido, de otra forma, él habría seguido insistiendo al respecto.

"Te lo dije", Kevin le sirvió un vaso con agua y le dio unas palmaditas en la espalda.

"Gracias, ya estoy mejor", ella se sintió mejor después de beber un poco de agua. Rocío le sonrió torpemente a Kevin, fue una sonrisa tan débil que casi no se notaba, a veces estar muy ocupado para comer era algo malo.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top