MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 150 Una inspección sorpresa

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 5405

Updated: 2019-05-17 11:57


Rocío estaba leyendo tranquilamente una revista en el sofá. Estaba relajada, ignorando al hombre que acababa de acompañar a Daniel a la salida de la oficina.

"Querida, ¿crees que esa maldita revista es más interesante que yo?". Edward finalmente se había rendido ante esta guerra fría, y le gritó con enojo a Rocío, quien lucía tan fresca como un pepino.

"¡Oh! Cariño, ¿ya has terminado con lo que estabas ocupado?". Sonriendo, ella levantó la vista, actuando como si estuviera sorprendida. Se podía ver que algo tramaba al observar la insinuación en esa sonrisa y el brillo astuto en sus ojos. Algo raro... Ella no iba a perder contra Edward en un juego de paciencia.

"¿De dónde sacaste la idea de que estaba ocupado?". Edward la miró fijamente, irritado. Todo en lo que se había centrado momentos antes era ella. ¿Por qué le estaba aplicando la ley del hielo e ignorándolo?

"Esa idea la saqué al verte. Además, me has estado ignorando". Rocío ocasionalmente actuaba como una mujer caprichosa para molestarlo. Después de todo, tal comportamiento hubiera sido impensable en el pasado. Tenía que recuperar el tiempo perdido.

"Mujer, tú me ignoraste primero. ¿Ahora me estás acusando?". Edward se había puesto al lado de ella en un instante. Sus manos presionaron el borde del sofá, arrinconándola. Sus ojos melancólicos se clavaron en los de ella.

"Hmm... Salí temprano del trabajo sólo para venir aquí". Rocío comenzaba a perder la calma. Ella abrió sus palmas y lo empujó, evitando que se acercara más.

"¿Entonces? ¿Se ha dado cuenta la Coronel Ouyang de que cometió un error? ¿Es por eso que está aq

paciguado. Aunque sus acciones habían sido duras antes, ahora eran suaves. Su lengua se extendió más allá de sus labios y dientes, enredándose en la de ella. En cada contacto estaba presente su profundo afecto hacia ella.

Edward, ya no satisfecho con un solo beso, movió sus labios hacia su hermosa clavícula. Sus besos permanecieron allí un rato, gentilmente, con amor.

Luego, el beso descendía mientras su deseo se elevaba. De repente, Rocío sintió un toque frío en su pecho, entonces, se despertó de esa fascinante pasión. Ella sostuvo las grandes manos sobre sus pechos y sacudió suavemente la cabeza; su cara había adquirido un tono carmesí.

Frustrado, Edward la besó de nuevo y le mordió ligeramente los labios, abrazándola con fuerza con sus brazos. Parecía que había subestimado el poder que ella ejercía sobre él. Su pausa amenazaba con matar la pasión de ese momento.

Rocío se rió con una sonrisa bonita y atractiva. Su frialdad se había ido. En ese momento, toda su gracia estaba floreciendo ardientemente para él. Todo su infinito amor era sólo para él.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top