MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 176 Deja de presumir tu blanca sonrisa

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6780

Updated: 2019-05-23 00:03


"Tú siempre estás muy ocupada y no quiero interrumpir tu trabajo. Además, no es nada grave. ¿Estás enfadada conmigo?". Mientras hablaba con Rocío, Edward fijó sus ojos en su brazo herido. Julio había hecho un excelente trabajo con el vendaje, y la herida rápidamente había dejado de sangrar.

Le lanzó una mirada profunda al niño, a quien Natalia no cesaba de molestar, y se sintió muy agradecido con él. Julio había crecido hasta convertirse en alguien muy sobresaliente, y eso era sobre todo gracias a Rocío, quien era una excelente madre. No era como los otros chicos de su edad, los cuales solían ser irracionales y traviesos.

Rocío entonces recordó que Edward le había gritado furiosamente, y aunque se molestó un poco, dijo: "No, no lo estoy. No soy como tu...".

"¡Eh! ¿Entonces estás diciendo que yo estoy enojado?", Edward le acarició la nariz, y luego miró cariñosamente su rostro molesto.

"¿Estás seguro de que no estás enojado? Gritaste bastante fuerte; los demás podrían pensar que estoy mortalmente herida". Rocío puso sus ojos en blanco mostrando molestia, un acto rara vez visto en ella, pero que últimamente parecía hacer con bastante frecuencia. ¿Qué había pasado con su aplomo y seriedad habituales?

"Rocío, así es él, es de esas personas que hacen una tormenta en un vaso de agua. Ya te acostumbrarás", dijo Samuel. Él se sintió aliviado al ver que el brazo de Rocío había sido vendado, y cuando su estado de ánimo se aligeró, comenzó a burlarse de Edward.

"Samuel tiene razón. Rocío, no le tengas miedo. Edward no es más que una oveja disfrazada de lobo. Perro que ladra no muerde". Daniel también había vuelto a su estado habitual, y mientras se burlaba de Edward, Nina de repente murmuró en sus brazos.

Edward entrecerró los ojos maliciosamente y dijo: "¿No tienes que llevar a Nina a casa? Si estás tan libre, deberías ir y arreglar las cosas con la compañía de entretenimiento el día de mañana". Si Daniel hubiera permanecido en silencio, le hubiera dado un descanso, pero tenía que seguir

n hombre culto y erudito.

"Deja de presumir tu blanca sonrisa, sólo ven aquí y revisa a Rocío, está herida. Y, por cierto, ¿cuándo volviste del extranjero?", Edward le soltó estas palabras y puso los ojos en blanco. ¿Por qué había ido Pol en persona? ¿No se suponía que estaba en el extranjero estudiando nuevas materias?

"Justo ahora. Acababa de dejar mi equipaje, cuando la Sra. Wu llamó, y decidí venir. ¿Qué, no me quieres aquí? ¿Quieres que vaya a casa y consiga otro médico?". A Pol no le importaba la ira de Edward en absoluto; seguía siendo el mismo caballero simpático.

"... Edward, tu némesis está aquí y habrá mucho más drama en los próximos días", Daniel volvió a sonreir maliciosamente, porque ya no tenía que soportar la mirada fría de Samuel.

Todos le lanzaron una mirada de desdén, porque se estaba alborozando demasiado y de forma demasiado evidente.

"Tú debes ser Rocío. Mi nombre es Pol Qin, ¡es un placer conocerte!", Pol miró a su alrededor y luego fijó sus ojos en Rocío, que era la que necesitaba su tratamiento, y luego se le acercó.

Ella sonrió en tono de disculpa y dijo: "Hola, soy Rocío, ¡y muchas gracias por venir aquí! ¡Siento mucho tener que molestarte!". Pol era un caballero guapo y atractivo, completamente diferente a Edward y a los demás. Hacía que la gente se sintiera cómoda y contento al verlo.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top