MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 177 Napoleón

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6970

Updated: 2019-05-23 00:13


"¡Ajá! Pol, ¿por qué siempre tienes tan buenos modales?", la alegría de Natalia era inmensa, y Pol la miró y la mimó aún más.

"Rocío, no te preocupes. ¡Déjame echar un vistazo a tu herida primero!". Pol se inclinó y desató la gasa de forma muy hábil; frunció el ceño en el momento en que vio la herida.

"La herida es bastante profunda y necesita puntos. ¿Quieres la anestesia local? Puede causar algunas reacciones adversas, pero no sentirás ningún dolor", Pol levantó la cabeza y miró a Rocío, y esperó a que ella respondiera.

"Sin anestesia, gracias. Sólo cierra la herida". Rocío era consciente de los riesgos causados por la anestesia local y, como la herida no era tan grave, sólo necesitaba unos pocos puntos. Podía manejar el dolor con bastante facilidad, porque había sobrevivido a situaciones aún más dolorosas a lo largo de los años, tanto físicas como mentales.

"Napoleón, ¿no puedes ponerle anestesia sin correr riesgos?", a Edward le gustaba llamarle "Napoleón" en vez de Pol, era el apodo que le había puesto para molestarlo. "¡Es muy doloroso sin anestesia!", dijo Edward. Cuando escuchó que ella no quería la anestesia local, comenzó a sentirse nervioso. Su corazón palpitaba como si fuera él quien tuviera que coserla.

"¡Ajá! Napoleón... Este nombre suena muy dominante, pero para una persona amable y elegante como tú, este tipo de nombre solo suena gracioso y ridículo". Belén no pudo evitar reírse cuando escuchó el apodo.

Luego, Samuel le pellizcó la muñeca a Belén y le dijo: "¡Deja de reír o se enfadará contigo!". Pol no era una persona débil y tampoco era fácil intimidarlo. Cuando se enojaba, todos le tenían miedo, de ahí el apodo.

Pol miró a Belén y asintió muy leve con la cabeza, un gesto que podía considerarse un saludo. Luego se dio la vuelta y le gritó a Edward: "¿Pensaste que soy omnipotente?". Luego le dijo a Rocío, "¡Ignóralo y empecemos!". Rocío también miró a Edward, ya que ella era la que estaba herida y no se quejó del dolor, no sabía por qué Edward estaba tan nervioso.

"Rocío, te dolerá un poco, pero estoy seguro de que

miró alrededor de la tranquila sala de estar y se sintió incómoda. Se habían ido todos muy rápido, y de repente. ¿Qué habrá pasado?

Sin embargo, Edward no tenía demasiados problemas con eso, porque ya estaba acostumbrado.

"Bueno, ahora que todas las personas se han ido, ven, mi querida esposa, ¡y hablemos de nuestro propio asunto!", Edward jugó con parte de su mechón lentamente y miró juguetonamente a Rocío.

"¿De qué asunto hay que hablar...? No entiendo. ¿Hemos tenido alguna diferencia?", Rocío frunció el ceño con suspicacia y no respondió a sus palabras por un momento.

"¿Me estás tomando el pelo? Alguien me había hecho una promesa hoy antes de salir de casa. ¿Necesitas que traiga a un testigo?", Edward se rió con más gracia, y mientras miraba de forma juguetona a Rocío, la frialdad de sus ojos comenzó a filtrarse en su mirada.

"¡Uh! Así que... ¿Dónde está Julio?", Rocío contestó de manera deliberada a Edward con otra pregunta y trató de adivinar si estaba enojado o no. ¿Qué truco quería jugar con ella?

"Por favor no metas a Julio en esto. Está arriba, tomando una ducha para evitar el continuo hostigamiento de Natalia. Así que ahora sabes la razón por la que Natalia estaba tan tranquila hacía un momento. Ahora, por favor, no intentes evitar mi pregunta otra vez". Edward juntó las manos; estaba claro que estaba ansioso por escuchar sus explicaciones.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top