MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 184 La herida abierta

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6388

Updated: 2019-05-24 03:19


"Coronel, ¿qué va a hacer? ¿Otra competición con él?", el soldado dudó cuando vio su brazo vendado.

"Si eso es lo que él quiere, adelante", Rocío siempre había despreciado Hank, por lo que intentó minimizar el tiempo que pasaba con él, ella simplemente no podía entender en qué forma lo había molestado y por qué este se empeñaba en hacerle la vida difícil.

Rocío y el soldado fueron al campo de entrenamiento y pudieron observar cómo Hank golpeaba a los otros hombres, desafiándolos a luchar y gritándoles, ella se puso furiosa al presenciar esto, especialmente cuando escuchó sus arrogantes palabras.

"Bueno, ¿alguien más? ¿Qué hay de tu coronel? ¿Crees que ella puede ganarme?", Hank no era mucho mayor que Rocío, pero era insidioso, él intimidaba por naturaleza, por eso la gente pensaba que era mucho mayor.

"Ya que Hank tiene tantas ganas de pelear conmigo, me vería como una tonta si no acepto", dijo Rocío fríamente con un toque de burla y caminó hacia Hank. Los soldados inmediatamente se animaron, estaban entusiasmados de que su oficial al mando pudiera poner a este bravucón en su lugar.

"¡No seas tan arrogante! No tendrás tanta suerte esta vez", despreció Hank. Era grande y fuerte, musculoso como otros soldados, pero en comparación con él, Rocío parecía insignificante.

"¡Ja! Mi victoria no fue por suerte, entonces, ¿vas a querer pelear o no?", Rocío sonrió, pero su sonrisa era tan fría que bajó la temperatura del lugar.

"Ya veremos si tuviste suerte o no", Hank se burló con una sonrisa desdeñosa. Él siempre odió a esta mujer, ella vivía sola con su hijo, ¿por qué todos estaban de su lado, incluso el comandante? ¿No fue eso favoritismo? Él nunca vio nada sobresaliente en ella y esta siempre pretendía ser honorable y segura, lo que era jodidamente repugnante.

"Entonces, ¿cómo quieres hacer esto? ¿Lucha o entrenamiento físico?", Rocío levantó una ceja y dejó atrás la

batalla terminó.

"¡De acuerdo! Ya has vuelto, ¿ya está todo hecho?", Rocío no miró su herida en absoluto, sólo se preocupaba por la tarea que le había asignado a Marco esta mañana.

"Todo está hecho, los ejercicios militares irán bien, pero, su herida...", dijo Marco, titubeante, mientras miraba la gasa ensangrentada, había un rastro de preocupación en su rostro.

"Está bien, la herida solo se ha abierto un poquito, dejaré que el médico se haga cargo más tarde. Llévame a casa esta noche por favor, y familiarízate con la ruta, por cierto", Rocío le ordenó a los soldados que subieran, se sintió triste cuando los vio. Era algo habitual que ellos sufrieran lesiones en el entrenamiento, pero que alguien los golpeara era diferente... era como si hubieran intimidado a sus hijos, su molestia por Hank subió como la espuma.

"Aquellos de ustedes que están bien, vuelvan a entrenar, pero aquellos que están lastimados, repórtense a la enfermería. Y la próxima vez, si están entrenando con alguien que quiere lastimarlos, como Hank, no tengan piedad", Rocío sabía que sus soldados eran buenos, pero a juzgar por sus heridas, no dieron todo su potencial. Ellos no volverían a dejarse intimidar por Hank, sabrían cómo defenderse la próxima vez. Y no tendrían piedad.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top