MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 189 No los conozco

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 5723

Updated: 2019-05-25 13:21


"Cariño, vamos, no seas tan cruel. Soy tu esposo. ¿Cómo eres capaz de hacerme eso?", preguntó Edward. Luego abrochó el cinturón de seguridad de Rocío, y besó su frente con suavidad. Entonces se puso el cinturón, le sonrió y lentamente puso en marcha el auto.

Rocío se ruborizó y pensó: '¿Es realmente necesario decir tantas palabras dulces?'. Él puso a prueba su jocosidad para hacerle pasar un momento divertido. '¿Cómo podría ella no amar a un hombre tan tierno como él?'.

"Te dije que Marco me llevaría a casa. ¿Por qué viniste?". Finalmente preguntó, era la pregunta por la que Rocío moría por saber. Ella ignoró su tono divertido.

"¿No dijo alguien que me extrañaba? Vine corriendo para complacerte. ¿No estás conmovida?". Edward la miró por el rabillo del ojo mientras se aferraba al volante. Su rostro ceñudo denotaba una extraña jocosidad. Lucía encantador y malicioso a la vez.

"Sí lo estoy, estoy tan emocionada que me estoy sacrificando ante el peligro, como un cordero a punto de caer directo a la boca de un lobo". Aunque Rocío estaba feliz por dentro, actuaba indiferente.

"Espera un momento. Cariño, ¿no dijiste que eras un cachorrito? ¿Cómo te convertiste de repente en un manso cordero?". Edward era mucho más sofisticado y parecía que tenía una respuesta preparada a cada una de sus preguntas. Rocío estaba molesta.

"¿Estás manejando el maldito auto o me estás corrigiendo?", Rocío maldecía cada vez que se enfurecía. '¿Por qué este hombre tiene que tomarse todo tan en serio? ¿No puede simplemente seguirme el juego?', ella pensó.

"Bien. En serio ahora, ¿vas a ver a los Ouyang esta noche?", Edward preguntó dubitativo y escudriñó su rostro. Esta era la primera vez que él menc

e no podía obligarlo a enamorarse de ella. Ella tuvo que dejarlo, y su corazón se rompía cada vez que recordaba su ira hacia ella.

Edward no continuó con la pregunta. Él la miró de reojo, no sabía qué la había hecho sentir tan triste, o en qué estaba pensando Rocío. En ese momento, lucía aún más fría de lo habitual.

Edward se preocupó de que pudieran regresar al punto inicial. '¿Por qué los Ouyang cambiaron su ánimo tan abruptamente? ¿De qué se había perdido?'.

Le dolía el corazón mirarla así, y deseaba poder unir todas las piezas sueltas y descubrir de dónde provenía su tristeza.

El teléfono sonó y el silencio se rompió. Edward frunció el ceño y tomó el teléfono del tablero del auto. Era un número desconocido. Era extraño, porque hasta ese momento nunca había recibido llamadas de números desconocidos. ¿Quién era?

Rocío se dio la vuelta y preguntó: "¿No responderás?" Ella se molestó porque el tono de la llamada entrante había interrumpido su meditación.

"Um, sí, de inmediato". Edward pensó en colgar, pero temió que pudiera producirse un malentendido, y que Rocío pudiese pensar que le estaba ocultando algo.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top