MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 192 La ira de la Coronel Ouyang

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6981

Updated: 2019-05-25 13:39


Edward miró a su esposa con curiosidad porque no sabía cómo era realmente su verdadero carácter, ¿acaso era demasiado amable, quizás demasiado racional o alguien que rara vez perdía los estribos en cada situación? Ser amable era bueno, pero a veces también podía causarte problemas, porque los demás sabrían que eres una persona blanda y comenzarían a molestarte.

"¡Está bien! Lo entiendo mamá y lo siento mucho, por favor, perdóname", se disculpó Julio en voz baja. En cuanto se dio cuenta del enojo de su madre, él se apresuró a decir que lo sentía, de lo contrario, como su castigo lo esperarían unas cuantas flexiones.

"Julio, eres un chico y deberías tener una mentalidad más amplia, no debes ser rencoroso con los demás sólo por algo que hicieron, o de otra forma, eres tan malo como los que te han lastimado", Rocío comenzó a moderar su tono, pero aún era lo suficientemente duro como para demostrarle a Julio que había cometido un error.

"Está bien, está bien, ¡basta! Es la primera vez que Marco viene a visitarnos y estoy seguro de que no está aquí por tus críticas, así que mejor vámonos, para que Julio y él puedan divertirse un poco", dijo Edward. Julio miró a su padre con ojitos de tristeza, era una pista para pedirle a Edward que lo sacara de problemas, pero este no estaba seguro de si sus palabras funcionarían o no, Rocío parecía estar de muy mal humor.

Ella frunció el ceño y dejó de centrarse en Julio, luego se dio la vuelta y miró penetrantemente a Marco, porque estaba segura de que él le había contado a su hijo todo lo que había sucedido en la base militar, de otra forma Julio no habría sabido tantos detalles.

Marco retrocedió unos pasos, sorprendido por la mirada de enojo que Rocío proyectó en él, cada vez que lo miraba así, significaba que ella estaba realmente enfurecida con él y que sería severamente castigado durante su entrenamiento. '¡Julio, me estás metiendo en un problema!', dijo Marco para sí mismo, no era la primera vez que Rocío lo atrapaba con las manos en la masa.

Ella lo miró de reojo y le dijo: "¡Marco, nunca me imaginé que

ente durante el día ella prefería quedarse en la sala de estar.

Rocío arrugó las cejas cuando vio que el cabello mojado de su marido goteaba agua en el suelo, pero no dijo nada al respecto y en lugar de eso entró al baño, confundiéndolo aún más. '¿Me está ignorando a propósito para intentar decirme que está enojada?', se preguntó Edward a sí mismo.

"Ven aquí y siéntate", Rocío tomó una toalla de baño y señaló una silla indicándole que se sentara, Edward no sabía qué hacer... a pesar de que no sabía a qué se refería, hizo lo que su esposa le ordenó.

Él sabía que Rocío estaba de muy mal humor y pensó que por el momento sería mejor no hacer nada en contra de sus deseos, pero cuando la suave toalla tocó su piel, Edward finalmente supo lo que su esposa estaba tratando de hacer todo el tiempo.

Se sintió aliviado cuando sintió sus cálidos dedos recorriendo su húmedo cabello, Edward sonrió porque sabía que Rocío realmente se preocupaba por él, ella secó lentamente su pelo brillante, su esposo era deseado por muchas mujeres porque era muy guapo.

De pronto, Rocío dijo: "No dejes tu ropa sucia en el suelo a partir de ahora, ¿de acuerdo? Me enfadaré contigo si eso vuelve a suceder". Era fácil secarle el pelo porque lo llevaba corto, Edward generalmente no se molestaba en secarlo y en cambio caminaba empapado alrededor de la habitación, goteando agua por todas partes.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top