MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 198 Tu esposa soy yo

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 6928

Updated: 2019-05-27 10:28


Paula estaba nerviosa. Ella sabía que la expresión en la cara de Edward significaba que se sentía agraviado. Y sabía también que alcanzar su propósito sería muy complicado en ese momento, de modo que sintió la necesidad de romper el hielo.

"Edward, te propongo un brindis. Esto es Hennessy, tu bebida favorita". Ella sonrió avergonzada y levantó una mano temblorosa para proponer un brindis, pero la copa de vino se derramó accidentalmente debido a un movimiento repentino de Edward. Él, viendo como el vino se había derramado sobre sus ropas, maldijo amargamente.

"¡Carajo! ¡Maldita sea! ¿Qué demonios estás haciendo?". Después, con el ceño fruncido debido al disgusto, colocó su teléfono sobre la mesa y rápidamente sacó algunos pañuelos para limpiarse.

"Lo siento. No lo hice a propósito. ¿Por qué no vas al baño a limpiarte?", dijo Paula. Ella vio el teléfono que Edward había dejado sobre la mesa, y una astuta sonrisa brilló en su rostro. Su truco había funcionado. Se había dado cuenta de que Edward había estado mirando su teléfono todo el tiempo, así que se preguntó qué pasaba con su teléfono.

Edward frunció el ceño y se alejó. Tan pronto como él desapareció de su vista, Paula rápidamente tomó el teléfono y desbloqueó la pantalla. La foto de una mujer con gracia y una actitud tranquila apareció en ella. Se veía hermosa y divina, tenía que admitir que se trataba de una belleza muy pintoresca.

La mujer de la foto llevaba un vestido largo de color blanco. Su cabello, que lucía radiante, era negro y grueso, y caía cual una cascada sobre sus hombros. Sus ojos cristalinos revelaban sus modales superiores y dominantes, pero sin hacer que la gente se sintiera ofendida. 'Se ve especial. No es de extrañar que Edward se sienta atraído por ella. Pero es una don nadie, estaré a la expectativa y veré cuánto tiempo dura su relación', pensó.

Luego hizo una mueca de desprecio y revisó sus registros telefónicos. Cuando vio que el número más frecuentemente marcado estaba guardado como "Querida esposa", apretó la mano con la que sostenía el teléfono y

rse con él en persona.

"Srta. Coco, creo que no hay nada más de qué hablar. Si necesita algo más, puede dirigirse al Sr. Daniel o Sr. Isaí. No aceptaré ninguna amenaza de su parte y ciertamente no me prestaré a jugar este tedioso juego". Él ni siquiera se quiso sentar. Simplemente tomó su teléfono de la mesa y miró con frialdad esos delicados rostros ocultos bajo una gruesa capa de maquillaje. El aspecto natural, sin maquillaje, de Rocío le resultaba mucho más atractivo.

"¡Eh! ¡Tanta prisa tienes! Eres todo un magnate de los negocios, ¿acaso me tienes miedo a mí, una simple mujercita?", replicó Coco, quien estaba haciendo todo lo posible para retener a Edward con la finalidad de ayudar a su prima.

"¡Eh! Siendo sincero, no te temo en lo más mínimo. Simplemente no quiero tener tratos contigo", se burló él, ignorando su provocación y dándose la vuelta con la intención de irse. Para su sorpresa, Paula repentinamente lo tomó por la cintura llegando desde atrás.

"¡Edward, no te vayas! Encontraremos una solución. ¿Podemos discutirlo por favor?", dijo. Ella no esperaba que se fuera tan apresuradamente, así que se aferró a él con desesperación.

"Quítame las manos de encima. No tenemos nada de qué discutir", dijo Edward con voz fría. Si ella no estuviera embarazada, se la hubiera sacudido de encima con sus propias manos en vez de permitir que lo abrazara.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top