MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 211 Soy la única a la que él ama

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 10117

Updated: 2019-05-29 17:32


"¡Tú eres Rocío Ouyang! ¿Eres pariente de Clara Ouyang?", Paula en secreto se mofó con disgusto, 'Otra irritante Ouyang en este mundo. ¿Por qué existen? Me pregunto qué clase de papel estás desempeñando en todo este asunto'.

"¿Qué Clara? ¿Quién es esa? No sé de qué estás hablando. Pero creo que al menos deberías decirme tu nombre antes de balbucear con tan mala actitud", respondió Rocío en un tono más arrogante. No le gustaba la forma en que la mujer le estaba hablando. Aún no se habían conocido, pero esa mujer ya era grosera con ella.

"No importa quién soy, el punto aquí es que soy a quien Edward ha amado por más tiempo. Espero que ya lo sepas". Paula acarició su largo cabello rizado y sonrió al teléfono.

"Bueno, ya veo. ¿Y supongo que por eso me enviaste la foto? Debes estar tan desesperada". A pesar del pánico y la ansiedad que sintió cuando vio la foto por primera vez, Rocío se sentía más tranquila en ese momento.

"Bueno, ¿esa es tu única reacción? ¿Por qué sigues así de tranquila? ¿Acaso sientes algo por él?", Paula estaba furiosa. '¿Qué quiso decir ella con eso? ¿No le interesa Edward? ¿O tal vez simplemente ignoró mi desafío porque lo considera una tontería? ¡No debería subestimarme!'.

"Entonces, ¿cómo debo reaccionar? ¿Esperas que llore por algunas palabras groseras y arrogantes de una mujer extraña que ni siquiera sé cómo se llama? ¡Eso nunca!". Rocío odiaba perder el tiempo con asuntos sin sentido. ¿Por qué no podían ir directo al grano? 'Solo dime quién eres y lo que quieres', pensó Rocío para sí misma con total disgusto e impaciencia.

"Mi nombre es Paula. Todos en la ciudad S saben que Edward está profundamente enamorado de mí", dijo Paula todo esto con un tono de orgullo y arrogancia. Se preguntaba si Rocío podría seguir tranquila al oír esto.

"Ya veo, señorita Paula. Nunca he oído hablar de ti. Solo quiero saber cuál es tu propósito al enviar esa foto. Eso es todo". Rocío se recostó en la silla y contestó en un tono casual. Ella solía envidiar a Paula porque podía quedarse con Edward todo el día y él le sonreía. Todo esto sucedía en aquellos años en los que Edward la ignoraba por completo. Él ni siquiera le ponía el ojo encima. Sin embargo, no importaba lo celosa que estuviera, nunca permitiría que Paula la intimidara de esta manera.

"¿Acaso tan difícil es para ti entenderlo? Tiene sentido, ya que solo eres una persona humilde y corriente. ¿Cómo puedes mezclarte con gente de nuestra clase? ¡No tienes ese derecho!", Paula siempre había despreciado a Rocío. A diferencia de ella, Rocío no nació en una familia noble y rica. Paula odiaba a la gente de clase baja.

"Señorita Paula, no me interesa cuán extravagante y lasciva es la gente de su clase, pero no soy tan humilde como crees. Por favor, cuida tus palabras y muéstrame algo de respeto". La expresión de Rocío en ese momento era tan fría como sus palabras.

"Rocío, no creas que puedes ser arrogante solo porque Edward te presta especial atención. ¿Crees que aún podrías ganártelo sin tu pequeñ

lvía a casa por la noche; salía con diferentes mujeres casi todas las noches. Nunca estaba satisfecho con su familia, pero ahora era diferente, él volvía a casa puntualmente todos los días. Julio sabía que era él quien debía llevarse todos los créditos por el repentino cambio de actitud de su padre.

"Tu papá se fue a la playa por un tiempo, vendrá a casa más tarde esta noche. ¿Ya tienes hambre?", Rocío le pellizcó suavemente la nariz con una sonrisa amorosa, y luego, con Julio en sus brazos, se sentó.

"¿Qué? ¿Por qué no me llevó con él? ¡Yo también quiero ir a la costa! ¡Quiero nadar en el mar!", Julio hizo pucheros. ¿Cómo se atrevía Edward a divertirse sin él? Inmediatamente se imaginó la orilla, el cielo, el agua...

"Él no fue allí para divertirse. Solo necesita un tiempo a solas. ¿Quieres ir a la playa algún otro día?", Rocío no estaba segura de si los recientes comportamientos extraños de Edward tenían algo que ver con Paula. Hasta ahora...

"¡Sí! Mami, ¿podemos ir con papá la próxima vez? ¿Por favor?", Julio envolvió sus pequeños brazos alrededor del cuello de Rocío y presionó su cara regordeta contra el pecho de su madre. Los tres tomándose un día libre, haciendo un picnic en la playa. ¡Qué buena idea!

"¿A la orilla del mar? Pero recuerdo que pronto estaré muy ocupada. ¿Qué tal si te llevo allí después de mis obligaciones militares? ¿Te parece bien?". Hacía mucho tiempo que Rocío no había estado en la playa. A veces llevaba a Julio a piscinas o parques acuáticos; sin embargo, ella había estado demasiado ocupada últimamente como para llevarlo a pasear para que se divirtiera. De repente se dio cuenta de que recientemente no había sido una buena madre para Julio.

"¡Síp! ¡Te quiero, mami! ¡Eres tan buena conmigo! ¡A diferencia de alguien que conozco!", A Julio no le importaba por qué Edward se había ido a la playa; en su opinión, Edward no lo había llevado consigo, eso era lo único que le importaba. Su padre se estaba divirtiendo solo, y a él no le gustaba esa idea.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top