MoboReader> Romances > La Frialdad de Rocío

   Capítulo 226 No quiero volver a verte nunca

La Frialdad de Rocío By Di Sheng You Yang Palabras: 7473

Updated: 2019-05-31 06:31


"¿Señora Mu, acaba de llegar o está de salida?", preguntó Ana, mientras llevaba un montón de documentos en sus manos, estuvo a punto de tropezar con Rocío cuando salía de la oficina de Edward.

"Sí, ya me voy, tengo algunos asuntos urgentes que atender". Rocío ayudó a Ana a sostener los documentos, para evitar que estos se cayeran de sus manos, mientras forzaba una suave sonrisa que desapareció instantáneamente.

"Está bien, gracias señora Mu. Adiós", Ana se sentía muy emocionada cada vez que veía a Rocío, pero esta vez se preguntaba por qué ella se marchaba con tanta prisa.

Rocío se despidió y corrió hacia el ascensor, tan pronto como la puerta del ascensor se cerró, su rostro palideció, se mordió el labio inferior con fuerza, sus ojos enrojecieron y se llenaron de lágrimas, después cerró sus ojos con un dolor agonizante, pero cuando los abrió, nuevamente reanudó su actitud fría; una vez más, volvía a ser la intimidante coronel, fría como el hielo.

"Paula Lin, ¿quieres que te mate?", gruñó Edward, empujándola lejos, rápidamente tomó un pañuelo desechable de su escritorio y se limpió los labios. Él había reservado sus labios para que solamente Rocío los besara, ninguna mujer, aparte de ella, había probado sus labios; no esperaba que Paula se aprovechara de él, forzándole el beso.

"Lo siento Edward, no sabía lo que estaba haciendo, ¡fue un impulso de momento!, no planeaba besarte", dijo Paula, al tiempo que trataba de mantener el equilibrio. Luego miró a Edward con humillación, quien se frotaba los labios como si ella lo hubiera infectado de alguna enfermedad contagiosa. No quería irritarlo, pero se emocionó tanto que inconscientemente besó sus labios y eso lo ofendió. Besar era un tabú para Edward, y ella estaba muy curiosa por saber quién había tenido el privilegio de besar sus labios. Cuando tuvo relaciones sexuales con él, no importaba cuán apasionados fueran los dos, nunca pudo besar sus labios, estaba prohibido, ella era libre de besar cualquier otra parte de su cuerpo, pero sus labios no, y nunca se atrevió a entrometerse en la zona prohibida.

"¡Sal! ¡No quiero volver a verte nunca más!", Edward gritó con furia, mirándola ferozmente, como si estuviera a punto de asesinarla; asimism

uera de servicio".

"Bueno, pero ¿por qué Rocío también se fue con tanta prisa? ¿Ustedes dos, están jugando algún tipo de juego?", preguntó Daniel con una sonrisa juguetona, al mirar la cara hosca de Edward. A él siempre le había gustado retar a Edward, porque parecía un león furioso cuando se enojaba.

Ante las palabras de Daniel, este se dio la vuelta y agarró el hombro de Daniel con fuerza, "¿Viste a Rocío? ¿Notaste algo extraño en ella?". Daniel sintió un dolor agudo en su hombro golpeado, que ahora, por el agarre de Edward dolía aún más.

"Hey, ¿estás tratando de matarme? No, no noté nada extraño en Rocío, ¡Se veía muy bien con su uniforme!", Daniel respondió, apretó los dientes y se liberó del agarre de Edward, cautelosamente se mantuvo a una distancia segura de él.

"¿Ella dijo algo?", preguntó Edward, quien se sentía perdido, sin saber qué hacer; no esperaba que Paula lo besara repentinamente, por lo tanto se quedó en silencio durante varios segundos antes de alejarla. Rocío debió haber visto esto y malinterpretó la situación.

"Ella dijo que tenía algunas cosas urgentes que atender, ¿pasó algo entre ustedes dos?", su necesidad de chismorrear surgió, y miró a Edward con entusiasmo; parecía una historia interesante.

"¡Sí! ¡Ella pudo haber visto a Paula besándome!", respondió Edward, quien estaba mirando ansiosamente los números parpadeantes en el panel del ascensor, no quería ocultar la situación a Daniel esta vez, por eso satisfizo su curiosidad.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top